Saltar al contenido

En el caso de que se produzca un accidente,

Dinheirama Entrevista Neide Ayoub, Coordenadora do PROCON-SP Uno de los principales objetivos de nuestro trabajo es ofrecerle a usted, lector, información capaz de dirigirlo hacia decisiones más coherentes e inteligentes, especialmente en lo que se refiere a las finanzas personales. Uno de los grandes desafíos de los días de hoy es tratar con la abundante oferta de productos y, principalmente, de crédito para comprarlos.

Son frecuentes los casos en que sentimos (y vivimos en la piel) las consecuencias de una decisión tomada de forma atabalho, y eso tiene reflejos en nuestra dignidad y en la forma como conducimos nuestro día a día familiar. Entran en escena nuestros derechos y los órganos de apoyo al consumidor, siempre atentos a las prácticas utilizadas por las empresas y listos para atender y facilitar el entendimiento de situaciones complejas que involucran nuestro presupuesto (contratos, cuentas, etc.).

Tuve la gran oportunidad de hablar de todo esto con Neide Ayoub, Administración y Economía de la Universidad Mackenzie, MBA de la FIPE y Coordinador PROCON-SP actual. Acompañe nuestra conversación

Neide, me gustaría comenzar nuestra charla felicitando a la Fundación PROCON por el trabajo realizado en favor de nuestros consumidores y pedir que usted detalle mejor cómo funciona y en qué tipos de dudas / problemas el PROCON puede auxiliar a nuestro lector.

Neide Ayoub Gracias Conrado. También quiero felicitarte por el trabajo en Dinheiroma, una de las mejores uniones de conocimiento especializado con lenguaje accesible e información enfocada en los legítimos intereses de los consumidores.

En el caso de que se produzca un cambio en la calidad de la información, se debe tener en cuenta que, en el caso de los consumidores,

Nuestras demandas son almacenadas y compartidas en una base de datos de Reclamaciones Fundamentadas creada por el PROCON, en 1991 en respuesta al Código de Defensa del Consumidor. Desde 2011, nuestro banco pasó a integrar el Sistema Nacional de Reclamaciones Fundamentadas, con gestión técnica del Departamento de Protección y Defensa del Consumidor (DPDC) del Ministerio de Justicia y, a partir de mayo de este año, de la recién creada Secretaría Nacional del Consumidor (Senacon), cuyo resultado es un mapeamiento de los conflictos de consumo en extensión nacional.

Estas informaciones subsidian en la prevención, educación, fiscalización, prensa, ajustes de conducta y demás trabajos en la esfera administrativa, además de enjuiciamiento de acciones civiles públicas, cuando la situación lo requiera. Todo ello contando con un programa de municipalización, a través de 250 PROCONS municipales en el Estado.

Siendo responsable de la política estatal de defensa del consumidor, el PROCON también puede asumir nuevas atribuciones si los cambios de mercado exigen. Este es el caso del Núcleo de Tratamiento del Superendividado, ya que no trabajábamos referido tema antes de 2006.

Sólo un detalle más nuestra atención se restringe a las relaciones de consumo, es decir, las que cuentan de un lado con el consumidor finalista, y del otro con el proveedor, aquel que desarrolla determinada actividad comercial con habitualidad. Aunque el CDC puede tener artículos aplicables a las relaciones de consumo de personas jurídicas, atendemos sólo a personas físicas.

¿Cuáles son hoy los principales problemas recibidos por ustedes en relación a financiamientos y préstamos y cómo podrían ser evitados?

NA El área de Asuntos Financieros ha sido hace unos años, la mayor parte demandada lunes a la agencia, en segundo lugar solamente a los productos – los otros son alimentos, salud y servicios esenciales y privada. Pero, vean, en nuestro Ranking, en que son clasificados los proveedores más reclamados, en el año 2011 el 1º y 3º lugares fueron ocupados por bancos.

En parte, el gran problema se deriva de la falta de transparencia en cuanto a las implicaciones de la contratación de productos bancarios. Contratos llenos de cláusulas estratégicamente complejas, con metodologías de cálculos no estandarizados, problemas en el llenado y alternancia de criterios según la conveniencia en un mismo contrato, en fin, una serie de problemas que llevan a valores que no confieren con el pactado.

Este escenario revela una regulación floja y fiscalización poco actuante por parte del Banco Central de Brasil, aunque innumerables veces “provocado” por entidades civiles y públicas de defensa del consumidor. Denota, también, una importante laguna en términos de una atención eficiente y comprometida por parte de las instituciones financieras.

