estadisticas web Saltar al contenido

Dinheirama Entrevista Fábio Portela, Editor de Blog “El pequeño inversor”

Dinheirama Entrevista Fábio Portela, Editor de Blog "El pequeño inversor" La educación financiera es mucho más que elegir la mejor planilla de presupuesto y hacer inversiones indicadas por el gerente bancario. Una de las alternativas de inversión a menudo olvidadas por los inversores principiantes es la bolsa de valores, considerada una aplicación difícil y extremadamente arriesgada.

A hablar más sobre el pequeño inversor experiencia, he hablado con su amigo Fabio Portela que mantiene el fantástico blog “El pequeño inversor”. Fábio es graduado en Derecho y maestro en Derecho y en Filosofía, por la Universidad de Brasilia. Actualmente, es doctorando en Derecho por la misma institución y Visiting Researcher por la Harvard Law School. Profesional, actúa como servidor público.

Sus investigaciones académicas siempre estuvieron relativamente alineadas a las relaciones entre Derecho y Economía y, por eso, el interés por el mundo de las inversiones fue un paso natural. Desde la graduación, Fábio estudia bastante teoría de los juegos y, más recientemente, pasó a investigar las relaciones entre la teoría de la evolución y el mundo social, lo que despertó su interés por la economía comportamental (comportamiento económico) y sus relaciones con la teoría moral y legal.

En este sentido,

Fábio, cuéntanos un poco de su historia como inversionista. ¿Cómo y por qué empezó a invertir? ¿Cómo el tema despertó su interés y cómo fueron los primeros contactos con esa cuestión?

Fábio Portela Conrad, comenzó a invertir en 2006, por lo que organizó mi primer trabajo como un maestro de una escuela privada en Brasilia. Estaba empezando mi maestría y, por cuenta de las exigencias del mundo académico, preferí comenzar con un empleo que demandara dedicación parcial, posibilitando así tiempo para estudiar.

Comenzar a invertir fue un camino natural, pues crecí con mis padres dando el ejemplo. En casa, mi padre y mi madre establecieron una división de tareas bastante inteligente. Su salario era destinado a la construcción del patrimonio y el de ella a las cuentas de la casa.

Permítame un paréntesis. No estoy totalmente de acuerdo con la idea de dividir las cuentas de esa manera, porque creo que ambos deben hacer un patrimonio propio, independiente de las cuentas de la pareja.

Por esta actitud, a veces me acusan de ver el matrimonio como un egoísmo de dos personas con proyectos separados, pero no es eso. Es que, estando casados, los dos cónyuges tienen una vida en común, pero también tienen su individualidad, proyectos propios que desean realizar.

Si sólo uno tiene el control de todo el patrimonio, el otro queda rehén de las decisiones del primero ya veces no se siente a gusto ni para “dar un pitaco” sobre las finanzas de la familia. Cuando los dos tienen inversiones propias, ambos pueden compartir mejor sus experiencias y la decisión con respecto a la destinación del dinero de la familia.

Interesante su historia y el hecho de haber tenido el ejemplo como gran motivador. ¿Cómo fue el comienzo en las inversiones?

FP Empecé a trabajar en 2006 y, debido al inicio de la instancia – nunca vio mi padre terminar el mes sin cerrar cuentas de la familia en un libro de contabilidad que utiliza – siempre pensé de invertir una parte de lo ganado.

Mi padre siempre me dijo cosas como “viva siempre con menos de lo que gana” y constantemente el camino hablando de inversiones. A él le gustaba mucho inversiones inmobiliarias y comprar terrenos o haciendas.

Pero me dio otra lección, también bienes raíces mucho del trabajo. Ver su situación compró terrenos, casas y apartamentos en varios lugares del país. En cada lugar donde trabajó, compró alguna cosita. Una actitud envidiable, pero que le dio mucho trabajo a él ya la familia y con un retorno que resulta difícil de calcular. Creo que esto explica un poco de mi impaciencia con las inversiones inmobiliarias.

Con eso, la alternativa “obvia” fue el mercado financiero. Desde el principio, vi el mercado de acciones como una alternativa, pero también me interesa por el Tesoro Directo. Al ir al trabajo, oía bastante las columnas del Mauro Halfeld y de Mara Luquet en la CBN, donde las dos aplicaciones eran siempre mencionadas. Poco después, conocí al Dinerma, donde aprendí bastante también.

