Saltar al contenido

Sistema de creencias y bloqueos vinculados al dinero

Sistema de crenças e os bloqueios ligados ao dinheiro La complejidad del mundo y el tiempo escaso dificultan el conocimiento de algunos mecanismos saboteadores de la realización personal en diversas esferas de la vida. Entre esos mecanismos internos, conscientes o no, está nuestro sistema de creencia personal.

La creencia es todo lo que concebimos como verdad, es el conjunto de ideas que tenemos sobre todo. Desde nuestro nacimiento recibimos informaciones y, con el tiempo, pasamos a sacar conclusiones de los hechos que suceden. El resultado de este análisis es nuestro sistema de creencias, conjunto de conclusiones que tenemos como nuestra verdad.

Formamos nuestras creencias durante toda la vida, pero es en la infancia donde se constituye la mayor parte de ellas. Ellas son generadas por aprendizaje, a través de las enseñanzas de los padres, de la religión, de las personas más cercanas a nosotros.

Nuestras creencias dan significado a los hechos que ocurren en nuestro cotidiano. Es importante recordar que cada individuo posee su propio sistema de creencias, ya que ellas son el resultado de la singularidad humana.

Algo que necesitamos entender es que tenemos la fuerte tendencia a creer que sólo nuestras creencias son verdaderas, olvidando con facilidad la singularidad del otro. Muchas veces, ese olvido es el causante de las relaciones difíciles – las creencias nos hacen sentir y actuar de acuerdo con lo que creemos.

Creencias limitadoras

Tener creencias forma parte de la existencia, la atención necesita ser dada cuando ellas se vuelven limitadoras de nuestro potencial para realizar algo y ser más felices.

A modo de ejemplo, las creencias de mérito. Sucede cada vez que sentimos que no somos merecedores, no podemos ser felices, que eso “no nos pertenece”.

Estas creencias están ligadas a hechos vividos y como ellos fueron asimilados, quedando allí guardados en el inconsciente. Cada vez que surge una oportunidad de crecimiento, la creencia limitadora entra en acción y sabotea nuestras intenciones.

De una manera muy sutil, tienden a mostrar a través de frases como “Eso no es para mí”, “Es un montón de arena para mi camión”, “No me sienta bien”, “Yo no nací para ella , y así sucesivamente.

El sistema de creencias acaba funcionando como nuestro protector. Podemos recordar sobre las referencias de las relaciones afectivas si, en la infancia, el individuo presencie muchas discusiones y tristeza entre sus padres, él termina asimilando que tener un compañero trae sufrimiento y, cuando adulto, él siempre se involucra en relaciones complicadas, o por miedo no se involucra con nadie.

El dinero un blanco fácil de las creencias limitadoras

En las cuestiones que involucran dinero, estas creencias limitadoras son más comunes de lo que pensamos. Por el hábito de muchas personas ver ese recurso finito con negatividad, ciertas creencias se van propagando.

Los niños, por ejemplo, absorben y llevan a la vida adulta concepciones que limitan las innumerables posibilidades de crecimiento profesional y retorno financiero. La prueba de ello son las expresiones tan fácilmente propagadas, como

  • “Dinero no trae felicidad”;
  • “Lávese las manos, porque el dinero es sucio”;
  • “La dificultad de un rico entrar en el cielo”;
  • “Nací pobre y moriré pobre, es la vida”;
  • “Eso no es para nosotros”.

Al asimilar esas concepciones como verdaderas pasamos inconscientemente a trabajar para no ser merecedores de una renta cómoda, pues después de todo quien quiere ser infeliz o no ir al cielo?

Es bueno saber que el dinero es una energía neutral, nosotros es que concebimos como buenas o malas.

El primer paso para eliminar las creencias limitadoras es saber que existen y que no siempre la reconocemos. Para provocar el conocimiento sobre ella, procure oír a sí mismo. Las palabras, frases y pensamientos recurrentes son indicativos de sus creencias.

A menudo, los que no aceptamos un nuevo trabajo, una nueva relación de autossabotagem, que es el resultado de nuestras creencias. Busque conocer mejor su historia, revisar puntos que te molestan y tener siempre pensamientos y actitudes positivas. Recuerde siempre las palabras generadoras querer, poder y conseguir.

Después de todo, el destino de todos nosotros es la evolución y la paz. ¿Está de acuerdo? ¿Cómo ve estas cuestiones? Y en el siguiente artículo.

Foto de freedigitalphotos.net.

Sistema de creencias y bloqueos vinculados al dinero
5 (100%) 2 votes