Saltar al contenido

¿La mesada acabó y su hijo quiere más? ¿Y ahora?

dinheirama posterior a la asignación volvió-e hijos quiere más Flavia pregunta “Bernadette, yo soy un poco perdido en cuanto a la asignación de mi hijo. Es muy común gastar todo el dinero recibido y venir a pedirme más y acabo cediendo … ¡Con eso él acaba recibiendo un valor más alto que mi otra hija! ¿Cómo puedo conducir esta situación? ¿Qué hacer para no ceder en ese sentido? “

Recibo muchas preguntas en ese sentido, su duda es la de muchos padres. La media es un instrumento eficaz de Educación Financiera, pero para eso no basta con entregar una cantidad de dinero a los hijos.

Necesitamos orientar y acompañar cómo hace uso de este recurso. Piense en cómo usted orienta a su hijo en ese sentido. Es importante conversar con él sobre dónde quiere gastar, sobre la importancia de guardar una parte para realizar algún sueño, sobre la diferencia entre querer, precisar y tener que comprar ahora.

Entiendo perfectamente que como padres la emoción habla más alto, pero mi consejo es para que usted conduzca esa situación de otra manera. Cuando vaya a dar la cena, combine con él y deje claro que usted no dará más dinero en caso de que estorba el presupuesto.

Esta conducta será muy importante para la formación de él como consumidor consciente, entiende? Con el mes, el niño empieza a entender los límites, cómo trabajar la tolerancia a la frustración y aprender a gestionar ese pequeño recurso. Poco a poco perfeccionará su inteligencia financiera y en el futuro sabrá lidiar con valores mayores.

El hecho es que usted necesita aguantar firme y no ceder. Recuerde que usted está al mando de la formación de ese hijo y nuestros pequeños necesitan límites! Él puede estar enojado, triste, golpear la puerta, pero cuando esté más maduro será capaz de comprender su actitud y será agradecido por ello. Todo conducido con cariño, acompañamiento y claridad en las explicaciones.

Insisto en la cuestión de los límites y del no pedagógicamente contextualizado. Las explicaciones y la paciencia son siempre las conductas más adecuadas en esos momentos. Conozco a muchos adultos con dificultades en administrar su salario ya menudo piden adelanto, los famosos “valles”.

Otros extrapolan en las compras, usan más de una tarjeta de crédito o entran en el cheque especial. Aprender a lidiar con estas cuestiones en la infancia contribuirá a que en la vida adulta se utilice el dinero con más equilibrio e inteligencia.

Es importante analizar la situación como un todo. ¿Será que sabe manejar bien con el tiempo? Tal vez un mes entero para administrar la jornada sea aún difícil, se pierde la noción y lo gasta todo. Una sugerencia es el uso de la semana, así que aprenderá a trabajar con valores menores en tiempos más pequeños.

Un punto interesante es entender la diversidad humana. Cada uno de sus hijos ya presenta un perfil y una forma de lidiar con el dinero. Unos necesitan ser acompañados más de cerca, otros una explicación basta.

Piense que en el momento en que usted está colocando límites y educando financieramente a su hijo, también estará siendo justo con su hija.

La situación traída por el lector Flávia es más común de lo que pensamos. Así, la duda de ella puede ser la suya también y esa interacción es importante para que todos nosotros aprendamos a trabajar mejor estas cuestiones.

Utilice el espacio abajo para hacer su pregunta o sugerir temas para los próximos artículos. ¡Abrazo y hasta más!

Foto “Girl girl”, Shutterstock.

¿La mesada acabó y su hijo quiere más? ¿Y ahora?
4.7 (94.29%) 7 votes