Saltar al contenido

La falta de conocimiento de la CLT perjudica el lucro de las empresas?

En tiempos de crisis, cada centavo es fundamental para equilibrar las cuentas de las empresas. Sin embargo, todo el esfuerzo de ventas realizado por las corporaciones, aliado a la reducción de costos, podrían ser maximizados si la alta administración tuviera conocimiento de varias oportunidades de disminuir sus pérdidas, especialmente en el área de seguridad y salud del trabajador.

La primera de ellas es pagar adicional de insalubridad o peligrosidad por mero hábito o como forma de conceder aumento salarial. Tales adicionales sólo deben ser remunerados mediante laudo técnico y nunca por acto administrativo. El art. 194 de la CLT prescribe que cesado el riesgo, cesa el pago del adicional, pero adicional concedido sin evaluación técnico-legal lo incorpora al salario en dos años.

Descubrir LCI y LCA, todavía se puede invertir?

Además de eso, el pago del adicional de insalubridad o peligrosidad no se cierra en sí, habiendo una cascada de efectos y responsabilidades por su reconocimiento, a ejemplo de la jubilación especial y el pago del SAT – Seguro de accidente del trabajo – suplementario (6, 9 o 12% de incremento en la nómina).

Por otro lado, dejar de pagar un adicional de insalubridad o peligrosidad que se debe, puede costar caro a la empresa, especialmente si la cuestión se convierte en un proceso laboral, en el cual la empresa se encargará de los honorarios periciales y los costos del proceso. Por eso, es necesaria la gestión de las condiciones insalubres y peligrosas para no crearse pasivos que pueden transformarse en un elefante blanco.

Otro problema laboral es la elaboración del PPRA – Programa de Prevención de Riesgos Ambientales – y del PCMSO – Programa de Control Médico en Salud Ocupacional – los cuales pueden servir como confesión de culpa de la empresa, si se elaboran sin observancia a la defensa empresarial. Tales documentos invariablemente circulan entre varios actores sociales, ávidos en sacar provecho de cualquier colocación que puedan vulnerabilizar a la empresa.

En el área previsional, la cuestión sigue siendo más delicada. El FAP – Factor Accidentario de Prevención – es un flexibilizador del RAT – Riesgo de Accidente del Trabajo (antiguo SAT – Seguro de Accidente del Trabajo). El FAP puede ser una penalización o recompensa en razón del desempeño de la empresa en seguridad y salud en el trabajo, ya que varía de 0,5 a 2,0, haciendo que el RAT sea reducido en un 50% o aumentado en un 100%. Muchas empresas ni siquiera accede al sitio de la Seguridad Social, ya sea para conferir su FAP, ya sea para utilizarlo como bonos, perdiendo una oportunidad de reducir su RAT.

Recomendado libro electrónico gratuito Educación Financiera en el lugar de trabajo

El NTEP – Nexo Técnico Epidemiológico Previdenciario – es el establecimiento automático de nexo de causa en enfermedades ocupacionales. La empresa debe conocer muy bien su mecanismo, así como diariamente consultar el sitio de la Seguridad Social para evitar sorpresas desagradables, a ejemplo de accidente o enfermedad sin relación con el trabajo, que acaban, por error, generando beneficio accidental (B91), cuando debería (B31), cuyos reflejos para la empresa son el pago del FGTS durante el alejamiento, estabilidad del asegurado en el retorno del alejamiento y posible acción de indemnización, motivada por los documentos declaratorios de la Seguridad Social. El NTEP debe ser discutido en las situaciones de establecimiento del nexo causal presuntivo, con comprobación de que la enfermedad no tiene relación con el trabajo.

Otro punto vulnerable de las empresas es en cuanto a las acciones regresivas movidas por la Previsión Social, contra las empresas que supuestamente son responsables de accidentes o enfermedades que generaron desembolso de la autarquía. El punto clave en la defensa de tales acciones es la comprobación de que no hubo negligencia en cuanto a las normas estándar de seguridad e higiene del trabajo, en los términos del art. 120 de la Ley de Beneficios de la Seguridad Social (Ley 8.213 / 91).

Las empresas pecan por incumplir elementos de la legislación que son meras formalidades, pero que acaban por responsabilizar a la empresa en la ocurrencia de un accidente o enfermedad.

En la meseta de la Seguridad Social, una cuestión que ha redundado en perjuicios para las empresas es la jubilación especial. Beneficio creado en 1960, la jubilación especial aleja al asegurado expuesto al agente nocivo precozmente (25, 20 o 15 años) del trabajo. Sin embargo, la empresa participa en el coste de esta jubilación con 6, 9 o 12% sobre la nómina (SAT suplementario).

El documento que evalúa la condición de exposición del asegurado es el LTCAT – Laudo Técnico de las Condiciones Ambientales de Trabajo – que a menudo se confunde con el PPRA – Programa de Prevención de Riesgos Ambientales, que es un documento laboral y cuya legislación es distinta de la aplicable a la elaboración del LTCAT. Como resultado, el LTCAT se elaboró ??de forma incorrecta, dejando de considerar agentes que podrían en el futuro generar jubilación especial o, considerando agentes que no conceden la jubilación especial, creando expectativas en los empleados y trayendo serios disgustos a la empresa, tales como multas y arbitraje SAT suplementario para todos los asegurados de la empresa.

Recomendada libro electrónico gratuito invertir sin miedo a los bonos del gobierno

Como consecuencia de un LTCAT mal elaborado, el PPP – Perfil Profesional de la Seguridad Social – no podría ser diferente, ya que se rellenó con información del LTCAT. Entre las trampas contenidas en el PPP podemos citar la prueba del nexo causal con relación a enfermedades ocupacionales, las acciones de equiparación salarial en virtud de la equivocada descripción de actividades, los conflictos de llenado del código de la GFIP con la documentación existente en la empresa y, finalmente, el uso en la Justicia Laboral como ratificador del pedido de insalubridad.

Para finalizar, es necesario aclarar que las empresas deben primar por elaborar documentos que sirvan como prueba favorable a sus intereses y, no lo contrario, una vez que un documento mal elaborado puede redundar en una serie de efectos dañinos y costosos para las compañías.

La falta de conocimiento de la CLT perjudica el lucro de las empresas?
5 (100%) 2 votes