En el Tesoro Directo no tuve muchos problemas, pero en la bolsa el inicio fue medio traumático. Como yo no tenía ningún conocimiento, acabé guiándome de inicio por las “noticias” de los grandes portales. Pero pronto vi que aquello no tenía futuro.

¿Puede explicar las razones que le hicieron abandonar el noticiero como fuente para sus decisiones de inversión?

FP En un día, la acción de una compañía era excelente. Dos días después, salía un informe diciendo que otra acción era mejor que aquella. En foros, el análisis técnico de algunos indicaba que era el momento de comprar una acción y la de otros decía que era mejor vender esa misma acción.

Como académico, empecé a buscar literatura más especializada sobre análisis técnico. Pero todo aquello siempre me pareció un tanto esotérico, parecido al trabajo de hacer un mapa astral o de lectura de manos.

A pesar de que las matemáticas de la cosa son bastante sofisticadas, yo no veía ninguna relación con la actividad de las empresas. No me parecía tener sentido comprar una acción que rompió una resistencia o vender porque rompió un soporte. En realidad, esto siempre me pareció una indicación de comprar en la subida y vender en el centro.

Al principio, decidí hacer lo que ese análisis técnico -aunque rudimentario-indicaba y empecé a ver que estaba perjudicando. El dinero era poco, en la época, porque yo diversificaba y aún no había ahorrado mucho, pero me quedé con el pie detrás.

Al principio de mi carrera de inversionista, surgieron rumores de una crisis en la economía china y que crecería muy poco (imagine, en 2006). Con ello, hubo un pequeño retroceso en el mercado, cerca del 10% de caída. Y eso me asustó. Tomé el dinero y realicé perjuicio.

Ver las tonterías que hacemos. China nunca dejó de crecer de aquí para allá, pero eso fue motivo para asustarme desde hace siete años. Es parte del aprendizaje.

La bolsa de valores sigue siendo un “bicho de siete cabezas” para muchos inversores, especialmente aquellos que quieren empezar. ¿Cuáles fueron sus principales errores al iniciar en el mercado de acciones y cómo evitarlos?

FP Mi principal error en el mercado de valores estaba prestando atención a la prensa y los analistas de mercado especializado. Esto fue lo que me llevó a cometer este error en 2006. El Ibovespa estaba en el rango de 35.000 puntos y vendí acciones por escuchar esos ruidos y creer en el análisis técnico.

Ver no estoy hablando de que el análisis técnico no funciona. Sólo me parece demasiado esotérica. Puede funcionar para algunos, pero no funcionó para mí. ¿Y por qué no funcionó? Porque no sabía todavía para qué quería el dinero que estaba invirtiendo. Y ese fue mi segundo error No sabía que mi perfil de inversión.

Paré para reflexionar y percibí lo siguiente yo era muy nuevo. Si nada malo y tuviera una enfermedad crónica o una muerte súbita, tendría todavía décadas de inversión por delante. ¿Por qué estaba preocupado por las noticias sobre la economía china en un año específico, si el mundo todavía tendría mucho que crecer?

Esta cuestión de observar los acontecimientos económicos y un poco de historia forma parte del cotidiano del inversionista inteligente, ¿no está de acuerdo? No hablo de noticias, sino de una mirada observadora.

FP pensé que el siguiente, una idea que tengo hoy. Incluso si China deja de crecer, todavía hay muchas partes que se desarrollarán en el planeta. Tome América Central, América del Sur. O África entera y buena parte de Asia. China, incluso, la mayoría de la población china no entró en el mercado de consumo. China está viviendo su Revolución Industrial.

Inglaterra comenzó así, en los siglos XVIII y XIX. La población pobre no era consumidora, era sólo clase trabajadora. Pero creo que llega un momento en que la desigualdad de ingresos se vuelve tan abusiva que, por un lado, revueltas ocurren y, por otro lado, los industriales empiezan a percibir que si continúan pagando salarios miserables, estarán dejando de atender a un gran mercado consumidor.

Esto ya está empezando a suceder en China. El crecimiento económico ha llevado a la ampliación de una clase alta y media con poder adquisitivo que no tenía antes. Y creo que esta tendencia se va a expandir más, no sólo allí, sino en todo el mundo. Las empresas brasileñas ya están invirtiendo en ello.

