estadisticas web Saltar al contenido

¡La terquedad cuesta muy caro! ¿Qué tal cambiar luego de actitud?

¿Salve amigo, todo bien? ¿No es raro que nos guiar o ver a otras personas que se jacten por ser “persistentes”, no es así? Pues bien, cuidado! La persistencia y la terquedad son dos cosas bastante distintas.

Nos vamos a la obstinación o la insistencia. Y para empezar, recordar la famosa frase de Albert Einstein “Locura es siempre seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes.”

Esta frase sola ya resumir el texto y el concepto de terquedad. Pero vale hablar un poco más de eso, vamos allá?

eBook gratuito recomendado Tener una vida Rica depende sólo de ti

Hacer el mismo esperando algo nuevo

Como bien dijo Einstein, es una locura repetir viejos caminos y esperar llegar a nuevos lugares, ¿no? Y puesto así, parece algo obvio demasiado, ¿verdad? Mal! Es obvio porque estás leyendo esto ahora, pero en el día a día, la verdad es mucho más cruel.

Muchas personas se resienten con sus antepasados, que supuestamente podrían haber hecho y les dejaron fortuna, por sus errores primarios en el trato con el dinero y con la acumulación de patrimonio.

Llegada la vez de ese personal, no se ve ningún cambio; se perpetúa el viejo “estigma” de “golpear la viga”, o tener una vida confortable, pero lejos de “ser rico”. Pero si colocamos la trayectoria bajo el microscopio veremos que no podría haber sido diferente.

La mayoría absoluta de las generaciones anteriores de padres y abuelos, de la clase media brasileña, tuvo un trayecto muy parecido arreglar un buen empleo, casarse, tener hijos, pagar el financiamiento de los coches, el financiamiento de la casa, retirarse por el INSS y morir.

¿Algo equivocado con eso? ¡No! Como siempre repito no hay bien o mal. El foco aquí es sobre qué tiene sentido para ti y sobre todo, sobre esperar resultados diferentes, pero no cambiar la ecuación.

Y cuando llega la vez de la nueva generación, que tanto criticó a los padres por no haber enriquecido, ¿qué se ve? Exactamente lo mismo.

Interesante que nadie hace un análisis de lo que supuestamente sus padres hicieron de “mal” para no alcanzar el resultado que los hijos imaginaban como ideal.

Lectura recomendada Hicimos errores financieros similares a los que nuestros padres practicaban

Hablar es fácil

Comprobar su vez, repetir exactamente la misma trayectoria de los padres, pero nacido un niño optimismo que “con ellos será diferente”. Pero ¿cómo puede ser diferente, si están haciendo exactamente lo mismo?

La inocencia juvenil reside en la idea de que “algo extraordinario” les va a suceder en el camino que será el gran giro en sus vidas, y ahí van a mostrar al mundo que son diferentes.

En la práctica, sin embargo, la vieja máxima se repite nacen, crecen, se endeudan y mueren. El ansia de conquista del estado lógico anulaciones quo, y sin darse cuenta, se convierten en versiones con lavado de cara de sus padres.

Tejía y decepción

Hay un pésimo hábito de preocuparse más en tener todas las respuestas que hacer las preguntas correctas. En una sociedad hipnotizada con la propia imagen en el espejo, parecer sabio se hizo mucho más importante que serlo.

De este modo, la marcha de la manada sigue hacia su destino sellado por la incapacidad de controlar su orgullo de hacer las preguntas más importantes ¿por qué.

Están todos tan dominados por la idea masificada, que tragar el “porque sí” se volvió estándar.

¿Por qué necesito una casa propia? Porque sí, es como todo el mundo hace, es como usted debe hacer. Y el diálogo suele morir por ahí. En el máximo llega hasta algo así “porque usted necesitará un rincón cuando esté viejo”.

Nadie piensa en la hipótesis de por la falta de planificación financiera, en la vejez, el cangrejo demasiado caro para ser mantenido por un anciano.

Por lo demás, papo aburrido ese de planificación financiera, eh? No quieren ser mediocres, pero no ven la propia mediocridad. Y para eso el nombre es terquedad, pura y simple!

Teiman en viejas creencias, usando respuestas prefabricadas y simplemente no cuestionan nada. En el caso de Santa Claus,

Recomendado Video El estrés y su dinero Cuidado con las emociones

conclusión

Como todo en la vida entrenamiento es entrenamiento, juego es juego! Y los más jóvenes tienen la pésima manía de precipitarse en los juicios sin antes mirar al contexto vivido por sus padres. Peor aún, como dije antes, ni siquiera se dan al trabajo de entender la trayectoria que los llevó al punto actual.

Es muy bonito tapar el pecho y decir que contigo va a ser diferente, pero no hacer ninguna mierda para que eso suceda.

Al levantarse contra el patrón establecido es laborioso y doloroso, después de todo, los mayores palpiteros de su vida van a hervir de rabia cuando prefieren el alquiler y la liquidez, en lugar de la parte del financiamiento y una deuda casi vitalicia.

Pero cuando el resultado llegue, todos van a decir que le apoyaron y el orgullo que sienten de usted; además, claro, de pedirte una granita prestada, ¿no? Al final, la vida para quien paga intereses en ese país es una aventura sin final feliz.

Entonces querido amigo, repito nada mal si está contento con el camino conocido. ¿Qué no vale es querer resultados diferentes teñiendo en las viejas fórmulas, combinado? Después de todo, si usted sabe dónde quiere llegar, es mucho más simple elegir el camino a tomar.

¡Vida plena y próspera, nos vemos pronto!

¡La terquedad cuesta muy caro! ¿Qué tal cambiar luego de actitud?
4.7 (93.33%) 6 votes