Saltar al contenido

El pacto entre los tres poderes

En poco tiempo, el gobierno de Jair Bolsonaro recibió dos demostraciones de calles importantes.

La primera contra el recorte de fondos en la educación. Cortar un poco disociado de la realidad porque los recursos son absolutamente escasos; que limitan la transferencia de fondos. Luego se encontró el malversación de estos recursos por parte de las universidades. El gobierno dijo que no había recortes sino contingencias, y poco después saludó con destinos.

La segunda manifestación callejera tuvo lugar el 26 de mayo. La manifestación tenía como objetivo apoyar al gobierno, apoyar reformas (situación rara) y cuestionar las posiciones de los políticos y miembros del poder judicial. El presidente Bolsonaro incluso dijo que apoyaba. Pero luego pasó a hablar del movimiento espontáneo de la población; Pero bien encampado por personas y políticos junto al presidente. Tuvimos demostraciones de calles en todas las capitales de los estados de la federación y de Brasilia.

Del resultado del movimiento, podemos inferir que eran lo suficientemente grandes y dispersos que los tres poderes no podían cerrar los ojos, pero no lo suficientemente grandes y dispersos como para acorralar el Congreso Nacional y el Poder Judicial. Por lo tanto, en nuestra opinión, llegaron a la dimensión exacta para no causar vergüenza entre los poderes.

Es tan cierto que el presidente Bolsonaro invitó a los presidentes de la Cámara, el Senado y el STF a una reunión en el Palacio de Alvorada para una reunión. Demostrando que no había resentimiento. De tal reunión, quedaba la posibilidad de dar formato a un pacto entre las tres potencias, incluidas las metas, que deben firmarse hasta el 10 de junio. Según informó el ministro Onyx Lorenzoni .

El ministro Paulo Guedes consideró la reunión como excelente y demostró confianza en la aprobación de la reforma de las pensiones. Base inicial para otras reformas aún más importantes desde el punto de vista de la reordenación de la economía.

Bolsonaro ya había declarado “peleas” cerradas con el Legislativo. Además, reconoció que debería hablar más con Rodrigo Maia , a quien hemos calificado como el mayor propagandista de las reformas.

Rodrigo Maia, por otro lado, continúa presionando a Samuel Moreira para que presente su evaluación antes del 15 de junio (las audiencias se cierran a fines de mayo) y continúa predicando la reestructuración del Estado.

Paulo Guedes también proyecta que sería bueno para la reforma de la Seguridad Social traer ahorros fiscales de alrededor de R $ 1.2 billones en diez años. Pero pocos son los que creen, y el pronóstico es de ahorros de 50% / 75%; en el mejor de los casos Entendemos que la realidad es otra muy distinta.

Los cálculos indican que requeriría un ahorro de aproximadamente $ 1.8 trillones para la estabilización de la deuda, lo que nos dice que el gobierno tendría que hacer otros esfuerzos para eliminar los desequilibrios y comenzar a generar excedentes fiscales rápidamente. Tendríamos que dejar en poco tiempo un déficit fiscal superior al 1,2%, por algo parecido a un superávit del 1,5%.

Ahora la lectura es que la reforma de las pensiones es solo el comienzo del ajuste. El gobierno, además, tendrá que poner las tijeras y reducir los costos, hacer contingencias de gastos y, eventualmente, utilizar parte del exceso de nuestras reservas externas para liquidar la deuda pública.

Con una buena reforma de las pensiones, habría espacio para que el Banco Central de Brasil recorte las tasas de interés y reduzca los costos de la deuda. Si esto no sucede, continuaremos teniendo una vida dura de crecimiento muy lento (hipótesis optimista) y en muy pocos años volveremos a hablar sobre la necesidad de una nueva reforma de las pensiones. El mejor precio de los activos locales depende de esto.

Por lo tanto, solo podemos desear buenos deseos para este pacto entre las tres potencias y esperar que finalmente puedan ordenar nuestro país.

El pacto entre los tres poderes
5 (100%) 3 votes