Saltar al contenido

Usted y su dinero: causas de las «enfermedades financieras»

Conrado Navarro, fundador de este sitio, y Andrew Massaro acaba de publicar el libro «El dinero es una medicina sagrada» en comparación de la salud financiera de la salud del cuerpo y la mente, la búsqueda de soluciones a las «condiciones financieras» que nos afectan.

Libro se ocupa de la planificación financiera orientados tanto para los que tienen las finanzas en el «UCI», y para aquellos que quieren comprobar para evitar que las «condiciones financieras». A continuación ofrecemos un resumen del capítulo 4 del libro, que trata justamente de las razones para estar financieramente enfermos.

Capítulo 4 – ¿Por qué quedamos financieramente enfermos?

¿Qué desencadena una enfermedad financiera? Con excepción de eventos imprevisibles e incontrolables, las demás causas de problemas financieros son consecuencia de nuestro comportamiento y de nuestras actitudes. Hay seis causas principales de enfermedades financieras.

¿Vamos a conocerlas?

1 – Desequilibrio

El responsable primario del endeudamiento es el desequilibrio. Los instrumentos de crédito son las herramientas por medio de las cuales el desequilibrio financiero se manifiesta, y las deudas son la consecuencia (o el síntoma).

El equilibrio financiero (que sería el estado sano) es sólo y meramente una relación neutral o positiva entre el dinero que entra y lo que sale. Esto no implica matemáticas avanzadas o conocimientos técnicos en las finanzas.

La mayoría de los problemas financieros de la humanidad desaparecer de una hora a otra si la gente pasara a observar y seguir una sola regla en sus vidas: vivir conforme a sus posibilidades. Sin embargo, lo que más vemos son personas extrapolando sus límites financieros y, peor, muchas ni siquiera tienen noción de ello.

2 – Imediatismo

El inmediatismo tiene dos manifestaciones. La primera es en el consumo, cuando la persona quiere comprar ahora, no puede esperar ni un poco más. Vivir el aquí y el ahora es una idea tentadora, hasta romántica.
El mundo del marketing y la publicidad explora esto de manera muy agresiva intentando, en todo momento, persuadir a comprar las cosas inmediatamente, usando llamadas tentadoras como «usted merece», «dé a usted mismo este placer» y por ahí va.

3 – Apatia

Mucha gente tiene la siguiente opinión sobre las finanzas: «No sé, no quiero saber y estoy enojado con quién sabe.» La apatía es el principal causante de la fobia financiera. Hay aquellas personas que tienen miedo de mirar el extracto bancario para no ver el «daño» y que ponen todas las cuentas en débito automático y ni miran las facturas para no irritarse. Tal vez usted conozca a alguien así, pues es muy común encontrar personas que eviten el asunto.

Hay también aquellas personas que desprecian el asunto, diciendo que «preocuparse por el dinero es cosa de pobre», y aquellas que acaban asumiendo, falsamente, que las finanzas son un asunto muy difícil y complicado y que no logran entender.

4 – Renta insuficiente o inexistente

La renta es el oxígeno de las finanzas. La renta, en forma de salario, comisiones, beneficio de empresas, mesada o lo que sea, es la materia prima del consumo y de la riqueza. Sin renta no tenemos recursos para consumir, al menos no en una economía organizada.

La renta, en la mayoría de los casos, está ligada a una actividad profesional. Algunas personas tienen ingresos provenientes de otras fuentes, como pensiones alimenticias, mesadas y otras. Sin embargo, la mayoría de la gente necesita trabajar para generar ingresos, ya sea en un empleo convencional, ya sea en una actividad autónoma o empresarial.

Es un hecho que la renta insuficiente o nula puede ser el resultado de circunstancias que están fuera del control de la persona, asociadas al estado de la economía y al desempleo. Sin embargo, a menudo la falta de ingresos viene del hecho de que la persona no hizo, o no está haciendo, inversiones para aumentarla.

5 – Exceso de autoconfianza

Autoconfianza «en la medida correcta» es uno de los secretos del éxito. Sin embargo, en exceso es un fracaso garantizado. El sujeto excesivamente autoconfiante es aquel que da pasos más grandes que la propia pierna, que compra cosas (la prestación) que están completamente fuera de su capacidad financiera y que después dice algo como «No tiene problema, después me vuelvo».

6 – Presión social

Prácticamente todo hoy nos empuja hacia el consumo. Las empresas quieren que comprémoslo, porque eso significa más beneficio para ellas. El gobierno quiere que lo comprendo, pues eso se traduce en más impuestos. Amigos, familia y compañeros de trabajo también acaban, de manera voluntaria o involuntaria, obligándonos a consumir siempre más.

En los Estados Unidos, donde el consumismo es bastante alto y viene siendo muy estudiado, hay un dicho popular que dice «acompañar a los Jones» y «Jones» es la manera genérica (y peyorativa) de referirse a los vecinos.

La lógica de dicho dicho es más o menos así: el vecino compró un coche nuevo, así que también tenemos que cambiar el coche de la familia. El vecino viajó a la playa, así que también tenemos que viajar. El vecino construyó una piscina, así que también tenemos que construir, y por ahí va.

¿Le gustó leer este resumen del capítulo 4?

Para más detalles sobre el libro y para acceder a otro capítulo exclusivo, acceda a www.zerodezdez.com.br y aproveche. Si quieres a comprar una copia de «El dinero es una medicina sagrada», haga clic en este enlace.

DINHEIRO_MONTADA.indd

Fuente: EXAME | Foto: Archivo Personal

4.8
41