Saltar al contenido

Consumo usted compra beneficios o compra status?

El que nos acompaña sabe que la educación financiera tiene en su vocabulario la repetición exhaustiva de palabras como desapego, simplicidad, racionalidad, minimalismo, compra consciente y por ahí va.

Es importante destacar que ninguno de los que significa vivir como un fraile franciscano, como ya he dicho en otras críticas aquí. Definiendo la educación financiera de forma sencilla, queda así la capacidad de vivir mejor con menos. Es hacer lo que los derrochadores hacen, pasando la mitad.

Y es que cuando es necesario preguntarse qué tipo de consumidor son que compra la funcionalidad, el beneficio y la experiencia, o uno que compra el estado? ¿Quieres ver cómo es en la práctica?

El que compra un coche por la calidad de la construcción, valor de reventa, elementos de seguridad, reputación del post-venta, promedio de consumo y adecuación a su necesidad es del primer equipo.

Que compra un coche, ya que es estado de la compra “derecho-marca-alemán”. Y este ejemplo se aplica a cualquier cosa, desde ropa hasta hoteles. Es como un viaje a Disney usted o revista de celebridades que, al final, tiene el mismo objetivo (ir a Disney), la diferencia es que un lector Dinheirama gastará 4 veces menos y disfrutar de la misma.

La educación financiera tiene esta función y le permite a la compra experiencias, no de estado; y de ese modo pueda aprovechar su dinero hoy y siempre.

Lectura recomendada 7 hábitos millonarios infalibles que usted necesita para adquirir

Todo bien eventualmente tener una “recaída” o permitir realizar un sueño, como volar de clase ejecutiva, por ejemplo. Pero es importante que la excepción no se enciende regla y se pasa a ser dependiente de reconocimiento social efímera que el estado de la compra trae consigo ya que es cuando las cosas empiezan a ir fuera de los carriles.

¿Quién compra de estado no comprar por sí mismos, la compra por los demás; y luego vive para los demás. La razón es dejada de lado y tomada por un sentimiento insaciable de ser siempre mejor que el vecino, el cuñado o el mundo entero.

Como un oasis en el desierto, la ilusión de tener siempre el mejor se convierte en un vicio cuya saciedad no dura más que los pocos segundos hasta salir con el nuevo coche de la tienda y descubrir que tiene muchos mejores que él en la calle.

En ese momento comienza el estrés financiero de vivir en el límite del crédito en nombre del tal “estilo de vida” que usted se imagina adecuado para “ser parte” de un determinado ciclo social.

Sin darse cuenta, lo que parecía calidad de vida pasaba a quitar la paz que solía formar parte de los días de su familia. Las cosas pierden el sabor, usted vive para pagar cuentas y prestaciones … Ahora está atrapado en la carrera de ratas. ¿Será una vida sana? La respuesta es simple no.

El estado está pagando más por algo que no es necesariamente mejor

Más dinero significa más trabajo, que a su vez significa más tiempo gastado – tiempo, que es bueno recordar, nunca volverá – sólo para pagar la “prima de la marca” y no para pagar algo que se convertirá en beneficio real para usted y para los suyos. ¿Tiene sentido?

Usted puede pensar, “No sobra, pero no gastar más de ganancia.” Esta es una verdad parcial, porque las compras de crédito significan gastar lo que no tiene o aún no ha recibido. Un presupuesto familiar estresado es un paso importante para la ruina financiera.

herramienta recomendada hoja de control del presupuesto

Imagínese si algo le sucede a usted, de modo que sus ingresos dejen de entrar, en un cuadro que toda su renta mensual está comprometida con esa vida de lujo? Repito la pregunta ¿tiene sentido? ¿Tiene sentido vivir para los demás y alejarse de las cosas que realmente le gusta, bajo el riesgo constante de problemas financieros y familiares?

Si crees que sí y crees que todo lo que escribí hasta ahora es tonto, deseo sinceramente que encuentre lo que tanto busca; estamos aquí para presentar nuevas ideas para viejas creencias, y no para juzgar.

Ahora, si usted no ve sentido en nada de eso, que tal dejar de pagar más por menos y vivir la plenitud de una vida orientada por la practicidad, desapego, y, más aún, por el anhelo de vivir intensamente cada minuto rodeado por aquellos que realmente importan ?

Simplificar no es un proceso banal, pero es sin duda alguna gratificante. Jamás vea esa decisión como “dar un paso atrás”, “retroceder”, muy al contrario es una corrección de curso para navegar en aguas mucho más tranquilas y cristalinas. Es cambiar una vida “llena de cosas” y “vacía de significado” por una vida “llena de significado” con sólo las “cosas que realmente interesan”. Topa el desafío?

Por fin, si usted encuentra el texto muy cool, pero ya practica todo eso, el equilibrio y la paz son constantes … ¡Enhorabuena! Sin embargo, es bueno que haya leído hasta aquí para que nunca se olvida de mantener los buenos hábitos. Sigue así. Me quedo por aquí, ansioso por nuestro próximo encuentro. ¡Abrazo y hasta la próxima!

Recomendado Video Rich mentalidad y la actitud son simples opciones para enriquecer

Consumo usted compra beneficios o compra status?
4.7 (93.33%) 6 votes