Grendene tiene fábrica en China; Marcopolo y Valle invierte allí y en África. En algunas décadas, África se desarrollará. ¡No hay manera! Creo que vivimos hoy en un mundo mejor de lo que era hace 50 años, hace 100 años o hace 500 años. Hay muchos románticos que creen en las maravillas del pasado medieval. Yo no.

En la Edad Media se vivía 30 años, no había medicina y el trabajador no recibía salario. Recibía una parte de la producción y la mayor parte tenía que entregar al señor feudal a cambio de seguridad. ¿Te gustaría vivir en esas condiciones? Yo no.

Incluso el pobre de hoy, por más que todavía sufre bastante, tiene acceso al hospital público, a programas de distribución de renta que, creo, le dan mejores condiciones de vida que la de los pobres en la Edad Media.

¿Su visión más amplia fue importante en la definición de su estrategia de inversiones?

FP Esta evaluación me dio una perspectiva a largo plazo. Creo que, incluso con los golpes de los ciclos económicos, estaremos en una situación mejor de aquí a 30, 50 años. Otro día vi un documental que mostró una impresora capaz de imprimir células orgánicas y órganos enteros e impresoras 3D capaces de imprimir un coche o un edificio.

Eso todo va a reflejarse en la economía, para el bien y para el mal. Mayor productividad. Más beneficios para muchas empresas. Y más plástico será necesario (y otros materiales que ni siquiera se han inventado). Y más combustible, más energía, más acero, más hierro, más juguetes, más software, más cerveza, más refrigerante, más jugo, más carne. Aunque Brasil pare de presentar crecimiento poblacional, exportaremos gran parte de nuestra producción.

En 2006, después de abandonar temporalmente el mercado de valores, empecé a estudiar enfoques compatibles con el largo plazo. Conocí, a través de un gran amigo de la enseñanza fundamental, Marcelo Trindade, estrategias de inversores como Peter Lynch, Warren Buffett y Benjamin Graham, entre otros.

Conocí el término “Buy and Hold” y el análisis fundamentalista. En cuanto a las comunidades que adoptaron esta estrategia, conocí una excelente comunidad en el antiguo Orkut, llamada “Buy and Hold”, donde aprendí bastante y hice algunos amigos que me enseñaron mucho, como David Lamas y André Franco.

Conocí la historia de Lirio Parisotto, Décio Bazin y Luiz Barsi Filho. Todo esto empezó a tener sentido para mí. Al final, eran análisis que partieron de la premisa de que una acción es un pedazo de una empresa y su precio refleja lo que sucede con aquella empresa. Lo que sucede de hecho, y no lo que sucede a causa de expectativas del mercado. En realidad, cuando el hecho muestra una cosa y el otro mercado, pueden surgir oportunidades interesantes.

¿Cómo fue vivir la crisis de 2008? ¿Usted siguió invirtiendo?

FP En mayo de 2008, probablemente el peor momento para invertir los últimos 20 años, he vuelto al mercado. Pero volví con la premisa de invertir para el largo plazo. De comprar acciones cada mes, manteniendo dinero en la renta fija para las emergencias. De ahí hasta octubre, viví una verdadera prueba vi el Ibovespa caer de 74 mil puntos a 29 mil puntos prácticamente en línea recta. Pero mantuve mi rumbo.

En ciertos momentos de la crisis, vi que realmente en esos momentos surgen grandes oportunidades. Pude comprar acciones del Banrisul a R $ 5,00 (hoy está en torno a R $ 15,00); de la Marcopolo a R $ 2,50 (hoy, está en R $ 13,00); de Ambev a un precio que hoy estaría cerca de R $ 20,00, antes de los desdoblamientos que hubo (hoy, están a R $ 85!).

En resumen ¿qué hice mal detrás? Oí los ruidos del día a día y definió la estrategia a corto plazo. ¿Cómo los he evitado de allí? Estudiando y adoptando un enfoque a largo plazo. Leo los balances, veo cuánto la empresa tiene en caja, si la actividad operacional de ella está mejorando a lo largo de los años.

Además, me preocupa la seguridad de la empresa, no con rumores de que será adquirida por otra empresa o de que va a adoptar un gran cambio o presentar grandes resultados en el futuro. Esto me hizo evitar, por ejemplo, invertir en las empresas “X”.