El tema más reclamado en el área de asuntos financieros es tarjeta de crédito, cuyos principales problemas son no reconocimiento de compras, seguros, tarifas y demás lanzamientos y aún el envío de tarjeta no solicitada. También hay problemas con el “pago mínimo”, presentado por los consumidores al sorprenderse con un enorme saldo remanente. En estos casos, es común encontrar acreedores que rechazan renegociaciones anteriores al plazo mínimo de 60 o 90 días de morosidad.

La demanda es elevada también con relación al cobro de tarifas y de “resarcimiento de gastos de terceros” no justificado, además de lanzamientos, transferencias, retiros y préstamos en cuenta corriente, incluso originarios de beneficio previsional, y, además, cobro abusivo por retraso en el pago.

¿Cómo ve el papel de la educación financiera para ayudar a los consumidores a entender mejor sus derechos y al mismo tiempo tener más detalles antes de realizar operaciones financieras?

NA La educación financiera es importante, pero no suficiente si tenemos en cuenta que la manera en que manejamos el dinero más estrechamente relacionado con nuestra base emocional que nuestra lógica racional para decidir, prestar atención antes de que el corazón y el uso de nuestra racionalidad muchos a veces tan sólo para convertir nuestra elección en la “mejor decisión”.

Y tenemos que recordar que no cambiamos nuestra matriz emocional con cursos, charlas o lecturas de cartillas de educación financiera. Por lo tanto, un conjunto de acciones dirigidas a la educación financiera promueve una iniciación que requiere maduración con elementos de la psicología a fin de conquistar el imprescindible autoconocimiento y el deseado equilibrio financiero.

De ahí que nuestra asociación con la profesora Vera Rita Ferreira de Mello, una referencia en la psicología económica, disciplina en la que nos encontramos con elementos para dotar a los consumidores en la toma de decisiones.

Ejemplo podemos demostrar, en un curso, todas las ventajas financieras de la compra a la vista sobre la cuota, pero, saber ahorrar por un plazo razonable para hacer viable la mejor opción requiere mucha disposición. Tenemos obstáculos también en el campo social un fuerte enaltecimiento del individuo, cuya clasificación se basa casi exclusivamente en el patrón de consumo, lo que lleva a una sensación de obligación casi cívica en consumir.

Nuestra cultura tampoco colabora al no prestigiar las ciencias exactas, siendo que la educación financiera requiere aprendizaje de conceptos nuevos no siempre atractivos para quien no posee alguna familiaridad con las matemáticas. Oímos decir, sin ningún tipo de vergüenza, “los cálculos de odio”, “no me gustan las matemáticas”, pero oímos expresiones tales como “no les gusta escribir con fluidez” o “odio un buen portugués”.

Hay cierta confusión de los lectores y consumidores entre portabilidad de crédito y refinanciación de deudas. ¿Puede usted explicar las diferencias y en qué debemos prestar atención en ese punto?

NA En la portabilidad, el banco original de transferir el contrato a otra institución elegida por el consumidor y soportes recibir la deuda y continuar a gestionar la respectiva amortización – el mantenimiento de las condiciones, excepto la tasa de interés que puede ser diferente o no del principio contratado.

Cualquier otra modificación, además de los intereses, será suficiente para descaracterizar la portabilidad y transformar la operación en una refinanciación del saldo deudor ante la otra institución. Esto implica un nuevo hecho generador de IOF, además, por supuesto, de eventuales gastos contratados en la nueva operación. Más detalles sobre esta diferencia se pueden leer en esta noticia (haga clic aquí).

Por lo tanto, en la portabilidad no existe la misma participación del consumidor que existe en la transferencia, ya que la operación de transferencia se da entre instituciones a través de un TED cuyo costo es de responsabilidad del banco emisor.

En la refinanciación, es el propio consumidor quien liquida la deuda en el banco original con el préstamo contraído en una nueva institución. En esta transacción, es importante comprobar si el abatimiento de los intereses proporcionales informado por el banco original confiere con el derecho de liquidación anticipada previsto en el Código de Defensa del Consumidor.

En el caso de que el consumidor no encuentre un banco con un tipo inferior que esté dispuesto a recibir una transferencia a través de la portabilidad, pero sólo las ofertas de refinanciación, debe comparar el Costo Efectivo Total (CET) de la operación original con el del nuevo préstamo. En el sitio de Procon está disponible un programa para el cálculo del CET que es muy fácil de usar.

