Saltar al contenido

¿El escenario económico mejorará en 2016? ¡No! ¡Comprenda y prepárese!

Marcio Antonio Salvato de Economía coordinador del curso IBMEC-MG, y Reginaldo Nogueira Pinto Junior, coordinador de Relaciones Internacionales curso IBMEC-MG, señalan sus calificaciones para las perspectivas económicas del próximo año. Salida

Para hablar en perspectivas, es necesario primero mirar hacia atrás. La economía brasileña presentó un desempeño muy débil en los últimos 4 años (2011-2014), con un crecimiento medio del 1,6% aa, a pesar de que la inflación media se situó por encima de la meta del 4,5% aa, con media 6, 2% (aunque ligeramente por debajo del techo del 6,5% aa).

Se suma a esto la situación de incapacidad de mantener superávits mínimos en las cuentas públicas, lo que presionó el crecimiento de la deuda bruta que alcanzó el 63% del PIB en 2014.

El año 2015 ya está casi al final y si analizamos el bienio 2015-16, incluyendo las proyecciones del informe Focus del BACEN, inaugura un período de fuerte ajuste recesivo, con el objetivo de reducir la inflación y el control de los déficit fiscal y externo, que por y en el caso de las mujeres, en el caso de las mujeres, en el caso de las mujeres.

Sin embargo, este será sólo el inicio de los dolores, pues los indicadores apuntan a una lenta reanudación del crecimiento, con inflación aún alta hasta mediados de 2017 y presión sobre el mercado de trabajo hasta finales de 2018.

Este escenario tenebroso para los próximos años es fruto de la tardía agenda para tratar problemas que ya se señalaban fuertemente a finales de 2013 para 2014, pero el esfuerzo de reelección cambió la agenda económica.

Lectura recomendada Qué esperar en 2016 después de los ajustes en la economía?

El déficit fiscal de 2014 y el aumento rápido del stock de la deuda bruta conduce a un escenario de fuerte necesidad de generación de superávit primario, lo que hizo que el gobierno revisara las políticas de subsidios que fueron comunes en el período anterior, así como revisar la política de subsidios control de precios administrados (energía y combustibles).

Esta necesidad de hacer caja produjo lo que llamamos “choque de oferta”, pues aumentó los costos de producción rápidamente, conduciendo la economía hacia un escenario de “estagflación”, es decir, aumento de la tasa de inflación con estancamiento económico.

Para controlar la inflación y renegociar el desplazamiento de un stock de deuda pública mayor es necesario subir la tasa de interés, lo que genera más desacuerdo de la actividad económica y menor generación de caja (menor recaudación) del gobierno.

En este sentido, el esfuerzo de superávit se vuelve una tarea más difícil, pues implica en mayores recortes de gastos, que a su vez generan más desacuerdo económico. Es un círculo vicioso que producirá una fuerte recesión en 2015, con el PIB decreciendo, según dicho Focus, al menos el 3,1%, con una inflación de alrededor del 10%.

Si el ajuste se situara sólo en 2015, podríamos decir que el costo del error de agenda económica de 2014 sería incluso soportado, pero la previsión presentada en el informe Focus en nov / 2015 ya apunta a un decrecimiento del PIB del 1,9% en 2016.

El escenario es tan malo que si acumulamos la perspectiva de crecimiento del PIB en el trienio 2014-16 tenemos un -4,9%, que ya es mayor que las recesiones de los trienios 1929-31 (-4,3%) y 1990-92 -3,8%), sólo siendo menor que el trienio 1981-83 (-6,3%).

La situación trágica es para la Producción Industrial que en el set / 2015 presentó crecimiento de -10,81% acumulado en 12 meses, sin perspectiva de corto plazo para reanudación de crecimiento.

A diferencia de la crisis de 2008 que la producción industrial caía rápidamente, pero los servicios y el comercio se mantenían calientes, el acumulado en 12 meses para las ventas al por menor en agosto / 2015 fue de -6,9%.

La tasa de desempleo ya subió del 6,8% al 8,7% entre enero y agosto de 2015 (datos PNAD / IBGE). La inflación acumulada en 12 meses sigue acelerándose y en octubre / 2015 alcanzó el 9,93%. La tasa de interés (SELIC) subió del 11,5% en diez / 2014 al 14,25% a partir de jul / 2015.

El costo de servicios de la deuda pública ya supera el 8% del PIB, lo que exige un esfuerzo aún mayor de superávit primario. La tasa de cambio se disparó en 2015 y las evaluaciones de riesgo-país subieron juntos.