¿Qué decir para aquellos inversores que quieren entrar en la bolsa con el objetivo de “quedarse ricos”, preferentemente de forma rápida y garantizada? Cuéntanos un poco de su estrategia y de cómo forma su patrimonio en acciones.

FP Hay maneras de conseguir rico rápidamente, pero todos ellos implican la suerte o actividades ilegales. Alguien podría haber comprado acciones del Mundial por R $ 0,50 en 2011 y vendido por R $ 2,50 en tres meses. Si hubiera comprado R $ 300.000 en acciones, habría hecho R $ 1.500.000 en 3 meses. ¿Verdad? Por supuesto! Pero sería depender de la suerte.

Alguien podría haber quedado muy rico vendiendo opciones al descubierto. Pero podría haber quedado muy pobre. O podría haber ganado mucho dinero con un billete de la “Mega Sena de la Virada”, ganando solo R $ 150 millones. Podría haber quedado muy rico traficando cocaína o lavando dinero, pero son actividades ilícitas.

En fin, ser rico demasiado rápido es posible, no niego. Pero es una posibilidad que viene con dos resultados, con mucho más probable el riesgo de perder todo o no ganar nada.

Prefiero no depender de nada de eso. Tengo un sentido ético derivado de mi formación jurídica que me impide cometer actividades ilícitas. Estoy muy preocupado por ello. A veces, pagado hasta más impuestos de lo que debo sólo para que no se levante sospechas contra mí. También no me gusta depender de la suerte. La suerte es pura aleatoriedad. Por lo tanto, prefiero tener una estrategia.

Tener rico rápido es posible, pero improbable. Contar la historia de un conocido que ganó en la Mega Sena no cambia eso, porque en eventos aleatorios de los que participan millones de personas las posibilidades de alguien ganar son altas, pero la probabilidad de un apostador específico ganar es extremadamente baja. Es más probable morir electrocutado por un rayo que ganar en la Mega Sena.

Pero ser rico a largo plazo es posible y probable. El destaque, aquí está en lo probable. Si usted invierte de manera diversificada en el mercado de valores, en la renta fija, en inmuebles, fondos inmobiliarios, lo que sea, tiene grandes probabilidades de éxito. ¿Por qué? Por cuenta de los intereses compuestos. Cuando usted invierte a largo plazo y reinvierte los beneficios que recibe (con dividendos, intereses, alquileres), no tiene forma de no ganar dinero. Pero tiene que ser diligente. Cada mes tienes que invertir un poco de tu renta.

¿Entonces respetar la regla de invertir cada mes es fundamental para enriquecerse?

FP Esta es la primera parte de mi estrategia guarde siempre en lugar de ganar. En mi caso, intento guardar entre un 30% y un 50% de lo que gano en mi trabajo y enseñar. Una orientación que doy para quien no puede guardar dinero es tratar el dinero de las economías como una cuenta.

Y digo más tiene que ser la primera factura a pagar al entrar dinero en su bolsillo. ¿Recibió el salario? Separe el porcentaje que ha definido para guardar e in inmediato. Aprendí esa estrategia en un librito bien y bien didáctico llamado “El hombre más rico de Babilonia”, y ella funciona.

Si usted gana poco, invierta en usted. Hasta una persona pobre que tenga un tiempo para estudiar la noche puede desarrollarse. Puede realizar cursos en Sebrae, Senai o Senac. Puede calificar para conseguir un empleo mejor.

Mi padre salió del interior de Sergipe, donde vendía balas de miel para ayudar en casa. Mi madre ayudaba a mi abuela a coser en casa para ayudar a los doce hermanos. Estudiaron, se calificaron y consiguieron buenos empleos. Gracias a ellos, pude tener un comienzo de vida mucho mejor, estudié en escuela privada, pude hacer facultad de Derecho y tener un background que me facilitó mucho las cosas.

Pero, si la gente piensa bien, sólo tuve ese soporte familiar a causa de la acción de los intereses compuestos. Mis abuelos construyeron las bases que posibilitar a mis padres conseguir buenos empleos por sacrificarse para que mis padres y mis tíos tuvieran una educación de calidad.

Con eso, consiguieron buenos empleos que posibilitar comenzar a construir una vida financieramente estable. Y ahí, los intereses de la educación comenzaron a transformarse en intereses financieros, que comenzaron a acumularse paulatinamente.

