Saltar al contenido

Hombres y dinero arrogancia y poca humildad

Homens e dinheiro arrogância e pouca humildade Un asunto que siempre me gusta abordar es la forma en que las parejas se ocupan de las finanzas. Este es un tema recurrente, después de todo, todos los meses recibió, a través de mensajes de correo electrónico y comenta Dinheirama, muchos contactos con dudas a este respecto. Una cuestión llamó mi atención prácticamente todas las solicitudes de ayuda son realizadas por las mujeres.

Ellas relatan momentos de angustia creados por la mala administración financiera de la pareja y afirman que los maridos no perciben o no aceptan que necesitan ayuda. Pues es, nosotros, hombres, difícilmente damos el brazo a torcer cuando pasamos por momentos de dificultad – culturalmente, el simple hecho de pedir ayuda puede representar una demostración de debilidad.

Francamente, creo que ya pasó la hora de que ciertos conceptos venir abajo. Brasil ha cambiado y la sociedad necesita encarar las finanzas personales [Bb] como una necesidad absoluta, con potencial de transformar el país y la vida de las personas.

Arrogancia y machismo
Nosotros, hombres, necesitamos llevar un tirón de oreja, pues actuamos con arrogancia y muchas veces sostenemos una voluntad a través de decisiones y mensajes cargados como verdades. Si no bastan las elecciones equivocadas en las finanzas, caemos en el pecado de cerrar la guardia al no admitir nuestros errores.

Esta manera de ser no se refleja sólo en el asunto financiero, después de todo la sociedad moderna está en constante cambio siguiendo siempre el perfeccionamiento como meta. Es tiempo de dividir los resultados, las ganancias y también las pérdidas. Ahora bien, es hora de sentarse y conversar, construir sueños [Bb] juntos, ejecutar proyectos de familia, que pasan a ser mucho más grandes, pues involucra la consolidación de un futuro para todos.

Hora de bajar la guardia
Si usted, lector, leer ese artículo, reflejar y constatar que su vida financiera no es buena, trabaje mejor sus decisiones. Sea más humilde. Es natural pasar por momentos de crisis y situaciones de estrés en que nada parece ir mal. Aproveche ese momento, baje la guardia y divida sus problemas con la familia.

Se permite trabajar las cuestiones al lado de quien ama y busca encontrar una solución que beneficiará a todos. Comience con calma reúna a la familia al menos una vez al mes. Por encima de todo, escucha bastante, negocie su presupuesto [Bb] y priorizando lo que es de necesidad de todos. En ese momento, el ejemplo es fundamental. Sea sincero y sostenga el nivel de vida posible. Para eso

  • Divide y multiplique. No haga nada sin planificar y dividir las responsabilidades con la familia;
  • Tenga siempre todo detallado. Si tiene deudas, tenga los valores, las tasas, los acreedores, todo organizado para que la negociación sea posible;
  • Abra el juego con la familia. Si está enredado con sus cuentas personales, es importante que su cónyuge conozca los problemas – o será prácticamente imposible ayudarle. Mantenga la humildad y sea sincero siempre;
  • Defina objetivos para la familia. Sea un viaje o la adquisición de un bien, las personas necesitan tener metas y recompensas capaces de surgir del esfuerzo y la planificación. Nada es por acaso.

Algunos consejos surgen en el sentido de posibilitar, sobre todo, que hombres y mujeres opten por colocar el asunto dinero en pauta dentro de casa y en sus vidas. Y que eso sea hecho de forma conjunta, con respeto y amor al que se construye cuando dos personas deciden iniciar una familia. La propuesta es valorar una relación en la que no exista sólo un protagonista y, así, el dinero [Bb] de la solución.

Foto de crédito a freedigitalphotos.net.

Hombres y dinero arrogancia y poca humildad
4.8 (96%) 10 votes