Saltar al contenido

Fábula de Esopo soñar es una cosa, tener objetivos concretos es otra

¿Sabes cuál es la diferencia entre sueño y objetivo? Yo suelo lanzar esa pregunta cuando hablo de “El inédito viable”.

Lo inédito, lo que aún no tenemos y no somos, pero que mucho queremos hacerle viable. Por lo tanto, el inédito viable es el “todavía no” un sueño posible, pero que para tonificarse realidad, necesita transformarse primero en objetivo. Sí, hay diferencia.

  • El sueño es el producto de la ilusión, la imaginación, la fantasía, ensueño, un deseo vehemente es ganar la lotería.
  • Objetivo es el valor final para el que convergen progresivamente los resultados de las sucesivas iteraciones, es ir a la lotería, llenar la rueda (papel con los números) pagar y comprobar los números ganadores, acción!

Hay gente que sueña tanto con lo que va a hacer con el premio que olvida hasta de apostar …

Sueño es bueno, es inspiración; pero es la acción, que es derivada del objetivo, que hace que las cosas sucedan de verdad. Es necesario actuar, más que soñar.

eBook gratuito recomendado Tener una vida Rica depende sólo de ti

Ver lo que esta fábula de Esopo nos enseña

Desde el siglo VI aC Esopo nos enseña en esta fábula sobre soñar y mantener la ejecución bajo vigilancia. Él fue un escritor de la Grecia antigua.

Le invito a leer la fábula, entonces haré una breve aplicación.

Una graciosa y joven campesina, que acababa de recoger la leche de las vacas, volvía del campo con un balde lleno, casi desbordado, equilibrándolo con gran pericia y elegancia a su cabeza.

Y mientras caminaba, feliz de la vida, dentro de su cabeza los pensamientos no paraban de llegar. Y consigo misma, ajena a todo, planeaba las actividades y los acontecimientos que imaginaba como ciertos para los días venideros.

“Esta buena y rica leche,” ella pensaba, “me dará una formidable crema para la mantequilla”. La mantequilla llevaré al mercado, y con el dinero compraré una porción de huevos para chocar.

Y cómo serán graciosos todos los pollitos al nacer. Hasta ya puedo verlos corriendo y cazando por el terreiro. Cuando llegue el primer día de mayo, vendré todos y con el dinero compraré un adorable y hermoso vestido nuevo. Con él, cuando vaya al mercado, de seguro seré el centro de atención.

Todos los muchachos me miran. Ellos entonces vendrán e intentarán coquetear conmigo, pero yo inmediatamente mandar a todos a cuidar de sus vidas!

Mientras ella pensaba en cómo sería su nueva vida a partir de aquellos deseados acontecimientos, desdentadamente echó atrás la cabeza, y sin querer cayó en el suelo el cubo con la leche.

Y toda leche fue derramada y absorbida por la tierra, y con él, se deshizo la mantequilla, los huevos, los pollitos, el vestido nuevo, y todo orgullo cuya ilusión ya había transformado en realidad.

Lectura recomendada El control y la planificación financiera personal donde a empezar?

Sueños, objetivos e imprevistos

Es fundamental soñar y entonces desplegar esos sueños en claros objetivos de vida.

Una casa para vivir, un vehículo para transportarte, un viaje para siempre recordar, en fin, lo que tiene sentido para ti y te motiva a actuar.

Tan importante como tener objetivos (y actuar para alcanzarlos), es pensar que en medio de la jornada, cosas inesperadas pueden suceder. Así, es fundamental estar preparados para los imprevistos.

En un lenguaje financiero soñar, crear objetivos para alcanzar el sueño, trabajar, generar ingresos, gastar menos de lo que gana, hacer un fondo para las emergencias, hacer inversiones para multiplicar su capital y alcanzar la cantidad de dinero que sea suficiente para hacerlos sueños una realidad.

Es menos romántico que la fábula, pero mucho más probable de convertirse en una realidad. Sabio es aquel que sueña con los ojos abiertos; un enfocado en la meta y otro en los imprevistos … ¡Abrazos y éxito!

Fábula de Esopo soñar es una cosa, tener objetivos concretos es otra
4.7 (93.33%) 6 votes