Hoy, estoy haciendo mi parte y, quizá, quizá puedo dejar para el (los) hijo (s) (que todavía no tengo) una situación financiera aún más sólida. Podríamos llamarlo “intereses compuestos intergeneracionales”.

El ahorro es importante, pero ¿qué es lo que dice la diversificación? Después de todo, muchos lectores siempre quieren saber cuál es la “mejor inversión” para un determinado momento. ¿Hay esto?

FP El primer paso es a guardar. El segundo paso es diversificar. Creer, todos somos estúpidos. Nadie – nadie – sabe lo que sucederá en el futuro. Y no crea en quien diga que sabe, porque no lo sabe. En el máximo, tiene una palpita bien orientada.

Nadie sabe si la mejor inversión del año va a ser el oro, la bolsa, el dólar o los fondos inmobiliarios. Pero si usted invierte un porcentaje en cada clase de activos, puede estar seguro de que en algún momento cada activo tendrá sus días de gloria. Con eso, usted garantiza que, en promedio, está preparado para obtener los beneficios de cada mercado. Con el tiempo, el dinero va a entrar en su bolsillo.

Pero hay tiempo. Hoy, invertido en acciones, tesoro directo y fondos de inversión inmobiliaria. Los ingresos generados por cada activo son religiosamente reaplicados, para ayudar a mi bola de nieve monetaria a formarse.

Un día, quien sabe, yo y mi familia podremos pagar todas las cuentas con el dinero proveniente de esas inversiones. En ese día, yo diré que tengo independencia financiera – porque el dinero es, en realidad, libertad. Libertad para no trabajar, o para trabajar exclusivamente con lo que yo desee.

La gente cree que tener independencia financiera es tener un empleo que paga sus cuentas, pero no lo es. No son independientes porque todavía tienen que vender mensualmente su cuerpo a una empresa que les paga por ello.

Y a la hora de elegir una acción para comprar, ¿cómo es esa decisión en su día a día? ¿Cómo decide en qué empresa va a invertir?

FP En cuanto a las acciones, mi estrategia es básicamente la siguiente manera el primer punto que puedo comprobar es la historia de la compañía. La empresa tiene que tener varios años en el mercado. No invierte en empresas preoperativas y empresas fallidas, esperando un giro. Lo hice una vez, con las acciones de Inepar, y fue un error.

En el caso de las empresas que presenten un buen historial de ganancias crecientes a lo largo de los años, ingresos netos cada vez mayor, un patrimonio neto creciente, un ROE mayor que el 10% (preferiblemente el 15%), un margen neto mayor que el 10% (cuanto mayor, mejor) , índice de liquidez corriente mayor que 1 y que tenga dinero en caja.

Me gustan las empresas que ofrezcan productos o servicios necesarios para nuestro día a día petróleo (gasolina, plástico), bebidas, alimentos, energía eléctrica, bancos, calzado, acero, etc. son ejemplos de productos y servicios que serán necesarios por muchos y muchos años, y no hay tanto cambio de liderazgo en ese sector.

Yo era niño y Antarctica y Brahma (hoy, ambas de Ambev) eran las marcas líderes – y todavía lo son. , Que se ha convertido en una de las empresas líderes en sus sectores desde hace décadas. No es necesario inventar.

Ver sólo, hasta aquí sólo hablé de la empresa, no de la acción. Ojo primero la empresa, y sólo después veo el precio de la acción. Me gustan los indicadores como P / L y P / VPA, que son muy simples. A veces, la gente cree que una acción es barata cuando cuesta centavos. No tiene sentido.

Una acción de R $ 0,05 puede ser carísima, y ??una acción de R $ 80.000 puede estar baratísima! Lo que dice el precio no es, paradójicamente, la cotización, sino la relación entre el precio y el beneficio o entre el precio y el patrimonio de la empresa. Una acción que cueste R $ 0,05, con una relación P / VPA de 2 es más cara que una acción cuya cotización es de R $ 80.000,00, pero la relación P / VPA es 0,50.

