Saltar al contenido

¿Lean Startup? ¿Qué tal Lean Recruiting?

Economy.jpgEl año pasado, por esta época, estaba volando en un jet privado con un CEO y un CFO de una compañía de software de rápido crecimiento durante su gira IPO, visitando inversores en sus elegantes oficinas en todo el país. Hoy viajo con un camionero, transportando y entregando productos de una tienda de conveniencia a otra.

Durante los últimos doce meses durante mi transición de un banquero de inversiones a un fundador de inicio, he tenido muchas oportunidades increíbles para experimentar una amplia gama de trabajos. Por ejemplo:

  • Me puse en contacto con numerosos CEO y CFO sobre objetivos de adquisición y opciones de financiación. También le rogué a innumerables tiendas familiares en un centro comercial que probaran mi nueva aplicación.
  • Visité los campus de Ivy League para reclutar candidatos ansiosos que se sentaron al borde de sus asientos con sus mejores trajes en las sesiones formales de carrera de banca de inversión. También entregué cientos de volantes a estudiantes de universidades comunitarias que se negaron a mirar desde sus teléfonos cuando traté de contarles sobre mi nuevo inicio y luego arrugué los volantes que pasé horas fotocopiando y los tiré al suelo.
  • Trabajé más de 20 horas seguidas trabajando en un modelo de compra apalancada. También me levanté a las 4 de la mañana para trabajar en un almacén frío para reponer a los comerciantes todo el día.

Durante esta transición, aprendí varias lecciones valiosas:

  • No existe un trabajo fácil. Los trabajos que parecen relativamente simples, por ejemplo, reabastecer refrigeradores vacíos con productos, no son tan fáciles como parece, especialmente si desea realizarlos correctamente.
  • No existe una jerarquía de trabajos. Existe una noción socioeconómica de que ciertos trabajos son mejores que otros trabajos y se consideran más respetados, por ejemplo, médicos, abogados, profesores, científicos, etc. Sin embargo, algunos de los trabajos que intenté (y las personas que trabajaron duro en estos trabajos) tuvieron un gran impacto en nuestras vidas detrás de escena a pesar de que no tenían ninguno de estos títulos elegantes.
  • Hay personas con talento en todas partes. Conocí a algunas de las personas más asombrosas, trabajadoras e inteligentes en lugares que nunca esperé. Puede que no tengan el prestigioso historial educativo, pero me inspiraron más de lo que algunos de estos graduados de la Ivy League podrían.

Estas lecciones me enseñaron que para hacer cualquier trabajo realmente bien, se necesita un poco de inteligencia, pero mucha perseverancia, fuerza e integridad. Hacer un esfuerzo adicional para hacer el trabajo correctamente, especialmente cuando nadie está mirando, requiere una verdadera dedicación y una ética de trabajo increíble. No es un coeficiente intelectual de 150, un currículum vitae de la Ivy League o habilidades de entrevista que te dirán quién hará bien el trabajo.

Basado en estas tres lecciones, comencé a preguntarme, ¿por qué cuando las compañías reclutan talento, gastan tanto tiempo, esfuerzo y dinero revisando currículums y entrevistas? En mi experiencia personal, algunos de los mejores candidatos en papel y durante las entrevistas resultaron ser los de peor desempeño. O viceversa.

Esta práctica de publicar el trabajo, esperar currículums, luego el proceso de revisión de esos currículums, programar y coordinar entrevistas durante semanas y meses, y luego atraer a varias personas ocupadas para realizar esas entrevistas, sigue siendo el método de facto para las empresas para encontrar talento después de muchas décadas. Sin embargo, no hay garantía de que este arduo proceso lleve a encontrar la mejor persona para el trabajo.

Hasta la fecha, se ha asumido que esta es la única forma de hacerlo. Esto no tiene sentido para mí, especialmente cuando vivimos en el mundo donde hay mucho énfasis en probar y aprender rápidamente. En particular, las startups y las grandes corporaciones han estado adoptando cada vez más los métodos Lean Startup y Agile Development para desarrollar y lanzar sus productos más rápido y mejor. Básicamente, su predicación es que el método tradicional en cascada de pasar meses y años perfeccionando la teoría aumenta la probabilidad de fracaso. En cambio, salga, pruebe, repita, inicie en ciclos cortos, aunque puede que no sea el producto más perfecto. Uno de los beneficios clave es que las empresas pueden reducir los costos y los riesgos de fallas al incorporar constantemente las lecciones aprendidas de estos experimentos.

Bueno, aquí hay una sugerencia para todos los reclutadores, gerentes y tomadores de decisiones. Olvídate de currículums. Olvídate de las entrevistas. ¿Por qué no pruebas primero a tus candidatos? Lo que propongo, llamémoslo Lean Recruiting, sigue la misma lógica que Lean Startup.

En lugar de pasar semanas y meses revisando currículums y entrevistando candidatos, tráigalos y pruébelos en entornos reales siempre que los candidatos cumplan con los requisitos mínimos. Déles el trabajo temporal que sea lo más real posible y vea cómo lo hacen realmente sus candidatos. Específicamente, propondría lo siguiente:

  • Anunciar un trabajo
  • Los candidatos aplican
  • Llamada de pantalla rápida con aquellos que cumplen con los requisitos mínimos
  • Trae el primer lote de aquellos que pasaron por la pantalla
  • Haga que realicen trabajos reales por un corto período de tiempo.
  • Revisar el resultado de la prueba
  • Trae el segundo lote
  • Repita hasta encontrar los candidatos correctos
  • Continuar probando candidatos para futuras ofertas de trabajo

Obviamente, hay una gran cantidad de logística que debe resolverse, por ejemplo, en qué punto del ciclo de reclutamiento los llevamos, cuánto tiempo los probamos (un día o una semana), se convertirán en nuestros empleados durante la prueba, cómo les pagamos, etc. Sin embargo, algunos de estos se pueden resolver con bastante facilidad ya que hay muchas compañías de terceros que pueden deshacerse de algunas de estas fricciones.

Algunas de las compañías con las que he estado trabajando recientemente han implementado un método similar a este en su proceso de reclutamiento y han tenido un gran éxito. Personalmente espero que las empresas tengan la oportunidad de reunirse y trabajar con candidatos que nunca habrían considerado. Al mismo tiempo, esta será una excelente manera para que los candidatos realmente evalúen si este es el trabajo adecuado para ellos.

* Divulgación completa Actualmente estoy trabajando en una startup que prueba este modelo, llamado Wonolo.

¿Lean Startup? ¿Qué tal Lean Recruiting?
4.8 (95%) 8 votes