Se suma a todo esto una completa incapacidad de gestión política de la crisis, con una trayectoria de colisión entre Ejecutivo y Legislativo, en medio de operaciones de la Lava Jato y otras que apuntan alto nivel de corrupción en el país.

Lectura recomendada Gobierno Décimo Congreso Usted necesita saber algunas cosas para proteger su dinero

En medio de todo esto el escenario más plausible es una perspectiva de reducción de la tasa de inflación a partir del segundo semestre de 2017 y recuperación lenta de la actividad económica en el bienio 2017-18, pero con una tasa de crecimiento medio pequeña, en torno a 1, 5% aa

En este escenario, el mercado de trabajo estará bastante precario hasta finales de 2018. El escenario puede ser peor si todavía viene una desaceleración más fuerte de China, combinada con un aumento de los intereses en Estados Unidos.

El escenario puede ser menos mal si la combinación de precios de activos bajos y altas tasas de interés son suficientes para gran atracción de inversiones externas en 2016-17, anticipando la reanudación del crecimiento, aunque aún con tasas modestas.

Más opiniones, mismas preocupaciones

A continuación, vea lo que expertos esperan sobre los principales componentes que definirán el destino de la economía brasileña para el próximo año.

PIB

El próximo año será aún de contracción económica. “Estamos proyectando el -3,2% para el PIB este año y el -2,0% para 2016. El consumo de las familias todavía debe haber caído en la casa del 2,0% en 2016 (después del -2,8% de este año) caen las inversiones del 9,0% (-15,0% después de este año) “, dijo Alessandra Ribeiro, un economista de Tendencias Consultoria Integrada.

El único destaque positivo es el sector externo con aumento de las exportaciones (a causa del cambio) y la caída de las importaciones a causa de la contracción económica y también del cambio.

inflación

En el escenario de la Tendencia Consultoria, el IPCA debe caer del 9,9% este año al 6,5%. El principal motivo para la caída es la desaceleración expresiva de los administrados, después de la corrección de este año. Así, estos precios deben registrar alza del 8,3% en 2016 ante el 17% este año.

El riesgo, sin embargo, es de inflación un poco más alta, debido al riesgo de depreciación más expresiva del cambio, ya que el riesgo de que los gerentes se elevan más altos debido a la energía eléctrica, para la que se proyecta alza del 12% en 2016 después del 53 % en 2015. El riesgo para la energía es aún de pasivos (del pasado) ser repasados ??al consumidor.

interés

En este contexto, los intereses deben seguir altos (en el 14,25%) hasta septiembre de 2016, cuando el Banco Central debe inicializar un movimiento gradual de caída. Por lo tanto, la tasa Selic debería alcanzar el 13% a finales de 2016. “El riesgo, sin embargo, si la inflación en 2016 es peor de lo esperado es el Banco Central de no bajar las tasas de interés”, dice Alessandra.

Los economistas de Credit Suisse evalúan que el escenario puede ser peor. Además de estimar el mantenimiento de Selic en el 14,25% durante todo el año 2016, ellos creen que el escenario para la inflación debido a la fuerte caída del real sugiere la posibilidad de que el BC suba intereses en 2016.

Lectura recomendada ¿Por qué el gobierno eleva la tasa de interés? ¿Cómo defenderme y aprovechar?

intercambio

La expectativa es que el tipo de cambio debe seguir en depreciación el próximo año. De acuerdo con Sidnei Nehme, economista y presidente de la ONG Corretora de Cambio, antes de que el tamaño del déficit fiscal en 2015 Brasil es candidatíssimo haber bajado la nota de calificación (rebaja).

“Si esto de hecho ocurre muchos recursos tendrán que obligatoriamente dejar el país debido regulación de los inversores y otros tantos, hasta los especuladores, van juntos. Las líneas de financiación externa pueden sufrir fuerte caída, la selectividad y la mejora “, dice Sydney.

Hay todavía el temor acerca del alza de interés en Estados Unidos, que seguramente provocará la retirada de Brasil de volúmenes sustantivos de recursos que van al mercado estadounidense.

Según el experto, Brasil es considerado un gran riesgo y no se vislumbra mejora en 2016, por lo que seguirá siendo vulnerable y con tendencia de salida de recursos. “La proyección capturada por FOCUS Boletín R $ 4.20 / US $ a finales de 2016 es absolutamente poco realista, y más propensos a estar alrededor de $ 5 / US $,” proyectos Nehme.

Foto “recesión”, Shutterstock

¿El escenario económico mejorará en 2016? ¡No! ¡Comprenda y prepárese!
4.7 (94.29%) 7 votes