Ahora, a veces tiene sentido comprar acciones relativamente caras. Tome a Ambev, que tiene un P / L mayor que 20 desde hace algunos años. ¿Ese P / L es alto? Es. Pero, ¿está justificado? Hasta aquí, sí. La empresa ha crecido sus ganancias a una tasa altísima desde hace décadas y, aunque en los últimos años ha habido una reducción en el ritmo, no hay nada que indique que ha perdido su ventaja competitiva. La AB Inbev es propietaria de las principales cervezas del planeta Brahma, Antarctica, Quilmes, Budweiser … ¡Todas son marcas del conglomerado!

Creo que comprar acciones poco a poco nos hace que no se preocupe tanto por el precio. Como usted siempre va a comprar un poquito, va a formar un precio promedio que, probablemente, será cada vez mejor para alcanzar sus objetivos.

Básicamente, la estrategia es esa. No es complicado invertir en acciones cuando usted sabe que está comprando un negocio. Muchas personas me dicen que estoy loco por tener una parte sustantiva de mis economías en el mercado de valores y que lo bueno es tener un apartamento o una casa, que son de concreto.

Pero la gente no sabe que lo que tienen no es una casa, sino una escritura que dice que son dueñas de una casa. Es decir, tiene el 100% de las acciones de una casa. Cuando me dicen eso, digo que tengo un pedacito de cada agencia de Bradesco, un pedacito de cada computadora de Totvs, un pedacito de cada edificio que está representado en mis fondos inmobiliarios.

En realidad, lo que tengo es un “papel” que dice que soy dueño de esas cosas, pero en el fondo es lo mismo que ocurre con cualquiera que tenga un inmueble.

En su excelente blog “El pequeño inversor” usted toca en puntos importantes en la vida del inversionista, tales como estrategia, plazo de inversión, perfil y tipo de aplicación (renta fija y variable). ¿Puede hablar un poco más sobre estos temas?

FP Creo que los inversores deberían adoptar una estrategia que le parezca más adecuado a su perfil. Pero tiene que tomarla en serio. Si es Análisis Técnico, entonces compre los mejores libros, estudia y haga la cosa seriamente. Sepa que su control de riesgo debe ser estrictamente obedecido y que usted está operando a largo plazo.

Lo que más veo es gente que lleva perjuicio diciendo que está usando “análisis técnico” y después de un tiempo insiste en el error diciendo que “ahora” la inversión es a largo plazo. Hasta el día que la paciencia termina y las acciones se venden en el fondo. Se llevó un perjuicio absurdo porque no tenía estrategia, de hecho.

La definición de la estrategia tiene que estar vinculada al plazo de la inversión. No hay que decir que quiere usar análisis fundamentalista para hacerse rico en 3 meses. No sirve de nada usar “stop” si su estrategia es para 25 años. ¿Por qué va a vender una acción cuyo precio cayó un 5%, si usted quiere ganar dinero con ella en 20 años? ¡No tiene sentido!

Mi plazo de inversión favorito es el “indefinido”. Sé que puede sonar mórbido, pero quiero morir con todo mi patrimonio invertido. ¿Eso quiere decir que no quiero aprovecharlo? No. Quiero decir que quiero vivir de la renta que mi patrimonio genera. Si yo vivo más de 20 años, mi plazo es 20 años; si yo vivo más de 60 años, ese será el plazo de mis inversiones.

Ahora, el plazo de la inversión está intrínsecamente vinculado al perfil del inversor. Creo que mucha gente habla tonterías sobre el perfil de inversores. Muchos educadores acaban diciendo que cada uno tiene un perfil a partir de sus preferencias personales.

Por ejemplo, María es una servidora pública estable con 30 años de edad con una remuneración de R $ 15 mil por mes que tiene miedo de la volatilidad de las acciones. Alguien que fuera a analizar la situación de ella, probablemente diría que su perfil es conservador porque teme la volatilidad. ¡Pero no es!

María es estable, no va a perder el empleo. Lo que tiene que ser resuelto es el miedo a la volatilidad de las acciones. Ella tiene que aprender a controlar ese miedo, porque la situación de ella permite que ella tolere una volatilidad absurda! Tratan el perfil del inversor como si fuera un elemento psicológico, pero no lo es. El perfil depende de circunstancias objetivas.

