Saltar al contenido

El famoso sueño americano & # 8230; En la versión brasileña

¿Hola amigo como estás? En mis últimos días de viaje con la familia por las tierras del Tío Sam, es inevitable no pensar en compartir todo lo que viví y observé por esas bandas contigo.

Un poco de mi relación con los Estados Unidos

La primera vez que vine para acá, yo tenía 13 años de edad. A tan soñado viaje a Disney, algo imposible para mis padres me dan, fue patrocinada por mi abuelo, después de la gentileza (enorme!) De mis tíos, en toparme llevarme en el viaje que harían.

Nació allí una pasión enorme por viajes y una gran admiración por Estados Unidos y su pueblo. Pero oras, ¿qué sabe un chico de 13 años? Hoy puedo decir lo siguiente si un “chico” de 60, sigue sabiendo muy poco, imagine uno de 13.

El tiempo pasó, y todo lo que quedó fue una voluntad enorme de volver. Pero, año tras año, estaba complicado arreglar más “avatrio”, ya que él no era un gran fan de los estadounidenses.

Esa mezcla de frustración y voluntad duró hasta mis 25 años, cuando surgió la oportunidad, aún en la universidad, de trabajar (ver sólo usted), justamente en Disney.

La visión de quien rala

Aunque el programa de prácticas internacionales de Disney (International College Program) es muy divertido en varios aspectos, da una buena noción de lo que es trabajar en las posiciones más bajas de una empresa. Hablo de limpieza, tiendas, restaurantes y, como es la vida de quien gana uno de los salarios más bajos del país.

Sí amigo, una de las empresas más fantásticas del mundo, también es la que paga más mal a su “miembro del elenco” (jerga Disney para el empleado). Trabajando las 44 horas semanales normales, retirando el alquiler de Disney por el uso de sus apartamentos, el valor neto final era de algo alrededor de USD 700,00.

Ebook libre recomendada Tener una vida Rica Sólo depende de ti

El gasto en supermercado sumaba otros 300 dólares en la cuenta, y al final aún quedaba 400. Por supuesto, yo hacía horas extras, y engordaba un buen tanto el resultado final. Pero la conclusión de todo esto es no es una molestia. Aquí el dinero vale más, el ingreso promedio es mayor pero, tiene que rallar.

En el caso de que se trate de un problema de salud, la parte del coche, el alquiler de un lugar más grande … Todo está justo y apacible para quien está en la punta de la cadena productiva.

En el caso de que se produzca un accidente de tránsito en el que se haya producido un accidente de tránsito, compran ropas que para nosotros son de “marca” y, viven en un lugar donde hay retorno visible de sus impuestos.

Al final, el sueño tiene contornos de una realidad muy dura.

Los cabellos blancos y las nuevas experiencias

La vida (y mucho trabajo) me agració con posibilidades seguidas de volver a los brazos del viejo “Uncle Sam”. Y a cada ida, viejas idealizaciones que morían, y nuevas percepciones tomaron sus lugares.

Poco importa si en mayor o menor número que en Brasil, percibí que trampiques, esquemas y fraudes también sobran por aquí.

Si hay el “estilo brasileño”, aquí también hay una manera peculiar de intentar extorsionar al turista. Un ejemplo es la hora que usted está tomando el coche en la locadora, cuando el atendido te ente todo cuanto es tipo de “extra” y dobla tu cuenta, aprovechándose de la falta de conocimiento del extranjero.

También existe venta de billetes falsos en tiendas montadas para engañar a turistas. En el caso de que se produzca un accidente en las presentaciones de venta para programas de “time share” (club de fútbol) viajes) e incluso robo de pertenencias en habitación de hotel elegante.

Lectura recomendada 5 consejos para planificar el viaje de sus sueños con la economía

La América que “funcionó”, puede estar saliendo mal

Hay ciertas “instituciones” que eran inmaculadas, aun conscientes de que nada es perfecto y que, donde hay gente, hay mierda. Una de ellas era la “política del cambio correcto”.

Comentario común “en los Estados Unidos no ve a nadie dar cambio a menos; o dan las monedas exactas, o, si no tiene el valor, vuelven dinero más. “Resultado el cliente nunca ERA lesionado.

Comparación obvia con Brasil donde, monedas de “1 centavo” son cosa de museo, y 0,97 es igual a 1,00, siempre. Consumidor “dar centavo” para las empresas se volvió algo tan común que, quien reclama, es mal visto (incluso estando seguro).

Se dice que grandes desastres son la suma de decenas de pequeños problemas. Y, son esas pequeñas señales que muestran el curso de los grandes cambios.

