Saltar al contenido

Reglamentaci√≥n del crowdfunding hable ahora o c√°llate “para siempre”

El Valores y Exchange Commission, la CVM, acaba de lanzar una consulta pública para la regulación de las inversiones a través de crowdfunding.

La sociedad, y sobre todo aquellos directamente involucrados en el tema, tendrán la posibilidad de enviar sus contribuciones hasta noviembre.

Lo que se pretende es llevar mayor gobernanza para esta modalidad de inversiones, traer más seguridad y, por consiguiente, mayor captación.

En ella, tenemos cuatro grandes sujetos. En los tornos de ellos, circulan los principales derechos y obligaciones conferidos por el borrador presentado para discusión. Vamos a ellos

Sujeto número uno la pequeña empresa

Imaginemos una empresa con baja facturación. Ella posiblemente tendrá una necesidad, el capital. El remolque, nace una dificultad conseguir el capital necesario para crecer. Tenemos entonces un círculo vicioso.

La empresa con poco facturación no crece por no conseguir capital en condiciones favorables y por no conseguir la inversión, no tiene condiciones de aumentar su facturación.

En el mundo del emprendedorismo, el escenario anterior es más que imaginación. Es una realidad cotidiana. Y es por este empresario que quiere regular la CVM crowdfunding.

Pero espera, el crowdfunding no está adaptada para la actividad innovadora temprana? Para la CVM no. Ella creó un concepto abierto, para el sujeto que podrá financiarse a través de esas plataformas virtuales participativas.

Lectura recomendada ¿Tiene un inicio o desea invertir en crowdfundings? La CVM puede ayudarte

Aunque la propia CVM hace mención a las startups en el edicto, el hecho es que toda empresa, en cualquier fase de actividad, podrá presentar ofertas públicas por medio de crowdfundings, siempre que esté regularmente constituida y tenga un ingreso bruta anual de hasta R $ 10 millones.

Ciertamente ideas innovadoras y con tracción tendrán mayor probabilidad de éxito en la captación deseada. Pero una panadería en la necesidad de capital y los ingresos anuales de hasta R $ 10 millones, puede buscar la financiación necesaria por medio crowdfundings, ya que no habría ningún impedimento legal para ambos.

Sujeto número dos el inversor

Al contrario de lo que muchos vienen informando, no hay límite para el monto invertido. Hay, sí, escalonamientos creados bajo el argumento de que la inversión es de alto riesgo.

Así, con el objetivo de diluir los riesgos del inversor amateur, la propuesta autoriza el empleo de hasta R $ 10 mil anuales. Pero el inversor que demuestre patrimonio neto anual superior a los 100 mil reales, podrá tener una inversión mayor, vinculada a hasta el 10% de su patrimonio.

En este inversor, la CVM tiene la intención de hacer transparente el riesgo de que el negocio como micromecenazgo puede tener. Así actúa imponiendo también una serie de documentos y reportes que pasan a ser exigidos.

Vale indicar que no hay límites de aporte para la figura del inversor líder (usted entenderá el papel del inversor líder más abajo) y para el inversor calificado (definido como tal por medio de la Instrucción CVM 539).

Pero amigo lector querido, con mucho riesgo, ¿por qué un inversor poner dinero en una empresa a través de crowdfunding?

Porque tiene que capitalizarse y, si logra crecer con el nuevo capital recibido, el inversor puede tener un retorno en niveles más altos que los que se verifican en inversiones más seguras y conservadoras, como el ahorro. La lógica es muy similar a una bolsa de valores.

Recomendado Video Entrevista con John Kepler, del inversor y el empresario-Angel

Sujeto número tres la plataforma

En una isla tenemos al emprendedor. En otro, el inversor. Entonces surge el puente que los une la plataforma electrónica de inversiones participativas o, simplemente, la plataforma.

Aquí quizá resida el mayor impacto de la propuesta de reglamentación. Las Plataformas pasan a tener registro en la CVM, siendo poseedor de importante responsabilidad fiscalizatoria, sea de datos del emprendedor, sea de datos del inversor y del sindicato de inversores.

Si por un lado se les da una nueva carga para las plataformas, es visiblemente a través de la plataforma que CVM pretende conferir mayores índices de gobernanza y transparencia en la relación inversor-emprendedor.

El fortalecimiento de este puente, una consecuencia de esta mayor credibilidad puede, a medio plazo, ser una de las razones fundamentales para el éxito de crowdfunding.

Sujeto número cuatro el sindicato

Las personas extrañas al mercado de startups quedarían sorprendidas con el empleo de sindicatos en el proyecto de CVM.

Nos explicamos este tipo de uniones no son más que grupos de inversores, conocido en los EE.UU. como sindicatos, representados a través de una sociedad de propósito especial.

Así, los sindicatos podrán realizar coofertas para inversiones en un emprendedor de pequeño porte, lo que ocurrirá paralelamente a la oferta dirigida por la plataforma.

La propia CVM reconoce que en otros países tales grupos de inversores siguen sin regulación. Sin embargo, justifica su intención regulatoria por autorizar la actuación de estos grupos también en las ofertas públicas disponibilizadas por las plataformas.

conferencias recomendados Conrado Navarro e invitados hablan de la capacidad empresarial y las finanzas

Los sindicatos podrán tener lo que el proyecto llamó inversor líder, que deberá cumplir requisitos previos traídos por la CVM.

El inversor líder tendría un papel relevante al traer su experiencia, lo que potenciaría la oportunidad de éxito del negocio ofertado. En cambio, tendría ventajas específicas, como una tasa de éxito.

La hora es ahora

Vistos los principales sujetos de la propuesta de reglamentación, hay que invitar a todos a que participen por medio de debates y contribuciones.

Esto permitirá una reglamentación realmente capaz de contribuir a este ecosistema, que da sus primeros pasos y, esperamos, tendrá larga vida. ¡Un abrazo y hasta la próxima!

Reglamentación del crowdfunding hable ahora o cállate “para siempre”
5 (100%) 3 votes