Saltar al contenido

Crisis financiera y matrimonio cómo manejar esta realidad?

La crisis está ahí y una parte de la población está sintiendo efectos que van más allá del alza del precio de los alimentos o de los intereses exorbitantes del cheque especial. Muchas personas tienen sentido no sólo en el bolsillo, sino en el matrimonio también.

Con el aumento del desempleo y la sacudida que eso provoca en la estructura familiar, necesitamos hablar también de relación. Pero ¿cómo tratar con dificultades financieras en el matrimonio? A continuación, se proporcionan algunas orientaciones que pueden ayudar, si está pasando por ello.

Amargar las pérdidas en lugar de pensar en la solución

La primera cosa es entender que la forma en que la pareja se ocupa del problema es más importante que el problema en sí. Esto puede parecer obvio, pero muchas parejas no enfrentan la cuestión de frente y pierden mucho tiempo discutiendo.

El dinero es uno de los mayores motivos de pelea entre las parejas, pues sacude todas las áreas del matrimonio y muchas veces alimenta el lado más oscuro de cada uno, promoviendo sentimientos perjudiciales.

Buscar el diálogo

Si la pareja nunca ha estado hablando de dinero, la hora es ahora. Afortunadamente, la crisis trae oportunidades, pues en momentos de necesidad estamos obligados a tomar actitudes, como pensar en formas creativas de llevar la vida y aprovecharla juntos, a fin de ajustar las finanzas y mantener el matrimonio.

Sin embargo, antes de sentarse y conversar, es importante que cada uno consiga entender qué tipos de hábitos individuales de consumo y qué patrones pueden ser cambiados o cortados a cada lado.

Recomendada de libros electrónicos gratis finanzas personales para la Mujer

Por ejemplo, la mujer frecuenta la manicura cada semana, el hombre lleva el coche para lavar cada domingo y, semanalmente, la pareja sale a cenar dos o tres veces. ¿Percibe los hábitos y el estándar? ¿No crees que es necesario cambiar algunas cosas? Esto nos lleva al siguiente tema.

1. Evite buscar a un culpable y discutir

Las diferencias en la forma en que cada uno maneja el dinero y los hábitos individuales se vuelven más evidentes y se ven motivos para peleas y discusiones, como si el hábito diferente de uno fuera la culpa de la erosión de las economías. No es por ahí.

Muchas veces, el estrés provocado es tan grande que el matrimonio termina en el divorcio. No pierda tiempo buscando al culpable; en su lugar, utilice el tiempo para buscar soluciones a dos.

2. Haga un plan de acción

Teniendo en cuenta algunos cambios de consumo que se pueden hacer, el siguiente paso es poner en el papel los gastos mensuales y evaluar si la renta actual es suficiente para pagar todo. Si no es así, haga ajustes y corte los elementos menos prioritarios – recuerda lo que comentamos arriba?

Por ejemplo, elimine el paquete de TV por cable que no suelen ver, evalúe el plan de teléfono móvil, vea qué servicios pueden hacer en casa en lugar de externalizar.

Aproveche para hacer un análisis riguroso en las cuentas y vea si no hay costos adicionales que no habían percibido o que no necesitan, como un servicio de transferencia de llamada del celular, un seguro que el banco cobra en su factura y usted ni siquiera sabía.

Lectura recomendada El matrimonio contribuye al éxito (o fracaso) de sus finanzas

3. Busque ayuda profesional

No estamos hablando del gerente del banco y sí de un consultor financiero que verá de fuera la situación con conocimiento técnico y sin tomar partido. El consultor ayudará a pensar en una solución objetiva y de acuerdo con la necesidad de la pareja. Con esta ayuda se traza un plan con objetivos claros en los que cada uno debe contribuir.

Si usted no es capaz de hablar con un consultor, yo trato de leer artículos sobre finanzas personales (a encontrar aquí en varias Dinheirama), libros sobre el tema , o hablar con un amigo que entiende del asunto o ha estado allí.

4. Sea positivo e intente disminuir la presión

Es necesario tener en cuenta que la crisis, así como otras que ya enfrentamos, pasará en algún momento. Hasta entonces, lo que queda es adaptarse y mantener el pensamiento positivo, pues perder tiempo con negativismo y peleas sólo arriesga el matrimonio.

Busque hacer alguna actividad para relajarse y relajarse, sea caminar, leer libros, escuchar sus canciones preferidas o frecuentar los lugares que refuerzan su fe. Sea cual sea la creencia, tener paz de espíritu y aliviar la presión traerá más ligereza para lidiar con cuestiones tan complicadas.

5. Tenga objetivos individuales y juntos

La crisis promueve la maduración de la vida a dos, siempre que sea percibida y que ambos trabajen para pasar por ese desafío. Preguntas como “¿Realmente necesitan todo lo que yo quiero?”, “¿Cuáles son mis sueños y mi compañero o pareja?”, “¿Cuáles son nuestras prioridades?” Son claves.

Aunque la situación es difícil, es importante tener claro lo que quieren conquistar y conversar sobre eso. Tener sueños es fundamental, pues nos fuerza a pensar y buscar maneras de realizarlo. Además, hace que las decisiones del presente se tomen de acuerdo con algo mucho mayor que se quiere allá en el frente.

Vídeo recomendada 3 consejos para mantener el matrimonio y el Día Life Financial

conclusión

Este artículo no tiene la pretensión de resolver todos los problemas financieros de la boda. Después de todo, cada pareja es única y no es del día a la noche qué hábitos y patrones se cambian. Sin embargo, sabiendo evaluar el momento que está pasando es posible adaptar esas orientaciones a sus necesidades. Y claro, pasar por encima de la crisis unidos!

Crisis financiera y matrimonio cómo manejar esta realidad?
5 (100%) 4 votes