Saltar al contenido

Aprovechando la crisis para comprar m√°s barato

Aprovechando la crisis para comprar más barato Las crisis son siempre momentos de mucha cautela y preocupación. Obvio, ya que el futuro se presenta como blanco especulativo de predicciones y “patadas” por parte de casi todos los sectores de la economía. En el fondo, cada grupo quiere sólo “mantener los pies calentados” y garantizar su supervivencia (lea rentabilidad). El consumidor, también suena obvio, se asusta, sufre con los cambios (encarecimiento del dinero [Bb] , escasez del crédito, falta de planificación, desempleo, etc.) y consume menos.

Las previsiones oficiales del gobierno dan cuenta de que Brasil crecerá cerca del 2% en 2009. Esto quiere decir que el equipo económico cree que el PIB nacional crecerá en relación al valor apurado el año pasado. Sí, incluso ante el problema global de confianza y los muchos perjuicios y cuestiones estructurales serias traídas por la “quiebra” del moderno sistema financiero norteamericano, hay esperanza.

No es tan simple. El gobierno se mueve para ir mucho más allá de la simple expectativa de que las cosas sigan buenas en un año tan malo. Como veremos, nuevos cambios tributarios ya afectan los precios de productos de gran demanda. El gobierno lucha, sin ocultar su intención, contra las previsiones del mercado y de expertos, que hablan de retracción de hasta el 0,5% al ??final del período. Fiable o no – un tema ampliamente discutido por el autor de la Hoja, Clovis Rossi – parece que el año promete emociones fuertes.

Nueva reducción del IPI
Los famosos productos de la línea blanca [Bb] – neveras, estufas, lavadoras y tanques – tuvieron la alícuota de IPI (Impuesto sobre Productos Industrializados) reducida en hasta un 10%. Además, cinco nuevos productos se añadieron a la lista de materiales de construcción cuyo tributo se había reducido en marzo. El cambio tiene una validez de tres meses y ya está en vigor. Entiende lo que ha cambiado

  • Las heladeras tuvieron la alícuota de IPI reducida del 15% al ??5%, lo que puede representar un descuento medio real del 5% al ??8% en la compra por parte del consumidor;
  • Las lavadoras tuvieron la alícuota de IPI reducida del 20% al 10%, lo que puede representar un descuento medio del orden del 5% en el precio final al consumidor. Hay quienes venden algunos modelos con descuentos de más del 10%;
  • Tanquitos tuvieron la alícuota de IPI reducida del 10% al 0%. Algunas empresas ya ofrecen el producto con descuentos de hasta 8%;
  • Las cocinas tuvieron la alícuota de IPI reducida del 4% y del 5% al ??0%, lo que puede representar descuentos de hasta un 5% en los precios al consumidor. Hay casos de promociones con descuentos del orden del 10%;
  • Las mezclas bituminosas a base de asfalto (y otras), las baldosas y losas para pavimentación o revestimiento, las válvulas de cajón y las tejas de acero también tuvieron la alícuota de IPI disminuida del 5% al ??0%. Los Candados sufrieron una caída más significativa, cayendo del 10% al 0%.

La crisis puede beneficiar a quien sabe planificar e investigar
El gobierno actúa de forma intensa en la reducción de los precios y en la inyección de ánimo en la economía (oferta de crédito). Él quiere que todos continúen consumiendo para, de esta forma, mantener la demanda interna calentada y estimular a las empresas a producir, contratar y crecer más. El gobierno quiere un Brasil fuerte, económicamente sostenible y que pueda ofrecer calidad de vida a su población. Bueno, yo también quiero.

Pero el acto de consumir en exceso está ligado al hábito de endeudarse, usar el crediario y las muchas formas de financiamiento. Y eso me regocijo. ¿Cuántas veces, aquí en Dinheirama, discutí la importancia de pensar en nuestras compras como un resultado de nuestra planificación? Pues es, el lector que me acompaña desde siempre sabe cómo valorizo ??crisis y cómo las tengo en cuenta como excelentes oportunidades de negocios [Bb] – literalmente.

El que ahorró, ahorró e invirtió, con objetivos claros y respetados, está ante un gran momento para reformar y mobiliar su inmueble. Este podrá comprar un nuevo electrodoméstico, aprovechando el dinero ahorrado para ello, con un buen descuento – ya la vista. Quien planeó y hoy tiene condiciones reales de compra podrá, efectivamente, comprar barato. Todo lo que necesitas hacer es investigar bastante, ya que los descuentos varían de tienda a tienda, y recuerde que el pago a la vista ofrece descuentos para quien usa, por ejemplo, el boleto.

El otro, aquel que tiene gusto de usar el dinero que no quien, pagará barato por el bien (en su valor de mercado [Bb] pero caro por lo que representará en términos de deuda a lo largo del año – que, como ya sabemos, no será fácil. ¿Qué garantías existen de que el ciudadano entusiasta con los nuevos precios y facilidades de pago cumplirá el compromiso asumido? De cualquier manera, eso no parece importar – basta recordar, también, de cómo el spread es altísimo por aquí y qué motivaciones de compra surgen mucho más del comportamiento. En suma, se gana mucho dinero sobre los que pagan al día.

La facilidad como excusa para comprar …
La crisis ha surtido efectos nefastos en diversas familias y sectores de la industria y de la sociedad, eso no se discute. Paradójicamente, dejar de consumir parece ser el gran fantasma que asombra las posibilidades de un año económicamente débil. ¿A qué costo futuro queremos ver un 2009 tan menos rojo? Interpreto las medidas como un incentivo al endeudamiento – y no puedo afirmar que haría diferente si fuera gobernante; afortunadamente, no lo soy. Ok, comprar más, incluso no siendo capaz de pagar, hace crecer el PIB. Pero ¿es que hace que el país mejore?

Desafortunadamente, la educación financiera parece ser una lucha de pocos, casi como ventaja competitiva ante la abundante campaña de consumo. Al final, sólo quien la tiene como hábito es capaz de disfrutar de las innumerables ventajas comerciales traídas por la crisis. Sólo quien planea, ahorra e invierte puede realmente afirmar que las medidas trajeron real motivación para el consumo. Estos comprarán no porque es más fácil, pero porque el coste de oportunidad es realmente atractivo.

Quien planea puede aprovechar la hora y comprar barato. Los demás, una vasta mayoría, asustados con el noticiero e hipnotizados sólo por el valor de las prestaciones anunciadas en comerciales y que “caben” en su bolsillo, tienen en las medidas y en los nuevos precios una razón para llevar a casa una nueva cocina [Bb] (lea un nuevo carné, una nueva deuda). Una razón discutible, traducida por una facilidad de momento, anunciada como incentivo, y llevada adelante con gran sacrificio. Y, quién diría, todo eso por su país. ¿En serio?


Conrado Navarro, educador financiero, se graduó en Informática con un MBA en Finanzas y Master en Producción, Economía y Finanzas por UNIFEI, es socio fundador de Dinheirama. Alcanzó su independencia financiera antes de los 30 años y le encanta motivar a sus amigos y lectores a encarar el mismo desafío. Ministra cursos de educación financiera y actúa como consultor independiente.

  • ¿Quién es Conrado Navarro?
  • Leer todos los artículos de Navarro

Crédito de la foto de stock.xchng.

Aprovechando la crisis para comprar más barato
4.8 (95%) 8 votes