En el caso de que el consumidor tenga en cuenta sólo el valor de la prestación, puede hacer un mal negocio, pues con la modificación del plazo de financiación que el consumidor estará sujeto en la refinanciación, la prestación deja de ser una buena referencia de comparación entre los dos planes de pago – una prestación inferior a la del contrato original puede ser fruto de una tasa de interés mayor en una operación de mayor plazo.

Todavía sobre la portabilidad de crédito, parece que ponerla en práctica no es algo simple. Los consumidores también se quejan de la desinformación por parte de los asistentes bancarios y, en algunos casos, de mala voluntad. La resolución es clara en lo que se refiere a los derechos en este sentido? ¿Qué debe saber el lector y cómo debe actuar?

NA formación profesional insuficiente es una constante, no sólo en los bancos, en los que el problema puede ser más evidente. Pienso que en parte el hecho se debe a la precariedad del sistema de educación y, en parte, por una política creciente de reducción de costos ampliamente adoptada en gran parte de las empresas en general.

También tiene el hecho de la Resolución n. 3401, que establece la portabilidad del crédito, ser extremadamente técnica, así como todas las normas del BACEN, pues se dirigen al propio segmento. Hay también mucha resistencia de los bancos en hacer la portabilidad para clientes en dificultades financieras, ya que el procedimiento generalmente está disponible sólo para los clientes que menos lo necesitan por cuestiones relativas a la reciprocidad.

Podemos considerar que falta, sí, una mejor interlocución del Banco Central con el ciudadano común, ya que sólo una lectura cuidadosa de la Resolución 3401, junto con la Carta Circular 3336 que instituye el TED como único instrumento legal para la operación, posibilita el perfecto conocimiento de las normas. Y es ese el escenario que viene posibilitando incautos consumidores intercambiar sus contratos de forma desventajosa.

Muchos lectores reclaman que intentaron renegociar sus deudas junto a los bancos e instituciones financieras, pero sin éxito. ¿Cómo podemos ayudarlos? ¿Qué pasos deben seguir? ¿Formalizar una propuesta y pedir ayuda de PROCON facilita este proceso?

NA Maldita sea, me gustaría hablar con el PROCON puede intervenir con las instituciones financieras en relación con el cumplimiento de sus valores sociales, obligándolos a recepcionarem créditos portados de otros bancos cuando los consumidores de buena fe necesitan para revertir una insolvencia inminente presupuesto – pero, desgraciadamente, la aceptación de créditos de otros bancos es mera liberalidad y difícilmente conseguida por los consumidores que la necesitan, como he mencionado.

Por otro lado, estamos para iniciar el “Programa de Apoyo al Superendividado”, que tiene varios propósitos, entre ellos acciones junto a instituciones públicas y privadas en el sentido de promover un cambio tanto en la concesión del crédito, como en la renegociación de deudas.

Estamos firmando un convenio con el Tribunal de Justicia de SP, con el que desarrollamos un Proyecto-Piloto cuyo informe final y diapositivas de presentación de los resultados pueden ser vistos aquí (click), donde ofrecemos una clasificación de los acreedores demandados en el proyecto a partir de los índices de deuda ausencia y presencia.

El trabajo permitió detectar algunos problemas altamente perjudiciales para el consumidor, como el pago mínimo de la tarjeta de crédito, en la que el consumidor antes liquidaba sólo el 10% del saldo de la factura, para luego ser gravado con cargos del 11% al 13%. También hemos tenido dificultades para trabajar renegociaciones colectivas, siempre que el deudor contara en el rol de acreedores, contratos de préstamo consignado, en función de la ausencia o falta de propuestas de los bancos acreedores.

Gracias por la disponibilidad en atendernos. Por favor deje un mensaje final para los lectores interesados ??en poner en práctica su ciudadanía y lidiar mejor con sus finanzas. Hasta la próxima.

NA Me valgo de las palabras de un noble profesional en finanzas con rara equipaje en nuestros círculos profesionales. En su blog “El dinero siempre,” Louis Frankenberg, buscando a desentrañar – con la propiedad que le son propias – las razones que llevan a los consumidores a dejarse llevar por el consumo de recursos, son firmes en afirmar que carecen de “tener opinión propia, sabiendo lo son sus objetivos y prioridades de la vida, para seguir su propia cabeza, la personalidad y pensamientos “.

Me despido agradeciendo una vez más y felicitando a todos del Dineroma por el excelente trabajo realizado por nuestros consumidores y ahorradores. Quedo a disposición. Hasta la próxima.

Fotos divulgación y sxc.hu.

En el caso de que se produzca un accidente,
5 (100%) 1 vote