Saltar al contenido

El crédito consignado, las trampas mentales y la productividad

O crédito consignado, as armadilhas mentais e a produtividade Yo había pensado en escribir un artículo hablando un poco más sobre los efectos psicológicos que la palabra de crédito tiene en la mayoría de nosotros. En una coincidencia bastante feliz, tuve la oportunidad de batir una charla hace unos días con algunos conocidos del ramo de la salud y el artículo que yo tenía en mente tomó forma. Hoy vamos a hablar acerca de los efectos de los préstamos de nómina de los empleados y los empleadores.

Sólo para situar usted, lector, se trata de un hospital en la gran São Paulo donde sólo los socios no están endeudados. En el caso de que el endeudamiento parece haberse convertido en parte integrante de la vida de la mayoría de los brasileños, recuerde que las compras a plazo (incluye aquí la tarjeta de crédito), financiamientos, cuotas, préstamos, toma de crédito no son más que diferentes expresiones para describir la misma cosa la deuda.

En este caso específico, el endeudamiento se dio en función de la toma de crédito consignada. Esta modalidad de préstamo presenta dos grandes atractivos para la mayoría de nosotros pobres mortales tasas de interés más pequeñas y débito automático (en la nómina de pago).

Sólo un detalle técnico el préstamo consignado ofrece tasas de interés más atractivas justamente porque las parcelas son descontadas en hoja y, consecuentemente, el riesgo (embutido en las tasas de interés) es casi inexistente, o sea, el casquete es casi imposible.

Pues bien, en el artículo anterior (clic aquí para recordar) cuando decimos que entendemos el crédito tomado como una ganancia, que siempre tratan de maximizar ella; en el caso de préstamo, la única forma de maximizar es pagar menos intereses, o parcelas menores punto para el consignado!

Deudas automáticas también son bastante simpáticos, porque no dan el menor trabajo. Ellos caen bien, en el día correcto sin que tengamos que acordarnos de ellos, proveer el dinero, desplazarnos o asignar un tiempo que sea para efectuar el pago. En este aspecto, el consignado es una “mano en la rueda”.

Ahora vean que interesante. Este grupo de empresarios me reveló que una vez que las parcelas empiezan a ser debitadas del salario, las personas pasan a ver ese descuento como una pérdida salarial. El efecto psicológico aquí es que están ganando menos! Esto genera insatisfacción, que genera caída en la productividad, menor comprometimiento, ambiente de trabajo desfavorable y por ahí va.

Como lo que más tomamos en consideración es el tamaño de la parcela y no los intereses, mi sospechosa es que la gente está haciendo una cuenta mental peligrosa ellas deducen la “cuota” del préstamo del salario bruto, o en el máximo del líquido, cuando en realidad debían deducir del dinero que queda disponible después de haber pagado todas las cuentas del mes.

Si, porque es muy diferente tener R $ 1.000,00 y deducir R $ 200,00 de parcela que deducir los mismos R $ 200,00 de R $ 300,00, que es lo que queda en el mes. ¿Verdad?

Y ahí, ¿qué hacer? Desde el punto de vista individual, lea la columna de Psicología Económica (clic para ver mas artículos) para entender un poco mejor cómo nuestra cabeza y mover a percibir crédito como la deuda, y punto.

Desde el punto de vista empresarial, teniendo en cuenta que el endeudamiento masivo de los empleados es cada vez más común, los programas de educación financiera que contemplan los aspectos psicológicos de la toma de decisiones serían de gran eficacia.

Insisto en los aspectos psicológicos que aborda la psicología económica ya que la información es insuficiente para cambiar el comportamiento, lo que necesita la gente a ser capaz de desarmar a sus propias trampas, que por lo tanto tienen una vida financiera saludable y sostenible.

¡Hasta la próxima!

Foto de freedigitalphotos.net.

El crédito consignado, las trampas mentales y la productividad
4.8 (95%) 8 votes