Ya hace 5 años (desde 2011) que he notado cambios “a la brasileña” en restaurantes, hoteles y en los más variados establecimientos comerciales. ¿El cambio dio 53,70? El camarero entrega 53,00 sin el menor pudor.

No amigo, no estoy hablando de un caso aislado. Están hablando de 7 de cada 10 restaurantes, en todos los viajes en estos últimos 5 años. Y no, tampoco se trata del carro de hot dog del “John”, que normalmente vuelve el cambio certinho! Estoy hablando de grandes redes, entre ellas, algunas queridas de los brasileños.

Se agrega a ello, todos los demás esquemas, el sistema de salud problemático, la infraestructura con señales claras de la edad – se estima que 1 de cada 9 puentes de las 607 mil que existen, se clasifican como “estructuralmente deficientes”.

Para dejar todo “conformes” hasta 2028, EEUU tendrá que invertir anualmente 20.500 millones de dólares, según el FHWA (hoy invierte alrededor de 12bi).

En el caso de que se produzca un accidente de tránsito en la ciudad de Buenos Aires, en el caso de que se produzca un accidente, el neumático de un coche parece que volvimos en los años 50.

Recomendada Video Consejos para viajar al exterior de la misma con el dólar tan caro

¡Podría ser en Brasil, pero fue allí!

Y, jamás olvidemos que, aunque los fraudes de la Lava Jet son monstruosos, los mayores fraudes del mundo también son del país más rico del mundo.

La crisis en el mercado inmobiliario en 2008 que se rompió con la economía mundial (no sólo la americana, como es el caso que vivimos aquí), fue creada; no tuvo nada de accidental.

Hubo un grupo que ganó (y cómo) mucho dinero con eso todo. No me voy a extender en ese asunto, pero si quieres aprender un poco sobre eso, la película “La Gran apuesta” trata del asunto de forma relativamente simple.

¿Crees, el mundo pagó el precio de un esquema multimillonario creado para favorecer a quien? ¡Claro, los multimillonarios! ¿Sabe las agencias de riesgo que rebajan a Brasil e hirieron toda la cosa por aquí? Pues es … También participaron del esquema no rebajando papeles sabidamente podridos.

Todo lo que dije podría fácilmente ser un “cuento tupiniquim”, ¿no? Pero no lo fue. Y hay gente que habla del “subprime” como algo, así, chique! ¡Cambada, no fue! Fue golpe, 171, paternidad de la gruesa, y no obra del azar.

conclusión

Cada vez que me acerco a este tema, siempre el que dice la culpa de la ‘chicano’! Puede ver que fue algún latino que estaba en el medio, americanos de verdad no lo hacen.

Como si nosotros, los brasileños, fuésemos otra cosa que no LATINOS y como si todos los demás americanos, sacando a los indios, tampoco fueran inmigrantes. Peor, tener piel clara y el ojo azul pasó a ser sinónimo de honestidad.

Sin duda hay muchos batidores de cartera que encajan en ese estereotipo “latino”. Pero, no tiene muchos de ellos en medio de la galera de los jet privados que casi rompieron el mundo. Y ahí, José?

Hecho hay un abismo social, económico y estructural entre Brasil y los Estados Unidos, y, ni si yo juntar todo lo que puede haber de mal por aquí, voy a conseguir siquiera acercarse a hacer de Brasil un país aceptable dentro de los moldes estadunidenses. Contra los hechos es inútil argumentar.

Lectura recomendada Precaución su poder de compra es en peligro!

Pero con el paso de los años, mi percepción cambió. Hoy, llego a sentir pena de aquella versión que tenía una necesidad casi desesperada de hablar mal de Brasil y, si todo iba bien, mudarse a la Florida. No todo lo que reluce … ¡Usted sabe!

La pregunta inevitable que cambiaría aquí si tuviera la oportunidad? Probablemente sí. Pero, sin ese sueño juvenil de la “belleza americana”. Sabiendo que la vida aquí es dura y gris como en cualquier parte del mundo.

Que sonrisas, céspedes perfectos y cercas blancas, son mucho menos frecuentes de lo que les gustaría hasta los propios habitantes de ese lugar. Pero que, con todos los defectos, las cualidades todavía hacen de éste un lugar digno de habitar los sueños de quien quiere vivir mejor.

En el otro extremo, Brasil, con todos sus defectos, todavía tiene algo que no sé si conseguirá sentir aquí la sensación de estar, de hecho, en casa. ¡Un abrazo y nos vemos pronto!

El famoso sueño americano & # 8230; En la versión brasileña
5 (100%) 1 vote