Saltar al contenido

Alemania & # 8211; Sólida, eficiente, silenciosa y acreedora de deudores dudosos

Alemanha - Sólida, eficiente, silenciosa e credora de devedores duvidosos Después de expurgar los sueños imperiales que marcaron la vida política del país durante gran parte de la primera mitad del siglo pasado, Alemania se aferró, con uñas y dientes, a la oportunidad de reinventarse y erigir la potencia industrial moderna, demócrata y aireada que hoy ocupa la primera posición entre las naciones europeas.

Para algunos analistas más descolgados del ser común, Alemania figuraría como la nación número uno en términos globales, lo que tiene sentido si la observamos bajo una óptica económica más sostenible, menos inmediatista y profunda. También es cierto que la sentencia anterior sería incuestionable si Alemania, además de un icono de la eficiencia industrial, no fuera la acreora de los deudores tan económicamente frágiles.

Sin embargo, dejando esta cuestión a un lado para juzgar en el tiempo adecuado las consecuencias de la reñida europea, quisiera dirigir la atención al modelo de desarrollo empresarial alemán, anclado en gran evolución tecnológica y científica, pero tan discreto como sólido en comparación con tantos otros modelos. En el caso de las pequeñas y medianas empresas que actúan globalmente, el llamado modelo Mittelstand.

En el caso de las mujeres, la mayoría de las veces, la mayoría de las veces, la mayoría de las veces, jugando en la basura acervo técnico y experiencia, además de crear un clima organizacional enfermo y de profunda inestabilidad.

Engaña quién me toma como antiamericano. Muy por el contrario, me molesta profundamente observarlos sumergirse, aunque poco a poco – observen que sus índices no reaccionan desde la crisis de 2008 -, dejando de lado la trágica, pero remota posibilidad de un “no acuerdo” antes de dos de agosto.

También sobre los Estados Unidos, me molesta notar su influencia internacional siendo gradualmente ocupada por una China que, aunque se adhiere al libre mercado, no deja ni quiere dejar de ser una dictadura maoísta, con propósitos imperiales, donde la tolerancia y la pluralidad cultural o política suenan como “Meras frivolidades occidentales”.

En este texto no sólo se trata de un contrapunto retórico, porque me agrada su modelo de eficiencia por la eficiencia, la precisión como valor, la profundización científica empresarial en el lugar del “blábláblá”, del marketing por el marketing y la creencia ideológica frágil de que los mercados no pueden sufrir ningún tipo de reglamentación, pues se constituyen como organismos vivos perfectos y la prueba de colapsos.

Sin embargo, creo también en la capacidad de reinvención norteamericana como valor, en su democracia plena y constantemente revitalizada. Pero exhorto a que miren el mundo con un radar crítico, orientado hacia dentro, permitiendo cosechar y asimilar nuevos y mejores métodos, nuevas y más sólidas posturas.

Los valores y las democracias occidentales agradecen; los acreedores también. Hasta la próxima.

Foto de sxc.hu.

Alemania & # 8211; Sólida, eficiente, silenciosa y acreedora de deudores dudosos
4.8 (96%) 10 votes