Saltar al contenido

Para ser exitoso, el estratégico es tener gente competent

Por Gustavo Chierighini, la plataforma editorial Editorial Brasil.

Estimado lector, hace tiempo que vivimos el escenario de escasez de talentos gerenciales y de gente competente para operar las empresas y sus negocios.

Reunir gestores dignos de nota y un equipo brillante se ha vuelto una obsesión en las empresas que desean perpetuarse, haciendo estratégico el proceso de selección o captación de nuevos cuadros.

Liderazgo mucho más allá de los diplomas

En este escenario, existen algunos factores de orden conductual que, invariablemente, extrapolan la instrucción formal – obtenida en universidades, cursos técnicos y especializaciones.

Estos factores están mucho más relacionados al campo de las actitudes y talentos que a los métodos de enseñanza y conocimiento transferidos de forma estructurada. Este es un hallazgo raro y el agregado que a menudo representa el “salto de gato”, que marca el ADN siempre está presente en las empresas más famoso de éxito.

Y para facilitar la identificación de estos factores subjetivos, siguen abajo algunas características comunes a estos profesionales absolutamente especiales. A continuación, vamos a escudriñar algunos perfiles de los que debemos huir.

Lectura recomendada El liderazgo en tiempos de crisis

Perfiles ajustados para un buen rendimiento

  Cuando encuentre a alguien así, traiga hacia adentro  

  • Ellos son francos. Estas personas no están muy preocupadas por lo que va a pensar en sus opiniones. Están listas para defenderlas y le enfrentarán con argumentos;
  • Cargan autoconfianza. Cientes de su capacidad, se preocupan poco en probar algo para alguien. En lugar de eso, no se preocupan de retroceder cuando son vencidos en sus argumentos, pues lo encarnan con normalidad. Después de todo, pueden incluso haber errado en una evaluación. Conocedores de su potencial, asumen desafíos corriendo los riesgos del fracaso con la misma naturalidad con que buscan el éxito. En medio de ese perfil, brota la creatividad;
  • Son sensatos y equilibrados. A pesar de la agresividad en defender ideas y posiciones y de la autoconfianza presente, saben lidiar con oposiciones;
  • Tienen la capacidad de sacrificio. Estas personas no se preocupan de romper las noches trabajando, soportando cargas agotadoras de trabajo;
  • Son objetivos y organizados. Actuando de forma absolutamente enfocada, no pierden tiempo con enrollamiento. Antes de actuar, preparan una minuciosa planificación;
  • Son buenos de relación. Lejos del blábláblá reinante y de los clichés comportamentales corporativos, estas personas simplemente saben construir relaciones y actuar juntos. Respeta a los adversarios, gestionar armoniosamente equipos, construir lazos de confianza y que huyen de los estallidos de tocador. Esta actitud no sólo atrae a buenos resultados, pero evita dolores de cabeza innecesarios, como la alta rotación en las empresas;
  • Son escépticos selectivos. No se trata aquí de un comportamiento donde la incredulidad sea siempre preponderante, pero estos profesionales poseen inteligencia suficiente para entender que no todo merece crédito. Con sentido crítico agudo, cuestionan y realizan análisis cuidadosos antes de firmar conceptos y asumir verdades absolutas;
  • Son apegados a los detalles. Son conscientes de que el papel acepta cualquier cosa y de que sólo pensar estratégicamente no basta para alcanzar resultados concretos. Ellos saben muy bien que un buen liderazgo no deja de lado los detalles y que está ahí, a veces huecos mínimos que la ejecución no ocurre y un proyecto nunca puede dejar de ser sólo un sueño.

Ebook libre recomendada Tener una vida Rica Sólo depende de ti

El otro lado quién debe evitar

Ellos desagregan equipos, provocan el alejamiento de talentos e inhiben una dinámica innovadora y estimulante.

No están realmente preocupados por el rendimiento y mantiene un concepto distorsionado de buen rendimiento. Con ellos no hay estrés creativo y ellos llenan el ambiente de conflictos innecesarios.

Si desea empujar su empresa o proyecto de ladera abajo, corra detrás de los siguientes perfiles  

  • Confusa y herida. Conectado con las más innovadoras formas de comunicación e interactividad, no puede devolver llamadas, correos electrónicos y mensajes en tiempo hábil o razonable. Se puede enrollar en las actividades comprometidas y traveste de creatividad aquello que en realidad es pura confusión mental. Ellos son contagiosos;
  • Desorganizado. Un comportamiento primo-hermano del anterior, pero que debilita la ejecución de acciones planificadas;
  • Inconstante. Aquí no se trata de confusión mental o desorganización. La verdad es que aquí la ansiedad constante, la dificultad de mantener el foco y la falta de paciencia hacen que se desvíen de los objetivos originales combinados. Cuando usted menos espera o cuando más necesita su apoyo, él ya está en “otra” (donde probablemente no se quedará por mucho tiempo también);
  • Deshonesto y no transparente. Bueno, aquí no hay que comentar (detesto platitudes en mis textos);
  • Demasiado optimista, megalómano e ingenuo. La desconexión con la realidad hace que exagerar la proyección de los resultados y el tiempo de maduración. Es el tipo de empleado que impide que los proyectos a medio y largo plazo, además de representar un peligro permanente para los costos y gastos involucrados debido a la megalomanía. El exceso de optimismo mata cualquier operación;
  • Winder convencido. En general actúa con convicción y fuerte capacidad de persuasión para preservar su condición “embromatoria”. Su falta de energía productiva, acompañado por la inseguridad total para tomar decisiones y asumir riesgos, en última instancia, forjar un comportamiento constante enmascaramiento, confundir al interlocutor a través de los procesos de trabajo. Son generalmente bien humorados, su presentación personal es impecable y sonríe con facilidad, siempre desarmando las constantes cobranzas de sus pares, socios, subalternos y superiores. El problema es que en sus manos, proyectos, acuerdos y negocios generalmente patinan, aunque ofrezcan la falsa imagen de movimiento constante.

Recomendada Video Iniciativa y actitud pueden aumentar sus rendimientos financieros

conclusión

Esos míos, estamos cansados ??de saber que no hay éxito sin gente capaz y sin buenos líderes, así como el fracaso es cierto cuando la empresa es tocada por personas sin capacidad.

Entonces, al encontrarlos, no pierda tiempo, trayendo hacia adentro o expurgando cuando sea necesario. Hasta el próximo.

Para ser exitoso, el estratégico es tener gente competent
4.8 (96%) 5 votes