Saltar al contenido

¡Cuánta responsabilidad!

¡Hablar de dinero es bueno! El Cabianca blogger decidió dar un equilibrio en la blogosfera nacional para poner en juego la responsabilidad y su presencia en el día a día para todos de nosotros. Considerada la enorme importancia de los blogs en el país, cuál debe ser la conducta correcta al escribir un artículo? ¿Será posible transmitir credibilidad al lector, aunque seamos jugadores tenidos como “virtuales”? ¿Será éste el papel de la responsabilidad cuando se habla de “bloguear”? Ricardo quiere mi opinión. Oh chico, lo que la responsabilidad!

Soy de los que creen en la libertad con responsabilidad. Suena un poco poético, lo sé, pero en la práctica es algo realmente simple actuar con discreción, respeto y sinceridad es lo que acostumbro hacer. El resultado siempre es fruto de la actitud ante los obstáculos y oportunidades que se dibujan por el camino. La responsabilidad consiste en preservar sus valores, incluso ante una magia virada o de un trágico final. La responsabilidad es un compromiso con sus principios y con los demás. Incluso con esa manera de auto-ayuda, así procuro vivir (y escribir).

Cuando escribimos, estamos ejerciendo uno de los más puros y sinceros derechos de expresión. Más, estamos transformando una línea de raciocinio, una mezcla de experiencia, conocimiento y expectativa en un artículo, un post o un libro. Pasamos a las palabras y en ellas nos apoyamos para que otro lector pueda conocernos. Y con eso tenemos la rara y única oportunidad de aprender. Por lo tanto, la responsabilidad de escribir no tiene nada que ver con las palabras elegidas para el texto, pero con sinceridad transmite a través de ellos.

Una opinión es una opinión (duh!) Y ella no necesita ser unánime. Por cierto, mejor que no sea. La gente tiene todo el derecho a gustar el mío, de su texto. Pero también pueden estar en desacuerdo, ignorar. ¿Cómo definir lo que es responsable o no ante la posibilidad de elección dada al lector? Buen sentido, humildad y respeto suelen colaborar para la elaboración de esa respuesta. Los hechos son hechos irrefutables, pero completamente vago en las creencias y los valores de cada uno. Aunque algo sea probado, puedo querer no creer. ¿O no puedo?

Entonces los hechos tampoco son referencias a un índice de responsabilidad, si es que tal marcador deba existir. Aparecen los aclamados Probloggers, merecedores de todo mi respeto. Para mí, eso es señal de que algunos se destacaron ante tantas opciones. Y con ese fenómeno un error común sucede sus palabras se convierten en referencia, a menudo fuente única y de alta prioridad ante las decisiones del día a día. Es responsable de nuestra parte creer sólo en aquellos con mejor pagerank?

¿Ser responsable no debería ser un deber de todos, como ciudadanos que somos? ¿Accionar por el bien de todos, respetar la individualidad del otro, no ofender, cumplir lo que prometemos, no dejar a los demás esperando, todo eso no debería ser característica estándar de todos nosotros? En el camino inverso, proyectamos el ideal de responsabilidad en el otro, en el “fiera”, en el hermano, en el padre, en la familia. Pero lo que hacemos refleja el ideal encontrado en lo que nos sirvió de inspiración? ¿O es bonito ser “responsable” sin saber definir cuál es responsabilidad?

Después de tanto escribir, mis palabras siguen siendo sólo mi opinión. Y como tal, pueden o no transmitir responsabilidad. Ninguna escala será capaz de definir cuánto soy o dejo de ser responsable. No creo que la responsabilidad tenga que ver con el mínimo que la “sociedad” suele cobrar. Vivir la vida de forma honesta, sincera y así escribir son suficientes para mí. Convengamos, juzgar no sirve nada. Mientras yo pueda leer y escribir, seré siempre un crítico. Ah sí, un crítico responsable.

Yo debería estar hablando de la responsabilidad cuando leemos o escribimos un artículo. Lo siento Cabianca, creo que fallé con su ideal de continuidad del meme. ¿Será irresponsable? Nosotros, los blogueros, deberíamos preocuparnos más por la aparente responsabilidad o con la responsabilidad real, ya sea en línea o fuera de línea? Me parece que ser responsable facilita la dura misión de transmitir credibilidad a través de las palabras. Como bien adelantó Ricardo, quien es formador de opinión necesita velar por su reputación.

Ufa. Durante! Estimado lector, acabo escribiendo demasiado. Yo no sería honesto si simplemente mise los textos “irresponsables” que veo por ahí. Como crítico responsable, eso sería irresponsable de mi parte. ¿Y tú, cómo ve el tema responsabilidad en la blogosfera, en los medios? En este momento, no hay ningun comentario. Quiero disfrutar e invitar a Bruno Alves, Fernando, Luciana, Cadu y Christian para hablar de ello. ¿Que tal?

¡Cuánta responsabilidad!
4.8 (95%) 8 votes