Saltar al contenido

5 cambios fundamentales para construir riqueza

¡Salve estimado lector! Como todo buen “masoquista social”, aquellas personas que les gusta mirar a los millonarios y sufren porque casi llegar allí, que utilizan a ver el programa “grandes jugadores” en cualquiera de estos canales de turismo y de estilo de vida.

Motivos futilidad pura, inspiración (después muestra a personas que comían sobras y se quedaron ricos) y … masoquismo. ¿Todavía que ciertas fases pasan, no es así?

He aquí, entre los muchos casos presentados, dos me llamaron la atención – coincidentemente, dos mujeres. Una japonesa y otra de Kuwait, multimillonarias, independientes, todo lo que todos quisieran ser.

Sin embargo, algo no pareció correcto. El reportaje daba a entender que ellas salieron de cero y las elevó al nivel de la genialidad. Mirando más de cerca, como en la mayoría de las historias, acabamos por descubrir que las cosas no son así

  • La primera mujer viene de una familia multimillonaria tradicional de Japón (con una fortuna estimada en más de 7 mil millones de dólares);
  • La segunda es hija de un magnate muy influyente en el gobierno de Kuwait, en el que incluso ella, en cierta ocasión, trabajó.

Aquí viene esa sensación de “Esto es fácil!”, Aunque es mucho más difícil de lo que parece. No se puede negar que tener dinero e influencia hace que cualquiera llegue aún más lejos. ¿Has escuchado ese dicho “dinero llama dinero”? Pues es, él suele ser verdadero.

Ahora salir de la nada de hecho y conseguir algo, que sea una casa y un coche, eso sí es increíble, aún más en lo que se refiere a Brasil. Sostener a cuatro hijos y un marido, trabajando 3 turnos, eso sí es genial (y heroico). Y cuando esas personas consiguen ser millonarias (las que no tienen nada), ahí sí es espectacular (a falta de otra palabra).

Lectura recomendada Las oportunidades no son iguales para todos, para luchar!

Veo estorudos así en los medios todos los días, autobiografía de empresarios cojines con éxito, pero que ya nacieron exitosos. Comenzar una empresa con un “pailocínio” de algunos millones y toda la influencia de quien ya es grande es, convengamos, un bello empujón.

Empecé mi empresa con poco más que el valor de una moto 125cc; poco, es cierto, pero, para una inmensa masa, mucho más de lo que pueden imaginar. Fuera de eso, nada más. Influencia, prestigio y apellido fueron cosas con las que no pude contar. ¿Eso hace de mí alguien mejor? ¡No!

Aquellos que tuvieron el privilegio de contar con oportunidades, digamos, más robustas, son peores? Tampoco. Mi propuesta es que usted desmistifique la cosa del “hacerse rico” y principalmente, deje de idealizar.

Y el motivo para parar con eso es simple nada (o nadie) es tan bueno como la Internet (o la televisión) hace parecer. Nadie es tan hermoso, trabaja tanto, es tan inteligente, cuanto su imaginación insiste en pintar. De esas figuras inalcanzables que usted crea en su cabeza, nace junto a la frustración y el sentimiento de inferioridad.

Para encontrar el camino a su desarrollo personal y profesional, es importante tener en cuenta los cinco cambios de mentalidad propongo la siguiente

Humanizar (tú y los demás)

Entiende que como ser humano vas a fallar tantas veces como sea necesario para aprender. Que se va a cansar, frustrarse y, a menudo, cambiar completamente de idea.

Deja de lado el ideal de perfección, no existe. A continuación, replique todo esto a los demás, sea un amigo o aquel empresario “mega-blaster-maestro” cuyos libros usted ha leído todos (él también es humano, aunque no parezca).

No idolatre, pues ídolos son para los débiles

La idolatría es un cáncer social para las mentes que necesitan muletas para aturar la rutina. La idolatría también causa histeria colectiva. No confunda admiración con idolatría, una es saludable y la otra no. La primera inspira, la segunda deprime.

Recomendada E-libro Tener una vida Rica depende sólo de ti

Defina metas posibles para objetivos tangibles

Una gran conquista no es más que la suma de pequeños hechos. Una gran casa no es más que la suma de los pequeños ladrillos que la componen. Al definir metas y objetivos posibles, usted evitará la frustración y el desánimo causado por las fallas constantes, fruto de una planificación por encima de sus posibilidades.

Y, a cada objetivo alcanzado, te quedas más cerca del gran premio. Recuerde para dar el segundo paso, antes es necesario dar el primero.

Se compromete y recompense a las personas que de alguna forma formaron parte de su viaje

Tenga la certeza de ello solo nadie realiza nada. Grandes conquistas nacen de la suma de muchas competencias, y saber reconocerlas (así como las debilidades) en sí y en los demás es lo que separa a los hombres de los niños.

Las personas responden positivamente en cuanto al compromiso cuando creen que pueden contar con usted y, sobre todo, jamás ahorrar un elogio o incluso una recompensa material por un trabajo bien hecho.

No amigo, sacar 10 en la prueba definitivamente no es “más que obligación”; es una muestra clara de dedicación y compromiso. Utilice los aciertos para el refuerzo positivo y los errores como oportunidad de aprendizaje.

Construir un legado y no herencia

Sea para sus sucesores naturales o en su negocio, un gran patrimonio material no sirve de nada si no hay una cultura de enseñanzas y evolución poderosa que lo acompañe.

Hijos ricos financieramente, pero pobres de alma, nada bueno harán por el mundo que los rodea. Las herencias multimillonarias fueron destruidas en segundos, pero los legados son inmortales.

Y los buenos legados generan riqueza, financiera y emocional, alimentando y alimentándose de las generaciones que mantienen su llama accede. Los legados estimulan la conquista por el mérito, las herencias sacan el sabor de la conquista.

Lectura recomendada 4 Hábitos esenciales para generar riqueza y lograr el éxito deseado

conclusión

No es por ser un masoquista sociales, ¿qué hay de dejar de pensar en los yates de los “grandes jugadores”, apague el televisor y empezar a construir su legado? Comience dando buenos ejemplos para aquellos que lo rodean, que naturalmente los resultados vendrán.

Nunca olvides poco importa el tamaño del patrimonio, el efecto multiplicador de la riqueza espiritual y emocional hará que esta y las próximas generaciones sean cada vez más prósperas. ¡Un abrazo es hasta la próxima!

5 cambios fundamentales para construir riqueza
4.8 (95%) 8 votes