Saltar al contenido

Intereses bajos o enésimas prestaciones?

Intereses bajos o enésimas prestaciones? Otro reportaje encaminado por un lector, otro susto. Yo cito aquí la pregunta que encabeza el correo electrónico enviado por su amigo Michel. Piense en el brasileño típico cuando se trata de financiamiento de vehículos, tarjeta de crédito y cheque especial, ¿se preocupa más con los intereses que va a pagar o con el plazo de financiación puesto a su disposición? ¿Dónde está la preocupación con las finanzas personales [Bb] ?

La relación de interés x plazo es la agenda de una fantástica estudio realizado por Ibmec-SP coordinado por el economista Pandelo Domingos, cuyos resultados fueron el tema de una historia en la edición impresa de ayer (9 de junio) en el diario Folha de S. Paulo. Si se tiene en cuenta el aspecto económico, la facilidad en la obtención del crédito ha empeorado -y mucho- la calidad de las decisiones financieras de los consumidores.

Puyés sostiene que la decisión de hacer un préstamo en el banco con intereses prohibitivos tiene más que ver con necesidades puntuales de caja y con la comodidad que con tasas y plazos. El brasileño quiere lo simple, pero se olvida de que el mañana, el día del pago, nunca es fácil. El autor del estudio remite

“Cuanto más fácil la adhesión a la financiación -como el cheque especial, la tarjeta de crédito y los límites preaprobados-, más irracional el consumidor se muestra desde el punto de vista económico, que evalúa la relación costo / beneficio”

En portugués, por supuesto, el brasileño su lote para recibir su salario a fin de mes, pero emplea irresponsablemente cuando tiene una necesidad inmediata o el deseo de comprar fuera de su alcance. Más, tenemos el hábito horrible de apenas calcular el impacto de la porción dentro del presupuesto, pero no de la compra dentro de la realidad de nuestro estándar de vida [Bb] .

Compramos porque algo está “barato”, sin tener el mínimo sentido económico. La pasividad ante los cobros de intereses impide que la negociación de valor sea hecha de forma inteligente, dejando el mercado libre para “flexibilizar” el pago, incursando tasas de interés más altas y mayores ganancias en el crédito directo. El economista Puyó, responsable del material, va más allá

“El banco conoce el comportamiento del cliente y tiene el crédito pre-aprobado para ello. Las operaciones a largo plazo, que tienen mayor valor, suelen ser más racionales porque no implican una decisión impulsiva. Nadie compra un inmueble por impulso. El coche quizá no se encuadre en ello, a pesar del valor más grande. Es bien comprado para mostrar la ascensión social “

El reportaje completo de Folha trae además ejemplos de ciudadanos informados -la mayoría cursando el tercer grado- que realizaron financiamientos de automóviles cuyas tasas de interés son desconocidas. Cada entrevistado afirmó haberse preocupado sólo con el tamaño de la parcela dentro del presupuesto doméstico, aun sabiendo que el valor pagado puede ser muy alto al final de los usuales cinco años. Nadie se acordaba de la tasa de interés firmada en el contrato.

El tirón de oreja queda por cuenta de tres actitudes que me incomodan bastante

  • Pasividad en las negociaciones. ¿Dónde está la pasión demostrada por el bien cuando se trata de pagarlo y honrar su suada jornada de trabajo? Somos demasiado pasivos en las negociaciones [Bb] y olvidamos tener en cuenta la verdadera capacidad de flujo de caja de la familia. Coloque la energía del deseo también para negociar el precio y las condiciones de pago.
  • Falta de información. Salvo rarísimas excepciones, los vendedores normalmente informan datos y aspectos de la compra que sólo refuerzan la mejor alternativa para el comerciante. Nos corresponde a nosotros, ciudadanos preocupados por las finanzas de la casa, investigar alternativas y discutir puntos no abordados por el profesional que nos atiende.
  • Ausencia de percepción financiera. ¿Un interés del 2,15% al ??mes es un interés alto o bajo? Necesitamos estar preparados para responder a esta y otras preguntas. Interés por las matemáticas financieras [Bb] básica del día a día debería ser hábito de todos. A propósito, el 2,15% es un interés alto (mi humilde opinión).

Así que nos quedamos combinados que entre intereses más bajos (una compra más coherente) y plazos más largos, lo mejor es pagar menos y pagar pronto. Nada de “encajar” la parte en su presupuesto o utilizar el crédito fácil sólo porque es fácil. Recuerde que el fácil casi siempre cuesta más caro y trae más efectos secundarios. Esfuerzo para ahorrar sólo hace bien, prueba.

Los resultados de la investigación realizada por el Ibmec-SP muestran un claro deterioro de la conciencia financiera a lo largo de los años. Nos quedamos más previsibles y al mismo tiempo más irracionales. Dan Ariely explica algunas de las razones para esta importante realidad a través del libro “Como era de esperar irracional”, lanzado este año. ¿Y yo? Sigo motivado, con la esperanza de que el cambio de ayuda Dinheirama parte de este escenario. ¿En serio?

bb_shop = “submarinoid”;
bb_aff = “247523”;
bb_name = “fixedlist”;
bb_keywords = “invertir, dinero, cerbasi”;
bb_width = “500px”;
bb_limit = “5”;

Crédito de la foto de stock.xchng

Intereses bajos o enésimas prestaciones?
5 (100%) 4 votes