Saltar al contenido

¬°Yo merezco! Que se merece? Pero, ¬Ņes la mejor hora para comprar?

Cuando me invitaron a escribir este artículo para Dinheirama por Renato De Vuono, me quedé mirando como un reto. Intuitivamente, y para ser franco conmigo mismo, sabía que debía escribir sobre algo que vivía o vivo en mi día a día.

Hay muchas personas que veo a mi alrededor que no tienen un estándar de vida más alto que su situación financiera, pero todavía viven en la deuda y “no tiene dinero para nada.”

Soy consciente de que esto ocurre principalmente debido a los clichés bendecido “Merezco tener ahora!” Y “Merezco hacerlo ahora.” Estas personas viven sus vidas haciendo préstamos y financiaciones, como si eso fuera una cosa normal.

Muchas de ellas creen que si no compran parcelado o financiado, no podrán adquirir nada de lo que merecen.

De hecho, somos “buenos” en gastar, gastamos todo nuestro salario hasta el último centavo y aún algún crédito si hay disponible, con eso realmente no sobra nada para guardar e invertir para adquirir algo en el futuro.

En realidad, si consideramos las inversiones con la misma seriedad que damos a lo que pagamos por cada parcela de aquel financiamiento o préstamo para adquirir el bien que queremos, seguramente conseguimos comprar el objeto de deseo en tiempo menor que el del parcelamiento hecho.

Herramienta recomendada hoja de cálculo de Super para su control financiero

El costo del inmediatismo

Desafortunadamente, eso sucedió conmigo en la compra de mi primer coche cero km, a los 22 años de edad.

Mi “sueño de consumo” era tener un coche cero km, así que tuve que aprender con mi propio error financié en 48 veces y pagué mucho más por él, y aún tuve que dar una entrada con mi coche usado que estaba quitado en la época.

Este mismo coche cero km, que valía R $ 40 mil, costó R $ 54 mil para mi bolsillo y, después de 5 años, no vale R $ 25 mil.

Para finalizar el razonamiento de mi ejemplo, si me hubiera informado mejor y tuviera el mismo conocimiento que tengo hoy (y que comparto a través de este artículo con usted), yo habría comprado lo mismo a la vista, semi nuevo (2 años de uso), por R $ 30 mil reales.

Con eso habría “ahorrado” R $ 24 mil reales y el coche actualmente se habría desvalorizado en mis manos apenas R $ 5 mil reales.

¡Mi inmediación me costó muy caro! Este es el precio alto que pagamos a través de intereses exorbitantes sumados al costo de oportunidad que tendríamos al aplicar este valor.

“Ah, pero si no hubiera financiado, habría ahorrado ese dinero?”, Le oigo preguntar.

Lectura recomendada ¿Quién en deuda, no crecen. ¿Tú crees eso?

Controlando la emoción

¡Esa es una cuestión muy personal! Pero la verdad es que cada uno debe hacer sus propias elecciones y nuestros resultados futuros serán fruto de esas elecciones hechas ahora, en el presente.

En realidad, como yo no tenía ni siquiera sabía con certeza lo que era educación financiera, tal vez no hubiera ahorrado ese valor e hiciera la elección de gastarlo con otros gastos innecesarios, como ropa y accesorios, shows, bares, restaurantes y por ahí lo hará.

A pesar de eso, pagué la financiación y aún así compré ropa y accesorios, frecuente shows, fui a bares y restaurantes y hice muchas otras cosas en ese mismo período.

No necesité adquirir nada más allá de lo que pudiera haber sido adquirido con ese dinero, es decir, se gastaría realmente innecesario.

Gracioso como todo eso es fruto de nuestras emociones (voluntad de tenerlo ahora) y del pensamiento enfocado sólo en la parte que cabe en el bolsillo.

Pero, gracias a Dios y mis actitudes, he estado recibiendo educación financiera a través de libros, cursos y artículos como estos Dinheirama el portal.

Ah, sí, además de aprender, vivenciar y observar mis propios errores y aciertos, y también de las personas a mi alrededor. Como me gustaría tener esa información antes de mis 20 años.

Y digo que, aún hoy, aun teniendo bastante información sobre finanzas personales, cometo muchos errores. Esto ocurre principalmente en función de mis elecciones, influenciadas por el mundo que crecí y por el mundo consumista en que vivimos.

Pero para no continuar cometiendo los mismos errores, estoy en constante cambio, siempre buscando mejorar mis elecciones cada día.

Perfeccionando y entrenando mi educación financiera para que pueda vivir lo que creo, siendo un buen ejemplo en el presente y principalmente en el futuro.

Lectura recomendada Aprender a controlar las emociones en la compra

Actitud y planificación

Por lo tanto, necesitamos tener actitud. Y no sólo controlar nuestras emociones, sino administrar nuestras finanzas a través de una buena planificación y control.

También tenemos que evaluar los resultados y hacer los ajustes necesarios en la planificación siempre y cuando lo necesite. Además, es importante educarnos en términos financieros constantemente.

Sin embargo, sólo aprendemos y nos educamos financieramente con la creación de este gran hábito para nuestras vidas a través de la práctica y la reflexión diaria! ¿Y tu? ¡Le invito a reflexionar en este momento! ¿Cómo anda su educación financiera?

¿Ya tiene su hoja de control financiero y está actualizándola conforme su planificación a corto y largo plazo? De hecho, usted tiene una planificación a corto y largo plazo? Este ya es un asunto para otro artículo.

¡Yo merezco! Que se merece? Pero, ¿es la mejor hora para comprar?
5 (100%) 1 vote