Saltar al contenido

¬ŅCu√°nto vale una empresa para el comprador?

Quanto vale uma empresa para o comprador? Todo bien tiene valor distinto a los ojos de quien vende y de quien compra. Lo mismo vale para una empresa. Mi objetivo con este artículo es para presentar, en pocas palabras, la forma de obtener el valor de una empresa bajo el punto de vista del comprador, es decir, responder a la pregunta ¿qué precio que alguien estaría dispuesto a pagar por una empresa?

Para un empresario que decide vender su empresa, factores como emoción, status y beneficios fiscales y económicos entran en la balanza a la hora de calcular el valor de su negocio.

El empresario normalmente valoriza el tiempo y la energía invertidos y todos los percances por los que pasó para crear y desarrollar su empresa, principalmente en ambientes hostiles al emprendedorismo y de elevada carga tributaria, como es el caso de Brasil. El costo de no estar con la familia, las noches mal dormidas por las preocupaciones por la producción, con las ventas o con las cuentas e impuestos por pagar ciertamente pesan cuando el vendedor quiere definir cuánto pedir.

Además del valor emocional agregado, el hecho de ser el dueño de una empresa también trae algún poder y status. Después de vendida, incluso con dinero en el bolsillo, el ex dueño va a perder parte de ese status y tendrá que cuidar para que ese cambio no provoque ansiedad e incluso depresión.

En comparación con aquellos que viven de renta o son asalariados, los beneficios fiscales y económicos para los propietarios de empresas en Brasil también pueden ser una ventaja extra – de la que hay que renunciar al deshacer del negocio.

Pero estos factores – emoción, status y beneficios monetarios – no tienen valor para el comprador.

La caja es el rey
El valor de una empresa se determina por el valor presente de su flujo de caja futuro. Valor actual – o valor actual – es el valor de los flujos de caja futuros generados por la empresa descontados a una determinada tasa. Este valor sería así determinado

Empresa = valor de ? (Flujo de caja libre) para el período “n” dividido por (1 + tasa de descuento) elevado a “n”, donde “n” igual al período de ocurrencia de flujo de efectivo.

El flujo de caja de una empresa en un periodo determinado viene dada por la siguiente ecuación beneficio neto de explotación impuesto sobre la renta (+) Los gastos que no representan flujos de salida (depreciación, amortización , etc.) (=) Flujo de Operación (-) las inversiones en capital fijo (máquinas, instalaciones, etc.) (+/-) Variación de la inversión de capital (=) Flujo de caja libre.

La ganancia no es sinónimo de caja, pero seguramente es el principal componente o el que más contribuye a la generación de caja. Así, para turbar sus ganancias usted necesitará un fuerte crecimiento de ventas, márgenes (precio (-) costo variable) adecuado, estructura de gastos fijos y pagar el mínimo necesario en impuestos.

Aquí sí, buenos productos, marca reconocida, buena cartera de clientes y productividad van a ayudar a vender más y tener buen margen.

Bajo el punto de vista de inversiones en capital fijo, buenas instalaciones actuales significan menos inversiones y eso es economía de caja que beneficia el flujo de caja libre.

Desde el punto de vista de capital de giro, cuanto menor sea la inversión en existencias, cuentas por cobrar (menor plazo de recepción) y mayor plazo para el pago de los pasivos, menos desembolso de caja y, por lo tanto, más flujo de caja libre.

La tasa de descuento abate el flujo de caja futuro a un valor presente, pues el dinero tiene valor en el tiempo. Esta tasa de descuento se determina por dos componentes un componente de riesgo asociado a la no ocurrencia de los flujos de efectivo futuros; y un componente que se refiere al costo de oportunidad, es decir, el costo de la alternativa sacrificada para que el recurso fuera invertido en esa alternativa, en el caso en esa empresa y no en otra. Normalmente, la tasa se determina por una tasa de interés básica de la economía más una tasa por el riesgo.

Pero, al final, ¿cuánto vale la empresa para el comprador?
Vale el valor presente de los flujos de caja futuros generados por la empresa actualmente sumado al valor presente de los flujos de caja generados por las sinergias bajo la nueva gestión. Existen sinergias de ingresos como, por ejemplo, productos complementarios o una buena red de distribución que turbina las ventas de los productos en la nueva empresa. Por el lado de los costes, las sinergias pueden ser de escala, fiscales, de integración vertical, etc.

Ejemplo Si su empresa genera un flujo de caja libre anual de R $ 1.000.000,00 constante y la tasa de descuento a su comprador para este proyecto es de 12,5% al año, su empresa es un valor de $ 8,000,000, 00 sin sinergias, sin caja y sin deudas. En la mano del comprador, su empresa, por cuenta de las sinergias, va a generar un flujo de caja libre de R $ 1.500.000,00 y allí pasará a valer R $ 12.000.000,00 (a los mismos 12,5%) sin caja y sin deudas.

Cuanto mayor sea la tasa de crecimiento de sus ventas y, en consecuencia, del beneficio y del flujo de caja, mayor será el valor presente. Cuanto menor sea el riesgo asociado a estos flujos de caja, menor es la tasa de descuento y, por lo tanto, mayor el valor presente. Una de las grandes discusiones entre vendedores y compradores es la tasa de descuento, pues cada uno tiene un costo de oportunidad y una aversión / propensión al riesgo.

Ahora, caro emprendedor, la negociación es con usted y el valor final debe estar entre el valor presente sin y con sinergias y dependerá de la tasa de descuento y, por cierto, de lo estratégico que es su negocio para los objetivos de su comprador y de su poder de negociación que, sabemos, dispensa comentarios. Buena suerte.

Foto de sxc.hu.

¿Cuánto vale una empresa para el comprador?
4.8 (95.56%) 9 votes