Saltar al contenido

La mujer y su relación con el dinero y el consumo

La mujer y su relación con el dinero y el consumo Escribir sobre la mujer y las finanzas, en el mes de la Mujer, pide una conmemoración que identifique el reconocimiento de sus muchas luchas y conquistas y, principalmente, los diferenciales que este género opera en el mundo y en nuestra historia.

Las luchas por mejores condiciones de vida y trabajo, luchas por el derecho al voto y después para concurrir a cargos públicos, por la independencia y libertad sexual, reconocimiento profesional y otras que ocurrieron en el pasado, ocurren en la actualidad y nunca tendrán fin, pues éste es el tono de la mujer del pasado, del presente y del futuro.

Haciendo un paralelo entre todas estas luchas o desafíos y el tema finanzas, es rasgo común para el éxito de saber lo que uno quiere. Y esto, ellas, las homenajeadas, saben muy bien. Y son hartos los ejemplos, en las elecciones que hacen cada día, sea en los papeles de madre, profesional, ama de casa, compañera, entre otros.

Gloria Pereira, en su libro “Las personalidades de Dinero” (Ed. Campus), nos informa que “se recibe la hembra del dinero, disfrutar, compartir, hacer realidad los sueños.” Esto ya nos dice mucho, pero siempre nos parece una definición un tanto subjetiva.

Pero cuando ella nos ofrece el dinero masculino “es el ‘hacer dinero’, la creación de oportunidades, el trabajo, el comercio, compra y venta, el beneficio, invertir.” Está muy claro que de manera singular en que la mujer está relacionada con la dinero.

El autor también nos dice que “el auto-desarrollo de la riqueza, tanto materiales como espirituales, se dirige al pleno ejercicio de tanto el macho y la hembra en la misma persona.” Y esto todo para el siglo XXI.

Al principio puede parecer extraño, pero si observamos lo que viene sucediendo en los últimos tiempos, verificaremos que las mujeres están, sí, cumpliendo muy bien su papel en la construcción de un mundo mejor, y plural, al unir los conceptos del masculino y del femenino en su forma de lidiar con el dinero.

¿Y cuáles son esas características de las mujeres que, en la práctica, hacen tanta diferencia? Las mujeres son cuidadosas, perspicaz, ponderadas, cautelosas, previsionales, positivamente ambiciosas, persistentes, perfeccionistas (buscan excelencia en todo lo que hacen!), Responsables, comprometidas, determinadas, fieles a los vínculos establecidos – que son duraderos, sean en relaciones personales o corporativas, curiosas y sinceras.

En el caso de las mujeres, la mayoría de las veces, la mayoría de las personas que viven con el VIH /

Cuando hablamos de mujeres, no podemos olvidar la influencia de las hormonas en sus vidas. En su libro “Las leyes del dinero para las mujeres” (Ed. Campus), otro de los autores, Eliana Bussinger enseña cómo las mujeres pueden beneficiarse de esta influencia cuando se trata de dinero.

“Cada hormona hace que la mujer actúe de determinada manera la prolactina hace que se preocupe con el otro, el cortisol hace que luche o huya, la testosterona con que sea agresiva, la oxitocina con que sea más amorosa, el estrógeno , más control, la progesterona, más suave, y la dopamina, más escépticos “, escribe.

Pero, ¿de dónde sacaron ese repertorio que, ahora, hace tanta diferencia en sus actuaciones?
Hasta muy recientemente, los hombres trabajaban y provienen financieramente a la familia ya la mujer cabía “sólo” (sí, entre comillas) cuidar del resto administrar la casa y sus empleados o realizar los trabajos (en una condición más humilde), cuidar la alimentación de la alimentación familia, supervisar la educación y el estudio de los hijos, de los nietos y dar soporte emocional y psicológico a todos.

El resultado es que la mujer desarrolló competencias y talentos para desempeñar diferentes papeles y actividades, simultáneamente -lo que ahora la diferencia en un mundo que pide sensibilidad y sencillez para hacer la diferencia que los tiempos actuales tanto exigen.

Ellas ya son responsables del 66% del consumo nacional. El porcentaje es alto porque las mujeres no compran sólo para sí. Ellas compran para los que las rodean hijos, maridos, hijitos, nietos, abuelos y amigos. Por eso, las estadísticas también revelan que ya corresponden al 52% de las tarjetas de crédito en uso en el país.

Las mujeres buscan para sí y para los suyos desde los mínimos cuidados con la salud, hasta aquello que les da placer y alegría. Ellas son multimedia y dividen su tiempo entre sitios, e-mail, medios sociales, TV, radio y web en general.

En los últimos años, salieron de casa al mercado de trabajo y conquistaron prestigio, independencia y el sustento del hogar. Ellas se mueven en el sentido de atender necesidades financieras, promover progreso y garantizar, muchas veces, tranquilidad no sólo para sí misma, como para toda la familia.

Para todos vale el consejo de incluir el hábito, también, de ahorrar. Las encuestas muestran que el 54% de las mujeres ahorra “nada o muy poco” de sus ingresos.

El número es preocupante considerando que en los últimos años la expectativa de vida ha aumentado en 30 años y estudios revelan que las mujeres viven seis años más que los hombres. Es decir, el futuro de ellas (y de toda su red) tiene que ser planeado urgentemente.

Como consultor, no puedo dejar de aconsejarlas a no consumir por impulso. Y más mantengan presupuestos escritos; se dan el derecho de soñar; establezcan sus propias metas, deleguen decisiones, preparen para lo imprevisto; ejerciten pensar primero en sí mismas para, que estando bien, puedan contribuir con los demás. El siguiente paso? Buscar información y aprender a invertir.

Por todo logrado en el pasado y el presente, deseo un futuro aún más prometedor para todas las mujeres.

Ah, ya me olvidaba … El Día Internacional del Hombre también existe y se conmemora el 19 de noviembre de cada año. Pero este tema ya es pauta para otra columna.

Foto de freedigitalphotos.net.

La mujer y su relación con el dinero y el consumo
5 (100%) 1 vote