Saltar al contenido

Crecimiento económico y social por un movimiento liberal

Crecimiento económico y social por un movimiento liberal Por Gustavo Chierighini (@GustavoChierigh), fundador de Plataforma Editorial Brasil.

Estimado lector, ante todo necesito dejar claro que no estableceré aquí ninguna forma de embate ideológico o incluso la defensa ciega de cualquier modelo específico. Se trata, más bien, de la ponderación de que, en una democracia moderna, la alternancia de ideas y prácticas trae en su estera la evolución. Con ese propósito le invito a proseguir en esta reflexión.

El inevitable impasse económico al que nos dirigimos, en el apagón de las luces del triunfalismo que se apoderó de Brasil en los últimos años, trae consigo la demanda por una reflexión profunda sobre nuestro destino como nación.

Patria la que, persistentemente, se mantiene tomada por un protagonismo estatal que, en mi modesto entendimiento, sobrepasa en mucho el nivel del sentido común. La exageración transgrede la zona de seguridad de la eficiencia productiva, tan cara a un país que se ve, legítimamente, como potencial ocupante de las primeras posiciones en el liderazgo económico internacional.

¡Senso crítico siempre!
Para aquellos que acompañan mis escritos y conocen el tono ácido con que abordo ciertos temas, queda aquí mi testimonio, muy sincero, de que, sí, creo mucho en nuestro Brasil varonil, pero no abro mano del sentido crítico y de la observancia de la realidad .

Creo que caminando con una bolsa de certezas en una mano, y otro tomado de dudas en la otra, es que se avanza por las rutas más seguras.

¿La historia se repite?
Nuestro reciente ufanismo triunfalista no sorprende a ningún observador que se mire de la máxima que la historia siempre se repite. La prueba de ello en el caso brasileño está en nuestra historia reciente, precisamente durante la segunda mitad de la década del 50, con el programa desarrollista de JK y después en los años 70 con el “milagro brasileño”.

En los dos períodos fuimos percibidos por la comunidad internacional como “la inevitable gran potencia que nacía” entre los emergentes. Y, en las dos ocasiones, el saco de las certezas superó en mucho el saco de las interrogaciones – y, desprovistas de sentido crítico, nos hundimos, una vez tras otra, en crisis económicas y políticas sin precedentes.

El Estado interviniendo demasiado no es la salida …
Pero existe otro patrón comportamental que nos persigue, y éste es independiente de las leyendas partidistas, de grupos políticos o ideológicos, e incluso de congregaciones académicas. Se trata del mecanismo insistente de un estado excesivamente participativo en nuestra economía y segmentos de nuestra vida social.

En una matemática simple, es fácil concluir que cuanto más participativo es, mayores serán las consecuencias ante su ineficiencia. La situación se agrava aún más cuando, además de todo, la máquina estatal no logra retornar a sus ciudadanos los beneficios inherentes al recogimiento de tributos (que, como sabemos en el caso brasileño, supera en mucho la media mundial). Se junta esto al infierno burocrático en que vivimos y he aquí que surge la ruta hacia el desastre.

Por un liberalismo de resultados
Calma, yo no predico el liberalismo radical, después de todo conocemos su resultante. Creo medianamente en el propagado espíritu animal del emprendedor. Es decir, no creo que el estado no pueda actuar como vector de inducción en determinados sectores, ni siquiera defiendo la desregulación absoluta, pero aquí ruego por el ajuste de su participación.

Hago un llamamiento para que, como manda la buena dinámica democrática, podamos caminar a lo largo de nuestra carretera entre modelos alternativos, abastecidos siempre con el mínimo de convergencia, de forma que uno sea, a continuación, corregido por el otro, dejando al populismo atávico de parte de nuestra clase política de lado, definitivamente.

Pienso que ha llegado la hora de vivir un modelo necesariamente liberal, dotado evidentemente de todos los ajustes necesarios. Pero de nuevo el sentido crítico me toma por el pie, trayendo una indagación contamos con líderes capaces de eso? Para pensar. Hasta el próximo.

Foto de freedigitalphotos.net.

Crecimiento económico y social por un movimiento liberal
4.8 (96%) 10 votes