Saltar al contenido

Si usted no cambia, va a continuar pobre, se queja y se detiene en el tiempo

En la última semana tuve la oportunidad de revisar algunos amigos de la infancia, desafortunadamente con algunos de ellos ya no tenía más contacto y fue muy agradable reencontrarlos y compartir un poco de lo que había ocurrido durante tanto tiempo.

Yo estaba muy feliz durante el chat porque algunos conocían mi trabajo aquí en Dinheirama, dijo lo importante que es, pero incluso con la lectura de muchos artículos se dice en dificultades porque no podían “llegar a un acuerdo” con el dinero al final de el mes la cuenta no se cerraba.

Durante los 10 años que estamos aquí, escribiendo y compartiendo experiencias en el Dinerma uno de los puntos que más me llamó la atención es justamente la forma en que muchos todavía encaran las finanzas sin ningún tipo de control y en la base del improviso. En estos casos la consecuencia es muy simple gastan más de lo que ganan.

Simple es siempre mejor

Sé que puedo ser exagerado en la sencillez, pues en la práctica lo que parece fácil se vuelve muy difícil, pero aprender a vivir dentro de lo que los ingresos permiten es un desafío que sólo puede ser vencido si se enfrenta con mucha seriedad.

Para intentar ayudar y presentar algunos caminos interesantes me gusta pensar en ese “ajuste” de las finanzas pasando por tres pasos

Primer paso La educación financiera no es mágica

Es común recibir consultas a través de los contactos de personas que buscan ayuda, algunos se disponen hasta un trabajo más específico con consultoría personal.

Muchos que inician el proceso abandonan el trabajo porque esperan que el consultor presente un plan milagroso donde se resuelvan pendencias y así surja más dinero. La mayoría se frustra, porque la realidad muestra que el problema está en no más cometer errores y aceptar que somos los principales responsables de los problemas que atravesamos.

Es importante percibir que la educación financiera, no es ningún tipo de hechizo que del día para la noche resuelve todo tipo de problemas, es un ejercicio constante de transformación que actúa dentro de la necesidad de organización para un estilo de vida consciente y sostenible.

Segundo paso Aceptar los errores y seguir adelante

Tan difícil como aceptar los errores y descubrir que necesitamos cambiar es dar el primer paso. ¿Qué hay que hacer?

Comience por lo más simple la organización, ella es mucho más importante de lo que normalmente imaginamos, incluso para quienes tienen muchas deudas, al final para establecer prioridades es preciso saber lo que realmente está sucediendo.

En el día a día es fundamental utilizar una hoja de cálculo para controlar el presupuesto doméstico, en Dinerama usted puede descargar la mejor hoja de cálculo de forma gratuita. Si usted tiene facilidad en el acceso a Internet, hay grandes aplicaciones que también sirven muy bien para el propósito.

Tercer paso Disciplina para seguir adelante

La disciplina ciertamente es una de las grandes bazas de quienes lograron la independencia financiera.

La transformación de alguien que está endeudado hasta convertirse en un inversionista, a menudo puede tomar tiempo, por lo que mantener la disposición a hacer la planificación doméstica, planificar los gastos y mantener ese proceso como un hábito es muy difícil, justamente por eso vuelvo a afirmar que la educación financiera es un estilo de vida.

Cambia, aunque sea poco a poco

Viva un mes a la vez, pero haga su planificación anual con proyecciones de gasto y principalmente respeto a los límites de su nivel de vida.

Tan bueno como revisar a los amigos fue a la conversación y los desdoblamientos que ella tomó. Muchos mandaron el correo electrónico agradeciendo y pidiendo algunos consejos para cambiar la forma en que manejan las finanzas. Respondí a todos diciendo que el principal ya fue hecho, llegaron a la percepción de que hay que parar de reclamar y de hecho cambiar.

Si usted no cambia, va a continuar pobre, se queja y se detiene en el tiempo
4.8 (96%) 10 votes