Saltar al contenido

¿Y el ahorro en época de bajos intereses?

¿Y el ahorro en época de bajos intereses? Como hemos visto en el excelente artículo de Ricardo Pereira, “Brasil presta dinero al FMI y consejos Selic Rate”, en su última reunión del Copom decidió reducir la tasa básica de interés en un punto porcentual, a 9,25% anual es la primera vez que la tasa SELIC alcanza un dígito y por ahí debe permanecer por algún tiempo. El país parte para una nueva era de rentabilidades menores y más adherentes a las tasas practicadas por otras economías.

Es el comienzo de una jornada que engloba reducir el spread bancario y la rentabilidad de todas las inversiones [Bb] financiera. Sin embargo, una inversión clásica y segura, que es la libreta de ahorro, surge en este escenario como un problema para el gobierno.

Con su rentabilidad garantizada de TR + 6% aa y libre de tasa de administración e impuesto a la renta, ella pasa a ser más atractiva que gran parte de los fondos de inversión, principalmente en relación a los de corto plazo, que se gravan en hasta 22, 5%, según la tabla regresiva de impuesto sobre la renta.

Con eso, gran parte de las inversiones pueden migrar al ahorro, pudiendo causar escasez de recursos para las líneas de crédito que se basan en las otras inversiones. Lo que debe hacerse es consenso entre los expertos. El ahorro debería sufrir un cambio en su rentabilidad para proporcionar un retorno más adecuado a su riesgo y simplicidad.

Sin embargo, por motivos políticos el gobierno decidió “resolver” el problema imponiendo el ahorro en inversiones por encima de R $ 50.000,00, evitando que grandes sumas emigran de inversión y preservando también la rentabilidad del pequeño inversor [Bb] . Pero la estrategia afecta a uno de los pilares del desarrollo económico, que es el crédito inmobiliario.

El dinero para la financiación de inmuebles por el SFH procede de las inversiones en cuaderno de ahorro. Al mantener la rentabilidad del ahorro preservado, el gobierno no permite que el movimiento de caída de las tasas afecte también los intereses del crédito inmobiliario, impidiendo que una caída en los precios de esas líneas impulse ese sector.

Es decir, tarde o temprano (o mejor, después de las elecciones), el ahorro tendrá que rendirse menos. Tendrá que no tardar. ¡El crecimiento del país agradece!


Felipe Augusto Russo es inversor y autor del análisis fundamental “Evaluación de negocios, la inversión en acciones” (Editorial Novatec).

¿Y el ahorro en época de bajos intereses?
4.8 (96%) 10 votes