Saltar al contenido

Cambio de comportamiento financiero misión imposible?

Mudança de comportamento financeiro missão impossível? La tarjeta de crédito estalló? ¿Los cheques sin fondo son una rutina? ¿El salario está comprometido con préstamos consignados? ¿El cheque especial siempre se utiliza como adicional de salario? Las prestaciones del coche nuevo están atrasadas? ¿Los carnés de prestación duran más que el producto adquirido? Desgraciadamente, es muy común que estos “desastres” financieros ocurran.

El camino hacia la solución de estos problemas pasa por el cambio de comportamiento financiero aprender a gestionar mejor su dinero y determinar / respetar prioridades. Primero, lo más importante es colocar las cuentas en el papel, enjuagar gastos, eliminar el fútil y trazar metas.

En situaciones graves, donde la salud financiera de la familia está comprometida, se requieren nuevas formas de actuar disminuir el ritmo de las compras y las diversiones, anotar todos los gastos, programar las compras, mantener el diálogo financiero familiar y tal vez “retirarse” temporalmente tarjeta de crédito.

Fácil? No es lo mismo. Todos saben sobre la dificultad del cambio de hábitos y de la adopción de nuevos comportamientos. Cuando hablamos de dinero, parece que el cambio es aún más difícil de ser asimilado.

Para entender el proceso de cambio
El proceso de cambio de comportamiento es complejo y requiere un gran esfuerzo para que nuevos hábitos sean asimilados y se vuelvan naturales. Para entender mejor cómo trabajamos inconscientemente este tiempo, Fela Moscovici psicólogo habla en sus libros y artículos sobre el proceso psicosocial de cambio donde todos vamos a través de ciertos pasos hacia adelante a una situación difícil.

Cuando se nos pide cambiar de comportamiento, sea por una buena causa, por una necesidad del trabajo o por demandas financieras contingentes, acabamos experimentando etapas. No somos conscientes del proceso, pero ellos estarán presentes tan pronto como necesite salir de nuestra zona de confort. Son ellas

  • Desequilibrio el cambio llega y con él una crisis interna donde las ideas y las dudas se apoderan del pensamiento. Es el momento de inestabilidad, donde empiezo a percibir la necesidad de recorrer nuevos caminos;
  • Descongelación etapa en la que comienza la “deconstrucción” de los conceptos y hábitos consolidados para dar paso a nuevas formas de trabajo. La ansiedad y la motivación aumentan;
  • Incorporación punto de inflexión, porque me di cuenta de que el cambio es inevitable. La opción es el aprendizaje y la acción. Los nuevos comportamientos pasan a formar parte de mi rutina, pero aún no automatizados;
  • Congelación la nueva estructura se internaliza y con ella la estabilización de nuevos comportamientos.

Es normal que todo cambio provoque resistencia. Algo que hay que tener atención es cuando no logramos recorrer todas las fases psicosociales presentadas. Muchas personas, ante el cambio, acaban estacionadas en la primera fase, donde sus comportamientos radicales les impiden seguir adelante. Muchas veces, el miedo y la incertidumbre paralizan.

Otro hecho que ocurre es la negación de la situación y la esperanza de que, mágicamente, todo va a acabar “se arreglando”. ¡Mucha atención en esas trampas, sobre todo en relación con las cuestiones financieras! No hay magia. Lo que traerá su tranquilidad de vuelta son el coraje para encarar la realidad, la educación financiera y la actitud para asimilar nuevas formas de comportamiento.

Una palabra de consejo antes de que su relación con el dinero alcanza niveles críticos de la deuda, revisar su vida y qué aspectos se puede mejorar. ¡Garantizo que el cambio de comportamiento en momentos más tranquilos es mucho más fácil de ser asimilado! Tratar.

Buena suerte y hasta la próxima.

Foto de sxc.hu.

Cambio de comportamiento financiero misión imposible?
4.7 (94.29%) 7 votes