Saltar al contenido

El dinero no es la raíz de todos los males

En el caso de que se trate de una persona que busca esa relación con Dios, por lo tanto, somos todos hermanos de fe.

Al mantener un diálogo constante en este medio es muy común que escucho gente que dice que el dinero es algo malo, sucio, pecaminoso, o la frase clásica “el dinero es la raíz de todo mal”.

Hoy usé este espacio para ponderar un poco sobre esta cuestión, pues el dinero anda sufriendo injusticias y llevando la culpa por algo que no hace …

El dinero es sólo un instrumento

El formato del dinero, en la forma en que conocemos hoy, fue surgiendo poco a poco para facilitar los intercambios de mercancías que ocurrían en el pasado. El propio papel moneda no tiene valor, pero es una potencia en el caso de la compra.

Esta es la razón por la que decimos que el dinero es una herramienta. Si es bien utilizado, permite la mejora de la calidad de vida, ya que con él podemos comprar alimentos, vivienda y varios otros objetos, servicios y experiencias que hacen nuestras vidas más cómodas.

Otra característica interesante del dinero es que para él venir a nuestras manos, necesitamos vender algo que tenemos, sea eso un objeto o un servicio.

Una persona que recibe su vida financiera “desde cero” sin objetos para vender, la necesidad de ofrecer sus servicios, por lo que es necesario para trabajar para recibir dinero de la venta de mano de obra, ya sea físico o intelectual.

Lectura recomendada El empleo es difícil, pero el trabajo tiene de sobra

Dinero y poder

Como el dinero es un instrumento que representa el “poder adquisitivo” de una persona, el problema comienza cuando la persona no sabe lidiar positivamente con el “poder” que posee (o que desea poseer).

Hay un dicho popular dice así “dar el poder a una persona y sabes la verdad.” Esta es una frase muy real porque el ser humano, conocedor del bien y del mal, no tiene facilidad de manejar sus relaciones con las otras personas.

Vivimos en un torbellino de emociones todos los días, buenas y malas, que no están bien controlados, terminan por completo dictar nuestros pensamientos y acciones, no dar posibilidades a nuestro lado racional hacer que sus pesos. Por eso es tan común arrepentirnos de actitudes tomadas por impulso.

Cuando una persona tiene una gran cantidad de dinero, sino que también tiene una gran cantidad de energía, y se puede utilizar este poder para el bien o el mal.

Otra situación es la persona que no tiene dinero, pero desea mucho tener, a cualquier costo, y no está dispuesta a obtenerlo a través del trabajo honesto. En este caso, esta persona va a buscar medios de tener el dinero a la fuerza. Es donde surgen muchos casos de violencia, robos, corrupción, etc.

Recomendado Video El valor de la integridad y su importancia en la creación de riqueza

El origen de los problemas no es el dinero

Vamos a usar el ejemplo de la corrupción que vemos diariamente entre algunos gobernantes de nuestro país. ¿Cuál es el factor motivacional para que todo ocurra? El deseo desenfrenado de tener dinero. Como no están dispuestos a trabajar de forma honesta, ellos crean medios para robar el dinero público, a través del poder político que poseen.

Este ejemplo nos muestra que la verdadera fuente de los problemas no está en el dinero, sino en el fuerte deseo de poseerla, preferentemente en grandes cantidades. Y cuando una persona usa de medios ilícitos para hacerlo, ella sólo está eligiendo practicar el mal en lugar de practicar el bien.

Repito somos todos conocedores del bien y del mal, y en todo momento estamos tomando decisiones que deberían ser pautadas en buenas cosas para que generen beneficios para nosotros y también para los demás.

Vídeo recomendado? ¿Cómo se ve la gente rica? ¿Admira o Odea?

Así que estamos frente a un problema que es moral y, como tal, para resolverlo hay que aprender a distinguir lo que está bien de lo que está mal.

Las propias leyes que existen en vigor visan (o al menos deberían visar) el bienestar de la sociedad, considerando la propagación de la justicia, que está en armonía con el bien, y no con el mal.

“Sé que es complejo hablar de moralidad y también de lo que es correcto o equivocado, ya que la sociedad es cada vez más relativista, y este es justamente el motivo por el cual yo (y muchas otras personas) busco en la religión (que viene de la palabra” “religare”) una forma de entender mejor los conceptos de cierto e incorrecto.

Acertando las cosas

Vivimos en un país de mayoría cristiana y, como tal, existe entre nosotros una fuerte apreciación por el libro más vendido en el mundo, la Biblia. Si usted no sabe, la Biblia no es un libro, sino un compilado de 66 libros en su versión más aceptada.

En uno de estos folletos, conocido como “La Carta de San Pablo a Timoteo” hay un pasaje en el capítulo 6 y el versículo 10, que dice “Porque el amor al dinero es la raíz de todo mal”.

Este pasaje forma parte de un contexto mayor y, como en cualquier libro, para un mejor entendimiento debe ser interpretado a partir de todo el contexto. Haga esto después, si lo desea.

El objetivo aquí es para golpear una mala comprensión de la materia, que termina creando una fuerte creencia limitante que ha minado la calidad de vida de muchas personas. Observa que, según el autor, no es el dinero que es la raíz de todos los males, sino el “amor” al dinero.

Lectura recomendada Las creencias limitantes pueden detener su enriquecimiento

Puedo poner la palabra entre comillas porque el contexto no dice que es “pecado” como el dinero, sino que todo el mal tiene su origen en la búsqueda desenfrenada de dinero en búsqueda desenfrenada de dinero, donde el respeto y la buena relación entre las personas son totalmente descuidadas.

Las consecuencias de estas actitudes ya se han comentado algunos párrafos violencia, robos, corrupción, etc.

Entonces, el dinero no debe recibir la culpa por algo que no hace. El problema es 100% sobre las personas, que se relacionan con el dinero de forma equivocada, inadecuada y sin escrúpulos.

No se olvide de eso jamás, pues sólo así usted podrá tener una relación sana con el dinero (y usted necesita eso para vivir bien en esta tierra).

Ebook libre recomendado 10 actitudes para transformar su vida financiera

Haciendo las paces con el dinero

Ahora que comprendemos que el dinero no es sinónimo de mal o de “pecado”, nos queda mantener una óptima relación con él, de modo que él venga a suplir no sólo nuestras necesidades básicas de vida, como alimentación, vestuario y vivienda, sino también nos proporciona experiencias ricas en este regalo que Dios nos da, que es la vida!

La educación financiera también pasa por este sesgo moral, de enseñar a las personas a conquistar y utilizar correctamente el dinero, siempre respetando sus propios límites y también los límites de las otras personas.

Sabemos que ser verdaderamente rico nada tiene que venir con la cantidad de dinero que poseemos, pero también sabemos que si una persona verdaderamente rica posee una gran cantidad de dinero, ella será un enorme conducto de bendiciones en la vida de varias otras personas.

Así, deseo de corazón, que usted desarrolle todos los días una mejor disposición para practicar el bien a usted mismo ya todas las otras personas. También deseo que usted vea el dinero como una importante herramienta para mejorar su calidad de vida y también de las personas que usted ama.

¡Un fuerte abrazo y hasta la próxima!

El dinero no es la raíz de todos los males
4.8 (96%) 10 votes