Saltar al contenido

Vida a dos y la dificultad de hablar de dinero

Vida a dois e a dificuldade de falar sobre dinheiro ¿Por qué es difícil hablar sobre el dinero con su (a) socio (a)? Tal vez la pregunta más adecuada sea ¿por qué es difícil conversar cuando la situación financiera de la pareja no está bien? Puedo constatar por los correos electrónicos que recibo que la falta de diálogo enfocado en las cuestiones financieras es un problema para muchas parejas. Creo que el primer factor que lleva a las personas a no hablar del tema es el miedo que sienten de cambiar las estructuras existentes y comprometer la relación [Bb] . Salir de la zona de confort es un paso difícil incluso cuando no nos sentimos tan cómodos así!

Resolví escribir ese artículo pensando en esas personas que me escriben. Hombres y mujeres angustiados buscando una solución a la falta de diálogo familiar cuando la situación financiera es mala. No tengo la solución, ya que esta cuestión es conductual y muy compleja para ser resuelta en algunas líneas.

Lo que yo digo a los que escriben a mí es que hay que actuar con sensibilidad en el momento adecuado y la tenacidad. El principal es saber que el amor debe ser la base de las relaciones, pues son en esos momentos que la unión debe ser fortalecida. Este es con certeza el camino, de lo contrario sentimientos inferiores, como la rabia y el resentimiento terminan dominando la relación.

Muchos factores llevan a una pareja a tener dificultades a la hora de conversar sobre las cuestiones financieras ya hacer juntos una planificación mensual. Como Gustavo Cerbasi [Bb] dice en uno de sus artículos, “cada uno tiene su manera de tratar con el dinero, no es difícil encontrar parejas que no coinciden incluso un poco en este sentido. Esto se traduce en peleas, discusiones y separaciones incluso motivados por la falta de planificación financiera “.

Pensando sobre las causas que llevan a muchas parejas al silencio en las cuestiones financieras, principalmente cuando la situación no es confortable, listo algunos aspectos comportamentales que observo en mi vida y en conversaciones con las personas sobre ese tema

  • No hablar de los problemas es un modo fantasioso de que no existen. Ellos continúan existiendo. Opción peligrosa, pues cuando pasamos a vivir ese silencio, las deudas vieron una bola de nieve. No tener control sobre nuestro mundo financiero es la peor opción a hacer;
  • Estilos de vida diferentes. En algunas parejas, ese aspecto es determinante en el descontrol financiero y pivote de muchas discusiones. La diversidad es muy bien venida y funciona cuando hay respeto y diálogo en busca de un denominador común. Así, el llamado “controlador o pan duro” puede convivir sin problemas con “gastador”;
  • Ejemplos de familia. Las experiencias vividas en la infancia contribuyen a la formación de conceptos importantes en relación al uso del dinero y las diferencias en esa referencia pueden generar fricciones entre la pareja;
  • Sentirse rehén. Cuando la dependencia financiera pasa a tener un significado negativo, algunos comportamientos surgen, entre ellos el miedo de conversar sobre dinero y la aceptación de lo que el “proveedor” decide sin cuestionamientos o participación en la toma de decisiones;
  • Rendas diferentes, conquistas diferentes y parejas divididas. El problema en este caso no es la diferencia salarial, sino la falta de planificación financiera, de objetivos y decisiones en común.

El desafío de una vida feliz a dos depende del esfuerzo de ambos, cada uno tiene su parte de contribución en la construcción de días tranquilos. Muchas veces hay que colocar los pies en el suelo y percibir que cuento de hadas sólo existe en los libros; en la vida real no hay espacio para ilusiones y mucho menos para la búsqueda de seres humanos perfectos.

Hablo eso, pues existe una tendencia de idealización. Explico se acaba de encontrar que el compañero será capaz de alcanzar el modelo de príncipe o princesa de sus sueños, colocando así la solución de los problemas en las manos del otro y aumentando el grado de exigencia en relación a actitudes [Bb] y comportamientos. ¡Atención! Estoy seguro de que vivir lo real es mucho mejor y capaz de sorprendentes sorpresas.

Al establecer una relación estable, muchos creen que el socio también será un aliado a la hora de pagar las cuentas y generar ingresos. No siempre será fácil alcanzar ese modelo. En ese sentido, el compartir las angustias y la educación financiera ayudan mucho.

Es necesario casarse todos los días. Recuerde que es posible enamorarse por su (a) pareja (a) varias veces. Las relaciones son dinámicas y somos capaces de cambiar para mejor cuando queramos. Hablar sobre las cuestiones financieras con ligereza es el resultado de todo esto. ¡Abrazo y felices descubrimientos!

Foto de crédito a freedigitalphotos.net.

Vida a dos y la dificultad de hablar de dinero
4.8 (95.56%) 9 votes