Si el factor psicológico es incompatible con esos elementos objetivos, lo que tiene que ser resuelto es el factor psicológico. Si María fuera una vendedora de una tienda que ganara comisiones y que pudiera perder el empleo en cualquier momento, ella estaría segura en ser conservadora, pues su estilo de vida estaría bajo amenaza en todo momento. Lo que ella necesita es crecer psicológicamente, no clavarse a una autoimagen de sí que es incompatible con su situación concreta.

Entonces podemos decir que el perfil del inversor es también aprender a relacionar objetivos, plazos, estrategias y riesgo de una forma más amplia?

FP Como se puede ver, estos factores – la estrategia, la inversión de tiempo y de perfil – están completamente entrelazados. Pero otro supuesto que busco deconstruir en el blog se refiere a la tesis de que la renta fija es una inversión conservadora y de qué renta variable es una inversión para perfiles agresivos.

La gente cree que el ahorro es conservador. No es. El ahorro es autodestructivo para la mayoría de los inversores porque paga intereses irrisorios. Por otro lado, las acciones de empresas excelentes compradas a precios bajos son una inversión ultra conservadora. El riesgo se vuelve muy bajo, porque el valor de la empresa es mucho mayor que el precio de mercado de ella.

En medio de la crisis de 2008, para repetir, compré acciones del Banco do Brasil a R $ 10,00. Hoy, el beneficio anual de la empresa es de R $ 4,31 por acción, y sólo el valor patrimonial de ella es de R $ 21,58 por acción! Es decir, yo podría comprar, en 2008, el Banco do Brasil por poco más de 2 veces el valor que él generaba de lucro por año, o por la mitad de lo que sólo el patrimonio de él vale hoy. Como dice Buffett, es como comprar una moneda de R $ 1,00 por R $ 0,50.

Hay que dejar de tener miedo de la volatilidad. A la gente le gustan las viviendas porque tienen la sensación de que no pasan por volatilidad. ¡Pero eso es una mentira! Esta sensación sólo existe porque no existe una bolsa de valores con los precios de cada apartamento o casa a la venta. Si existiera, veríamos fluctuaciones abruptas a cada instante.

Muchos dicen que el precio de la propiedad no cae, pero eso también es una mentira! El precio de inmuebles en Brasil permaneció estable durante años en la década de 1990 y sólo disparó recientemente. Pero, como las personas no venden inmóvil cada minuto, ni la prensa muestra la “cotización” de ellos todos los días, queda la impresión de que siempre están “subiendo”.

¿Por qué sucede esto? ¿Por qué las personas echan un vistazo al precio de los inmuebles una vez cada dos, tres, cinco años. Y ahí, aunque el precio sólo se corrija por la inflación, queda la impresión de que siempre está “subiendo”. Ledo engaño.

La volatilidad es lo que hace que el mercado de acciones sea rentable, en mi opinión. Incluso en un mercado lateral como el actual, es posible conseguir una remuneración al menos igual a la renta fija, como mostré en mi artículo que fue publicado recientemente aquí en el Dinerma.

Y eso en un mercado horroroso como el de los últimos años. Pero no dude en algún momento ocurrirá un nuevo mercado de mercado, y quien hizo la lección de casa tendrá buenos motivos para sonreír en el período en que esto suceda. Una acción que pague un 3% de dividendos cada año y cuya cotización crezca En promedio, sólo el 8% al año, trae una rentabilidad mucho mayor que la de la renta fija. Y esas son premisas bastante probables.

En su eBook “Manual del Pequeño Inversor en Acciones” usted habla sobre la inversión en acciones de forma accesible y para quien tiene poco dinero para empezar. Al final, con cuánto dinero debemos considerar la inversión en la bolsa y cuáles deben ser los primeros pasos?

Q. P Creo que el primer paso es empezar a ahorrar. Guardar el dinero mismo, no importa cuánto R $ 50,00, R $ 100,00. Con unos R $ 1.000,00, creo que el inversor ya puede empezar a invertir en ETFs, fondos de índice que son mucho más baratos en promedio que los fondos ofrecidos por las instituciones financieras.

Pero creo que lo ideal para empezar a invertir directamente en acciones es cuando es posible invertir, por mes, al menos unos R $ 1.000,00. Con menos que eso, los costos de corretaje normalmente son tan altos que no tiene sentido comprar directamente acciones.

