Saltar al contenido

¿Es posible vender en línea sin tener un e-commerce? (respuesta sí!)

É possível vender online sem ter um e-commerce? (resposta sim!)

Muchos dueños de tiendas físicas todavía ven como un tabú las ventas por Internet. Esta creencia nace de la idea de que hay que entender profundamente de tecnología para entrar en ese mercado. O que es necesario una gran inversión financiera para viabilizar el negocio. O aunque se trata de un ambiente inseguro, en el cual ataques cibernéticos pueden generar pérdidas o pérdida de informaciones valiosas.

Esta visión no es más que sentido común, siendo propagada por personas sin conocimiento sobre el tema. A pesar de todos los hechos mencionados anteriormente siguen siendo realidad en casos muy específicos, esto ya no es la regla en el comercio electrónico (comprobar la evidencia aquí y aquí). El sector vive un proceso de evolución constante, incorporando nuevos servicios y recursos que evitan esas situaciones de forma simple y práctica.

Los mercados son el ejemplo perfecto para probar esta nueva realidad. En este modelo el comerciante ha proporcionado la totalidad de la infraestructura de ventas, marketing, gestión de pagos y la prevención del fraude, presentes en los lugares de los grandes minoristas. Todo ello sin la necesidad de hacer una gran inversión de tiempo y dinero.

¿Cómo entrar en los mercados?

Los integradores están entre las opciones más utilizadas en Brasil por los comerciantes para conquistar el acceso a los mercados. En ese formato el comerciante ya tiene un e-commerce estructurado y apenas utiliza el servicio para hacer la conexión con los sitios de las grandes redes minoristas. No siempre es la mejor alternativa para entrar en ese mercado, principalmente para quienes aún no tienen una tienda online.

Una alternativa práctica para quienes no tienen un e-commerce es utilizar el Olist. En este caso, el usuario dispone de una tienda ya integrado los principales minoristas en el país. Además, se puede administrar en una sola plataforma el registro de productos, gestión de pedidos, gestión financiera y el control logístico de todas las ventas.

De este modo el comerciante no necesita perder tiempo estudiando tecnología o construyendo una tienda virtual de cero. Sólo tienes que estar con la documentación al día y tener fotos y textos de descripción de los productos para empezar a vender.

Diferencias entre la tienda física y el mercado

Aunque el Olist descompone el proceso de venta en los mercados, el comerciante también necesita estar preparado para actuar en ese mercado. Es necesario gestionar con rigidez aspectos como precio, logística y atención al cliente. La lógica de control de estos elementos es muy diferente en el medio en línea.

Uno de los principales cambios que el comerciante necesita hacer es en la gestión de inventario. Los principales mercados del país (B2W, Cnova, Walmart y Mercado Libre) reciben más de 70 millones de visitantes al mes. Esto amplía el alcance geográfico del comercio y también el volumen de negocios que la tienda pasa a concretarse. Es necesario estar preparado para gestionar ese salto en la demanda teniendo productos a pronta entrega y agilidad en el envío de los paquetes.

Otra transformación ocurre en el aspecto financiero. A diferencia de la tienda física, el pago de las ventas no ocurre inmediatamente. Generalmente los traspasos se concentran en una fecha fija, lo que requiere una gestión eficiente del flujo de caja.

También es importante priorizar la atención al cliente. Aunque no hay contacto directo con él, será necesario gestionar problemas como intercambios y devoluciones. Es necesario monitorear y responder con agilidad todas las ocurrencias en los mercados para evitar perjuicios.

Por último, vale repensar la preciosización de los productos en las ventas en línea. Como no hay gastos con marketing o equipo de vendedores, se pueden practicar precios más bajos para garantizar la competitividad del producto.

conclusión

Apostar en los mercados es la alternativa ideal para vender más en la crisis y garantizar el crecimiento del negocio sin grandes inversiones. Es una gran oportunidad para explorar el potencial del comercio electrónico de forma práctica y segura.

Con el Olist el acceso a ese mercado ya no está restringido a grandes empresas o especialistas en tecnología. Y si el resultado es positivo, ese puede ser el punto de partida para que su tienda física también entre en el comercio electrónico.

¿Todavía tiene dudas sobre cómo vender en los mercados? Comente abajo.

¿Es posible vender en línea sin tener un e-commerce? (respuesta sí!)
4.8 (96%) 10 votes