Saltar al contenido

¬ŅCu√°ndo tocar√° el despertador de occidente?

Quando tocará o despertador do ocidente? Comienzo este artículo con un cuestionamiento ¿qué está pasando con nuestra cultura occidental? Honestamente, no tengo respuesta.

Pero algunos acontecimientos dicen mucho.

Después de ver “Inside Job” (o Trabajo Interior, en portugués), ganador del Oscar 2011 al mejor documental, dejé el teatro con la clara sensación de que casi dos años después de la tormenta financiera que barrió (y todavía barre) del el mundo en 2008, poco o casi nada concreto se hizo, además de conjeturas y ensayos bien intencionados, para que en el horizonte de los próximos diez años no vivimos semejante situación.

A la verdad, no es necesario ver la película – que recomiendo por ser muy interesante y cómico -, pero basta con acompañar las noticias en los medios especializados para llegar a la misma conclusión.

He seguido con atención las recientes revueltas en el norte de África y Oriente Medio. Por instantes, tuve la certeza de que la dictadura libia caería por tierra, sobre todo tras el anuncio de rompimiento de las relaciones diplomáticas por parte de algunas grandes potencias occidentales (Francia llegó a reconocer la legitimidad oficial del gobierno rebelde), colocando una piedra en las relaciones con el recién (de 2006 para acá) aliado.

Pero, para la sorpresa de todos, la caída del dictador esperada para ocurrir en un máximo de veinticuatro horas (según anuncios de los grandes medios hace dos semanas) todavía no es más que un anhelo, con la posibilidad de observar los nacimientos de otra zona de guerra permanente, siguiendo en la misma estera de lo que observamos en Irak y Afganistán.

Para resumir, la “Zona de Exclusión Aérea” exhaustivamente discutida y analizada semana tras semana, que serviría para evitar una masacre de los opositores y de la población civil, sólo fue aprobada ahora. Sin embargo, apostaría que las grandes potencias occidentales aún no tienen una idea clara sobre qué hacer para detener la tragedia humana en la que esta historia puede transformarse.

El hecho es que un mes antes del inicio de las protestas en Túnez, ninguna voz conocida o respetada en el occidente logró predecir los acontecimientos que hoy ponen en riesgo el equilibrio energético del planeta. Están seguros de que esta historia rendirá mucho aún, ofreciendo no sólo guiones excepcionales para Hollywood, pero cambios significativos en el tablero de ajedrez mundial.

Como si no bastara, asistimos con aflicción a la reciente tragedia japonesa, donde observamos por un lado los actos de heroísmo y coraje físico inimaginables por parte de los funcionarios de la central nuclear de Fukushima, tratando de enfriar el reactor en la marra, y del otro una Europa asustada, que revisa procedimientos de seguridad para imponer controles de resistencias en sus plantas, con la realización de pruebas para analizar cómo reaccionan en emergencias (terremotos, tsunamis, ataques terroristas, etc.). En el caso preventivo europeo, aunque aún se aplique la expresión “antes tarde que nunca”, podemos cuestionar ¿pero sólo ahora?

Viajar a Europa oa Estados Unidos se ha convertido en una pesadilla que no pasa – con un aniversario de diez años previsto para los próximos meses. Las incómodas (pero naturalmente necesarias) y rigurosas medidas de seguridad por la cotidiana inminencia de ataques terroristas, que en un primer momento durar unos pocos años, aparentemente vinieron para quedarse.

Por otro lado, esta lucha contra el terror gana, cada día que pasa y cada derrota occidental en el “frente de batalla”, más y más posiciones hacia el altar de los eternos “lugares comunes”. Algo cada vez más enrarecido, que con el paso de las generaciones va perdiendo el sentido y el vicio.

En tiempos tan peligrosos y amenazadores, sería inimaginable y muy ficcional pensar en montañas de documentos secretos diplomáticos norteamericanos vagando en el ciberespacio en manos de un grupo de activistas de la era digital. El aparente guión de película se transformó en realidad con el episodio Wikileaks, causando consternación y constreñimiento no sólo por la fuga en sí, sino principalmente por la (baja) calidad de los análisis realizados.

En mi modesta opinión, lo peor de todo fue la forma como ocurrió la fuga por las manos de un soldado raso de 23 años de edad, que no es un hacker ni siquiera un agente secreto entrenado en una potencia opositora. No, simplemente tenía acceso al sistema.

En la arena industrial, según un estudio del centro de investigación económica IHS Global Insight, China destronó a Estados Unidos en 2010 y se convirtió en la mayor potencia manufacturera del mundo, aunque todavía está detrás de la productividad. Pero recuerdo haber leído análisis durante la crisis de 2008 proyectando la ocurrencia de ese hecho consumado sólo para el año 2020.

Volviendo a las consecuencias de la crisis de 2008, venimos acompañando con atención a los movimientos europeos por un mayor rigor en la regulación de las actividades de las auditorías independientes. Pero recomiendo acompañar las impresiones del presidente mundial de PwC, Dennis Nally, cuya opinión es favorable al proceso de reciclaje regulatorio. Con la experiencia de quien ha experimentado los cambios implementados después de la crisis de Enron, Dennis Nally advierte que se escapa del cambio por el cambio, en beneficio de un enfoque más enfocado, profundo y estructurante del asunto. Pensando bien, hago coro con el Sr. Nally.

Me perdone al lector por haber inundado el artículo con dosis desagradables de incómodas apuntes, pero el dicho popular afirma que la mayor ceguera es la voluntaria, que nace cuando no se quiere ver.

No predico la venida del apocalipsis o el fin de los tiempos, no entiendo nada sobre el calendario maya o la era de acuario. Pero creo en deterioro, en fragilidades económicas y culturales provocadas por la inacción, por la pereza de levantar de la cuna espléndida o por el acto de apagar el despertador para “dormir más cinco minutos”.

Hasta la próxima.

Foto de stock.xchng.

¿Cuándo tocará el despertador de occidente?
5 (100%) 3 votes