El segundo paso es estudiar. Incluso si usted va a invertir a través de un ETF, estudiar el mercado de acciones da tranquilidad para saber que si el valor de las cuotas ha caído, esto es normal. Es lo que sucede en el mercado de valores los precios suben, los precios caen. Siempre, siempre y siempre. ¿Ha caído el 20%? Normal. ¿Cayo el 30%? Normal. ¿Cayo el 50%? Normal. ¿Cayó el 70%, como en 1990? Normal. Y luego va a subir. Normal también.

El tercer paso es definir una estrategia de diversificación. Benjamin Graham recomienda una regla básica nunca invierta más que el 75% en acciones y nunca menos del 25%. El dinero restante, deje en la renta fija para aprovechar los momentos de caída en el mercado, que requerir un rebalanceamiento.

Esta estrategia de asignación es interesante porque obliga al inversionista a comprar siempre las acciones en el centro ya venderlas al alza. Imagine que usted tiene el 30% de la inversión en acciones y el 70% en renta fija y que promueve el rebalanceamiento de la cartera una vez al año, el primer día de enero.

Llegó el año pasado y usted percibió que, con los movimientos del año anterior, las acciones cayeron un poco y ahora responden por el 22% del patrimonio, ocupando la renta fija el 78%. ¿Que haces? Vende renta fija y compra acciones para llegar a la proporción anterior. Usted compró acciones cuyos precios cayeron, y no en la subida.

Definida la estrategia de diversificación, es necesario definir parámetros de su estrategia de selección de acciones. Encima, hablé sobre los criterios que uso, pero cada uno puede tener criterios ligeramente diferentes. Lo que importa es definir esos criterios y aplicarlos religiosamente.

Si su estrategia dice que usted debe invertir sólo en empresas que presentaron 5 años de ganancias crecientes consecutivamente, no sirve de invertir en una empresa quebrada con la esperanza de que ella sea comprada por un gigante del mercado (un rumor que de vez en cuando contamina el mercado).

Creo que es eso. Como dije antes, invertir en acciones no es complicado. La gente se complica porque quieren encontrar “La acción” que traerá fortuna. Pero eso no existe.

Fábio, gracias por participar en esa charla. Por favor deje sus consideraciones finales sobre la inversión en acciones y su trabajo en el blog “El Pequeño Inversor”. ¿Cómo el lector puede encontrarlo?

Q. P Bueno, Conrado, en primer lugar, me gustaría agradecer la invitación. “Es bueno participar aquí del Dinheiroma , blog que fue el pionero en la popularización de las finanzas personales en Brasil y que no deja de haber sido fuente de inspiración para” El Pequeño Inversor “.

Mi trabajo en el blog es el de mostrar al pequeño inversor – aquel sujeto que trabaja ocho horas al día, pero quiere vencer en la vida – que es posible alcanzar sus objetivos financieros. Intento mostrar que el mercado de valores es un lugar donde no es sólo obrero, sino dueño de una empresa.

En el comunismo, los obreros serían los dueños del medio de producción. Y, si es así, la bolsa de valores, tal vez el mayor símbolo del capitalismo, es exactamente el lugar donde esto puede suceder. El obrero de Petrobras puede tener acciones de la empresa y ganar no sólo salario, sino también dividendos.

Mi objetivo también es mostrar algo que debería ser enseñado en la escuela. Las finanzas personales no son un bicho de siete cabezas. En realidad, buena parte de lo que es necesario es simple sentido común.

Buen sentido para no gastar todo el dinero y ahorrar, buen sentido para no hundirse en las deudas, buen sentido para elegir empresas que dan ganancia para invertir, y no empresas que “pueden ser” que vengan a dar ganancia si por una y en el caso de que el destino ocurra algún acontecimiento milagroso.

Si vas a abrir una franquicia, invertir dinero en una franquicia que literalmente sólo da perjuicio? No? Entonces, ¿por qué muchas personas deciden invertir en acciones de empresas que nunca dieron beneficios? Esto ofende el sentido común.

Para encontrarme, el lector puede hacer clic aquí y visitarme en el blog o seguirme por Twitter (@peqinv), Facebook o mi lista de correos electrónicos. Quien se inscribe en ella tiene acceso a todos los artículos que publico y, además, recibe de forma gratuita una muestra con dos capítulos de mi e-book.

Foto divulgación.

Dinheirama Entrevista Fábio Portela, Editor de Blog “El pequeño inversor”
5 (100%) 4 votes