Saltar al contenido

El abismo entre la retórica y las prácticas en las relaciones internacionales

dinheirama post-golfo-retórica de la práctica de relaciones-internacionales Siguiendo la tradición, Brasil “inició los trabajos” y realizó la apertura de la 68ª Asamblea General de la ONU. El discurso incisivo de Dilma citó el programa de espionaje de Estados Unidos y otros asuntos como, por ejemplo, la inclusión de países en desarrollo en los asientos permanentes de la institución, a fin de reducir el déficit de representatividad y legitimidad vigente.

En el momento oportuno para ese caso venir a la luz (desviando la atención de la opinión pública brasileña del juicio del mensalão), una reacción enérgica y represalista al monitoreo de informaciones por la agencia de seguridad, nacional estadounidense (NSA) se hizo imprescindible.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunció hoy que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, “no tiene nada que ver con la democracia”. de la sede de la ONU en Nueva York.

Coincidentemente o no, los secretarios y embajadores de Obama sólo llegaron al final del discurso, y un poco antes del discurso de Obama. Esta falta de etiqueta fue añadida a la poca relevancia dada al asunto por parte de los Estados Unidos. Según ha explicado el experto Sabrina Medeiros, “las agendas de los dos países están en conflicto y la agenda estadounidense prioridad a los temas nucleares.”

El mensaje fue dado el argumento de que la “interceptación ilegal de información está destinado a proteger a la nación contra el terrorismo” no se sostiene. Somos un país democrático y que desde hace 160 años resolvemos nuestras diferencias pacíficamente.

Espiar asuntos estratégicos de la presidencia brasileña y de Petrobras se traduce como un intento de obtención de ventajas comerciales oriundas del país que tiene la libertad de expresión, del ir y venir y la democracia; no sólo en su exhaustiva retórica oficial, sino en toda su postura y cultura popular.

La inmensa brecha entre las acciones y el discurso es motivo de indignación e intolerancia en toda la comunidad internacional. En el discurso, se predican el neoliberalismo económico y los derechos humanos; en la práctica, acciones comerciales proteccionistas en las fracasadas rondas iniciadas en Doha, en los paneles de la OMC, y violación del derecho de privacidad de empresas privadas y ciudadanos civiles.

Como se ha señalado por Dilma, esa cuestión del espionaje trasciende la relación bilateral de los dos países y es una cuestión relevante al Consejo de Seguridad de la ONU, para que no haya deterioro de las relaciones diplomáticas multilaterales futuras. Nos corresponde la aprobación de leyes y mecanismos de protección y el mantenimiento de una exitosa relación con la mayor economía mundial.

En una visita a Brasil en 2011, Obama subrayó explícitamente la intención de intensificar la relación comercial con Brasil, principalmente tras el descubrimiento del pre-sal.

La histórica relación de amistad con nuestro principal socio comercial no puede ser fundamentada con tal diferencia entre la retórica y práctica, sino con colaboración mutua y cooperación entre las dos naciones amigas.

Foto UN flag, Shutterstock.

El abismo entre la retórica y las prácticas en las relaciones internacionales
4.7 (93.33%) 6 votes