Saltar al contenido

Prevenir es mejor que curar la lección de su abuela para tener dinero siem

Uno de los dichos populares más antiguas dice que “es mejor prevenir que curar”. Sabias palabras que vienen desde la época de nuestros abuelos, o incluso de los abuelos de nuestros abuelos, ¿quién sabe? Sin embargo, incluso después de décadas presente en nuestro día a día, el número de personas que se esfuerza en no poner en práctica esa enseñanza secular sólo aumenta.

Una lección tan importante y verídica que vale para todo en la vida, incluso nuestras finanzas. Sé que muchas personas tienen aversión a este tema, después de todo, tratar con números es un trauma que nos acompaña desde las clases de álgebra del colegio, donde teníamos que aprender sobre logaritmos y otras cosas sin la menor serventia.

Pero nosotros crecimos, y junto con eso crecieron también nuestros problemas. No son más las cuentas de matemáticas que necesitábamos hacer para sacar buenas notas que nos aterrorizan. Ahora, las cuentas son otras, pero tan aterrorizantes como los más difíciles ejercicios de la época de colegio.

Agua, luz, alquiler, condominio, prestación del coche, de la casa, escuela de los hijos … Es que no acaba más. La vida de adulto nos impone una serie de responsabilidades que mientras jóvenes no conocemos. Buena parte de ellas se refiere a compromisos financieros.

Desafortunadamente, muchas personas no se dan cuenta de ello y creen que pueden actuar como hacían en la época de la escuela, cuando sacaban notas bajas todo el año, estudiaban sólo en la época de la recuperación y conseguían pasar de año con la mínima nota (o casi eso).

En aquella época, para algunas personas compensaba más remediar que prevenir. Después de todo, para quien no le gusta estudiar, vale la pena estudiar un mes que el año entero, ¿verdad? Pero cuando traemos esa misma lógica a nuestra vida financiera, la cosa cambia de figura.

Lectura recomendada 7 trampas que pueden arruinar su vida financiera (y cómo evitarlos)

A medida que perdimos el control de nuestras finanzas, empezamos a endeudarnos más allá de la cuenta. Cuando caemos en la real, el dinero que ganamos al final del mes ya no es suficiente para arcar con nuestros compromisos.

Ya sea en las finanzas o en cualquier otro aspecto de la vida, cuando no nos planificamos, quedamos a merced de la suerte, del azar. Al hacer esto, entregamos al destino nuestro futuro. ¿Puede que las cosas salen bien? ¡Con seguridad! ¿Es probable que las cosas salen bien? ¡Evidentemente no!

Si usted ya tiene problemas financieros, empieza a buscar soluciones todavía hoy para ellos. Cuánto antes de resolverlos, mejor para usted y para su bolsillo. Recuerde los problemas financieros implican intereses, multa y mucho dolor de cabeza. Usted no quiere eso para su vida, quiere?

Pero si usted todavía no tiene problemas en esta área, no espere que aparezcan para actuar. Organice su presupuesto, defina sus metas, ahorra una parte de las ganancias y trace su planificación financiera.

Después de todo, tener una vida financiera organizada es la mejor manera de evitar futuros problemas. Si no quieres creer en mí, todo bien, pero crea en tus abuelos. Recuerde que no es hoy lo que dicen “es mejor prevenir que curar”.

Foto “Pretty still woman”, Shutterstock.

Prevenir es mejor que curar la lección de su abuela para tener dinero siem
4.8 (95%) 8 votes