Saltar al contenido

Lo que aprendí leyendo periódicos de economía y porque eso es tan importante

O que aprendi lendo jornais de economia e porque isso é tão importante Como un niño, escucho a mis padres diciendo que “sólo los que tienen dinero hace dinero”. Hasta hace poco, yo tenía esa premisa como verdad absoluta, pues, en la casa de mis padres, esta frase siempre fue empleada para justificar casos de personas que tuvieron la suerte de comprar, por ejemplo, una casa por un precio bajo y después venderla por un precio mucho mayor.

Es claro que para cualquier tipo de inversión es necesario algún dinero, pero hay dos variables en esa ecuación que mis padres no sabían o no mencionaban 1) la intuición de la persona (inversor) para reconocer una oportunidad cuando ella aparece; y 2) su actitud para aprovecharla.

Como es habitual en mis escritos aquí en Dinheirama, el artículo de hoy se basa en una experiencia personal que me llevó a reflexionar sobre este tema. Antes de empezar, no quiero que el lector piense que gané mucho dinero en una inversión, pues, por el contrario, todavía no me considero un inversor, sino un aprendiz que está de ojo en las posibilidades que puedan surgir.

Desarrollando la educación financiera
Mi historia empezó hoy cuando estaba leyendo el capítulo 7 del libro “Hablemos de dinero?” El amigo Conrado Navarro. En el texto en cuestión aborda la importancia de que las personas conozcan lo básico sobre la economía para, por ejemplo, entender las crisis económicas y evaluar sus impactos en la economía doméstica.

Yo estaba muy perturbada cuando, en este capítulo, Navarro hizo algunas preguntas al lector, tales como “¿Cuál es la tasa básica de interés (Selic) presente en nuestro país”, “¿Cuánto cerró el dólar ayer” y “¿Por qué una crisis nos mueve tanto nuestra economía?”.

Son preguntas básicas sobre economía. No supe responder a ninguna de ellas y me sentía muy mal por eso en la época. Confieso que, a pesar de interesarme por educación financiera, siempre he encontrado una molestia ese negocio de economía.

Pero después del “tirón de oreja” del Navarro, pasé a esforzarme para entender sobre el asunto ya acompañar semanalmente algunos índices financieros como el Ibovespa, la tasa SELIC y la cotización del dólar. Las informaciones que, hasta hace poco, parecían inútiles para una persona que sólo invertía en un cuaderno de ahorro.

Educación financiera puesta en práctica
En el caso de que se produzca un cambio en el precio de las materias primas, se debe tener en cuenta que los precios de las materias primas, 12 años”.

Aunque no es un experto en economía y no ha acompañado la cotización del dólar durante mucho tiempo, me di cuenta de que no era un escenario normal y me pregunté si allí no había una oportunidad para ganar dinero y comencé a hacer unas investigaciones sobre cómo invertir en moneda extranjera. Para acortar la historia, relato abajo la forma que encontré para aprovechar la oportunidad del dólar a la baja.

Hace tiempo que tengo el sueño de conocer Nueva York y aprovechar para practicar mi inglés. Pero, con la universidad, el postgrado y mi boda pronto, este es un proyecto que probablemente sólo lograré realizar en 2013. Así, yo todavía no me había preocupado por nada al respecto.

Sin embargo, con la baja del dólar en julio de 2011, pensé en unir lo útil a lo agradable y poner ese proyecto en marcha. Yo hablé con algunos amigos que viajaron recientemente en el extranjero y, en estas conversaciones, he descubierto que hay una tarjeta de viaje llamada que puede ser “cargado” en reales en Brasil, y luego se usa en dólares en el extranjero. El Navarro habló sobre él en su artículo “Viajar y pagar en el exterior tarjeta de crédito, prepago o dinero?”.

Planificación y ponderación antes de actuar
Como ya he dicho, no soy un inversor y empezar con la moneda extranjera no sería la mejor opción para una persona inexperta como yo. Por eso, antes de salir corriendo y hacer tonterías, hice mucha investigación en Internet y pedí consejos a amigos que explicaron las ventajas y los riesgos en la compra de dólares. En posesión de algunos conocimientos, resolví arriesgar y pensé de la siguiente forma

  • Si cae mucho el precio, puedo dejar el dinero parado en la tarjeta;
  • Si sube un poco, puedo viajar aprovechando mejor ese dinero que compré con una cotización más baja; y
  • Si sube mucho, puedo vender los dólares y quién sabe hasta que valorice más que el rendimiento del ahorro en el período.

Me gustaría que el lector no interpretar mi decisión de comprar dólares como una inversión, pero como una oportunidad – y yo estaba preparado para ella, tanto por parte de la información sobre la baja del dólar, como del dinero que había disponible para la compra.

Este dinero, por otra parte, correspondía a más o menos cuatro veces mi salario y lo junté durante algún tiempo ahorrando el 10% de mi renta cada mes y que estaba “parado” en una cuenta de ahorro destinada a eventuales emergencias. He utilizado el dinero porque el ahorro de emergencia ya está siendo recompuesto con la ayuda de mi esposa, que recientemente ha conseguido empleo en su área profesional e hizo que nuestros ingresos aumentar.

El ejemplo en números
Para que el lector tenga una idea de la diferencia en el valor de la cotización, vea el cuadro abajo y mis ponderaciones finales

Ejemplo - Cotización del dólar

Es decir, si yo fuera a viajar o comprar dólares a principios del año, me gustaría pasar R $ 290.00 más por cada $ 1000 que me gustaría comprar.

conclusiones
Para tener esa “ganancia” en la compra de los dólares, es verdad que necesité ahorrar durante un buen tiempo para juntar el dinero. Sin embargo, lo más importante fue reconocer la oportunidad de hacer una buena economía comprando dólar en la época correcta. Esto sólo fue posible porque un día, gracias al libro del Navarro, empecé a adquirir el hábito de acompañar noticias sobre economía.

Por mucho que estoy eternamente agradecido a mis amigos Conrado Navarro, Bruno Biscay, Camilo Lopes y Christian Barbosa, que siempre me ayudan con consejos y asesoramiento sobre lo que necesito, nadie vino a mí y dijo “Junior, no va a comprar el dólar debido a que en pronto, el precio va a subir “. Eso fue una cosa que aprendí solo a lo largo del tiempo, leyendo sobre la economía. Eso, amigo lector, nadie podrá hacer por ti.

Foto de sxc.hu.

Lo que aprendí leyendo periódicos de economía y porque eso es tan importante
5 (100%) 1 vote