estadisticas web Saltar al contenido

Vencer en 2016 sea humilde para aprender de los errores y salir de la inercia

Estimado lector, ¿cómo están sus expectativas para 2016? Espero que estén debidamente controladas. ¿Has oído hablar de inercia? De modo muy simplista, es el sinónimo físico para la “pereza” de los cuerpos. Si están parados, “quieren” permanecer parados; y si están en movimiento, lo mismo.

En resumen, se trata de querer quedarse como está. Y con nosotros es lo mismo salir de la zona de confort, cambiar, es laborioso y muchas veces doloroso. Lo que no nos damos cuenta es el precio de esa inercia, que sólo quedará claro muchos años más tarde, cuando el resultado se volverá prácticamente irreversible.

Por lo que insistimos tanto aquí en Dinheirama en algunos mantras como “educación financiera, más pronto se aprende, el mejor es el resultado” y “patrimonio, más pronto empezamos a construirlo más grande y mejor será el resultado.”

Hay una fantástica frase de Einstein que dice “locura es hacer lo mismo y esperar resultados diferentes.” Si sustituimos la palabra locura por inercia o pereza, funciona perfectamente. Y es exactamente eso que la mayoría de nosotros hacemos siempre la misma cosa esperando que, milagrosamente, algo nuevo suceda.

Algunas personas prefieren a delegar para ordenar la posibilidad de un gran cambio en su vida, por lo que es tan común a escuchar ese clásico “El día que me toque la lotería …”. Confieso que soy medio duro con ese tipo de pensamiento, pues además de mostrar acomodación, llega a ser deprimente convivir con personas que no creen que son capaces de realizar sus sueños a través de sus propias fuerzas y habilidades.

Voy a dar un ejemplo práctico que es muy presente en nuestra economía invertir en inmuebles residenciales para alquilar. Hoy, es muy raro conseguir alquilar un inmueble residencial por más del 0,4% de su valor. Esto significa que su rentabilidad bruta es menor (y mucho menor) que la del ahorro.

Si colocamos en la cuenta la comisión de la inmobiliaria, los honorarios administrativos y el Impuesto de Renta, la cosa se vuelve realmente fea. Y aún no he considerado período de vacante (cuando el inmueble queda vacío, pero los gastos continúan), mantenimiento y depreciación.

Lectura recomendada La atención a los riesgos y oportunidades en el mercado inmobiliario

En los inmuebles comerciales, la cuenta puede ser más alentadora, pero, en promedio, la rentabilidad bruta se sitúa en torno al 0,75% del valor, y aún hay que descontar comisión, honorarios e impuestos.

Para no alargarme, no voy a entrar en la cuestión “renta variable” del inmueble, que es donde muchos se aferran, en la supuesta “valorización infinita” de los inmuebles, pues la cuestión aquí es el alquiler, el inmueble como fuente de renta, y no la compra para posterior venta.

Como nada es tan malo que no puede empeorar, hay propietarios de inmuebles que están tan apegados a sus creencias, y por eso tan inertes, que se olvidan que las matemáticas son frías e implacables. Hablo de aquellos que prefieren dejar el inmueble cerrado, deteriorándose, bajando el valor del alquiler (o de venta) y así revertir el perjuicio.

Explico el Sr. Sr. X “está pidiendo R $ 1.000,00 de alquiler por su apartamento, cuyos gastos de condominio e IPTU suman otros R $ 1.000,00. En eso aparece el “Sr.. “Y” queriendo alquilar, pero éste hace una propuesta de que el valor total (alquiler, condominio e IPTU) no sobrepasen R $ 1.500,00, o sea, él está proponiendo que el alquiler sea de R $ 500,00.

Una mirada más desatenta va a encontrar un absurdo tamaño de descuento, pero otro más atento pronto percibirá una oportunidad en medio de un mercado turbulento, con muchas unidades iguales vagas es posible estancar los gastos mensuales de R $ 1000,00 (sin considerar tasa básica de agua y luz).

En lugar de gastar los 1.000 dólares para mantener el apartamento, el “Sr. “X” puede invertir esta cantidad y aún poner R $ 500,00 en la cima de todo. Entonces, en realidad, hay una ganancia de R $ 1.500,00, pero esa es una cuenta que poca gente hace.

Si consideramos que el Sr. Sr. “X” ya ha perdido R $ 3.000 con 3 meses de apartamento cerrado, cuanto más rápido él cierre ese negocio, más posibilidades tiene de disminuir el perjuicio. Pero hay casos de inmuebles cerrados por años, sobre todo aquellos cuya tasa condominial es muy alta.

En tiempo no estoy diciendo que no se puede ganar dinero con inmuebles. Hay una pequeña parcela (muy pequeña) que gana, y gana mucho dinero con inmuebles. Pero son personas que han invertido mucho en conocimiento (y se equivocaron mucho) antes de cosechar los frutos que cosechan. Y más importante que eso, saben como nadie el precio de la inercia.

Entonces amigos, espero que en 2016 nuestras creencias sean revisadas y tengamos humildad para aprender lo que no sabemos para salir de la inercia; que empecemos, así, a plantar un futuro mejor para nosotros. Es necesario humildad para asumir un error, algo que puede llevar al mejor aprendizaje.

Un gran 2016 para todos nosotros! ¡Hasta la próxima! Abrazos.

Lectura recomendada ¿Qué tal el cambio de hábitos para enriquecer? ¡Sí, eso es muy posible!

Foto “Happy 2016”, Shutterstock.

Vencer en 2016 sea humilde para aprender de los errores y salir de la inercia
4.7 (93.33%) 6 votes