Coronavirus: ¬Ņqu√© significa para tu dinero?

JEFF PRESTRIDGE: tiempos difíciles, pero es hora de ordenar sus finanzas


C√≥mo ha cambiado el mundo desde la √ļltima vez que puse l√°piz a papel para los cambios de Moneywise que tendr√°n un profundo impacto en la forma en que vivimos y valoramos a aquellos a quienes subestimamos mucho anteriormente. Por ejemplo, los trabajadores de salud de nuestro pa√≠s, ya sean enfermeras, m√©dicos o personal de apoyo, como limpiadores y porteadores, y aquellos que cuidan a los d√©biles y ancianos.

Me considero uno de los m√°s afortunados. Mi salud se ha mantenido buena, a diferencia de algunos de mis colegas.

Financieramente, he tomado un recorte salarial doloroso para garantizar que mi empleador (DMGT plc) supere la vorágine económica actual, pero al menos todavía estoy trabajando. Muchos de mis amigos están desempleados, abandonados o se preguntan si el negocio en el que vertieron corazón y alma sobrevivirá.

Por supuesto, la salud de la población del país sigue siendo primordial, pero en el mejor de los casos su futuro financiero y el de millones de personas sigue siendo incierto. En el peor de los casos, es bastante precario, a pesar de los espléndidos esfuerzos del Gobierno para proporcionar una base financiera satisfactoria a la mayoría de los hogares afectados por el coronavirus. La agitación económica es inevitable, como lo es la recesión.

Trabajar desde casa ha sido un desaf√≠o para m√≠, con nuevas tecnolog√≠as para enfrentar y nuevas formas de comunicarnos con nuestros compa√Īeros de trabajo (Zoom y Slack). Pero tiene sus beneficios. Sin desplazamientos, menos reuniones que requieren mucho tiempo y la oportunidad de caminar, correr o andar en bicicleta la mayor√≠a de los d√≠as.

Incluso me las arreglé para rastrear series de televisión. Nunca tuve tiempo de ver películas como A Bit Of A Do, protagonizada entre otros por David Jason y Gwen Taylor, y Outnumbered (lo que todavía me hace aullar de risa).

Incluso he comenzado a interesarme m√°s por nuestra vida de las aves, maravill√°ndome de los petirrojos amistosos que ignoran felizmente todas las pautas de distanciamiento social y los zorzales j√≥venes que hacen sus primeros vuelos tentativos despu√©s de ser expulsados ‚Äč‚Äčde su nido.

El actual embrollo económico también me ha obligado a hacer algo sobre lo que escribo a menudo, pero por falta de tiempo rara vez se pone en práctica.

Es decir, realizar una auditoría de mis finanzas personales.

Con mi ingreso reducido, he revisado todos mis gastos, asegurando que todos mis gastos sean necesarios. No es exactamente el equivalente del purgatorio financiero (todos necesitamos un poco de diversión en nuestras vidas), pero me he asegurado de que estoy obteniendo una buena relación calidad-precio en el seguro de la vivienda y el frente de la energía.

Una serie de membresías a cines y galerías se han dejado sin efecto debido a que no las estaba usando lo suficiente.

También he tratado de mantener mi cofre de guerra de efectivo (un Cash Isa amigable con los impuestos) recargado, a pesar de un salario reducido. No estoy tan preocupado por ganar maní en términos de interés. Estoy más interesado en tener un amortiguador financiero sólido como una roca.

En cuanto a la inversi√≥n, al principio tom√© la decisi√≥n de no bloquear el valor de mis acciones y acciones en l√≠nea Isa. Me he pegado casi religiosamente a mis armas, sin vender nada y cristalizando cualquier p√©rdida. De hecho, he realizado una peque√Īa recarga, ocasionalmente invirtiendo peque√Īas cantidades en fideicomisos de inversi√≥n ampliamente diversificados con un mandato global o brit√°nico. Por supuesto, mis acciones de inversi√≥n podr√≠an considerarse tontas, pero estoy seguro de que en los pr√≥ximos cinco a√Īos, se ver√°n m√°s inspiradas que las acciones de un periodista de dinero loco en el cierre.

S√≠, los dividendos de acciones han tenido un gran √©xito, ya que Reino Unido y Global Plc han tirado de las riendas financieras, una decepci√≥n tanto para quienes buscan ingresos como para aquellos a quienes les gusta reinvertir sus dividendos para mejorar sus carteras de riqueza. Pero la mayor√≠a de los fideicomisos en los que invierto tienen reservas de ingresos compiladas durante muchos a√Īos. Reservas que deber√≠an, en el corto plazo, ayudar a mitigar algunos de los recortes de dividendos de la compa√Ī√≠a ya anunciados o por suceder.

Le insto a que visite el sitio web de la Asociaci√≥n de Compa√Ī√≠as de Inversi√≥n (Theaic.co.uk) y lea la secci√≥n sobre h√©roes de dividendos, una descripci√≥n un poco exagerada dadas las circunstancias actuales, pero estos fideicomisos tienen una forma de generar ingresos a trav√©s de contra viento y marea.

Para aquellos que luchan financieramente, no entierren la cabeza en la arena. Hable con su banco o sociedad de construcci√≥n. Hable con personas como el Consejo de Ciudadanos y el Servicio de Dinero y Pensiones. Hay mucha buena ayuda financiera por ah√≠. Si sabe de amigos o vecinos que encuentran cosas dif√≠ciles, ap√ļntelos en la direcci√≥n correcta.

Hasta el mes que viene, les deseo lo mejor. Mejores tiempos, espero, est√°n a la vuelta de la esquina.