Saltar al contenido

Un análisis del inicio del gobierno Tem

Ya entramos en la 3ª semana del gobierno Temer y desde su inicio muchas novedades, cambios y mucha política sigue siendo discutida.

Nombres fuertes nombrados para el nuevo equipo económico, como en el caso del Ministro de Hacienda, Presidente del Banco Central, Presidente de Petrobras, Presidente del BNDES, Secretaría del Tesoro Nacional, entre otros y que traen, al menos hasta el presente, mucha expectativa de lo que podemos esperar de aquí en el frente económico.

Por otro lado, las grapas entre miembros clave del gobierno interino, aprobación de reajuste de funcionarios públicos en la Cámara de Diputados y la «vuelta Dilma» todavía traen alguna inseguridad e inestabilidad al escenario actual.

Por otra parte, por ser un gobierno en transición, no habría como no esperar turbulencias y eso es una de las características de estos cambios políticos-estructurales, sea en Brasil o en cualquier lugar del Planeta Tierra.

El hecho es que cambiamos y ahora se trata prioritariamente el rescate de la confianza del inversor, del empresariado, del comerciante y de la credibilidad, que son de extrema importancia para el país.

Las grandes luchas de este gobierno interino -por lo que vemos, la votación final para la destitución de la presidenta alejada será hasta el 20 de julio- será ciertamente este rescate además de crear un pacto de gobernabilidad desatando un nudo loco en la política nacional creada en los últimos años del gobierno, el gobierno de Dilma Rousseff.

A lo que todo indica y por las primeras votaciones en el Congreso, Michel Temer parece haber logrado, hasta ahora, haber agregado esto a su currículum como un punto positivo para el inicio de un gobierno. Esto quiere decir que, por la toma allí da aquí, las indicaciones para los ministerios y liderazgos políticos surtieron un efecto positivo.

Aprender a invertir con los maestros Rico: Join libre y seguir las habitaciones en línea

A partir de ahora no sólo el mercado financiero, pero gran parte de la población aguarda medidas efectivas de ajuste fiscal y principalmente la importantísima reforma de la Previsión, que posiblemente, no será presentada ni en 2016 ante tamaño desafío.

En este caso no será necesario sólo una costura política en el Congreso Nacional, pero también entidades y sindicatos ya están siendo involucrados, lo que ciertamente dificultará esta negociación – aunque sea necesaria.

En general, las medidas estructurales y positivas para corregir el deterioro de las cuentas públicas ya se han anunciado, pero el mercado espera más, con mayor claridad en las informaciones además de medidas concretas para desbloquear la economía y detener la recesión en el país.

Y, a diferencia de ministros anteriores, el ministro de Hacienda Henrique Meirelles objetivó solucionar el problema de sostenibilidad de la deuda en un plazo más largo.

La precarización en el empleo también deberá continuar, aunque hasta finales de 2016, con posibilidad de elevación en la tasa de desempleo.

La inflación debe ceder, repercutiendo la ausencia de aumento en los precios administrados (gasolina y energía eléctrica) este año más allá de la fuerte recesión y hay, incluso, la perspectiva que aún en 2016 se cierra por debajo del techo estipulado por el gobierno, que es de 6,5 % al año.

El dólar debe seguir en una franja cercana de R $ 3,50 a R $ 3,70 en los próximos meses, obviamente pudiendo ser modificado de acuerdo con el panorama político nacional y por la rapidez y fuerza de la elevación de la tasa de interés en EEUU por el Banco Central del país.

Vídeo recomendado: Análisis Fundamental y métodos de análisis

Y por hablar de intereses, la expectativa es que la Selic debe comenzar a ceder, especialmente siguiendo las últimas indicaciones de Ilan Goldfajn como ex economista jefe del Banco Itaú y ahora el frente de la autoridad monetaria brasileña.

Otro punto importante en este momento sería en relación a la inserción de nuevos impuestos o recreación de antiguos para cubrir el rombo en la caja del gobierno dejado por la ex presidenta. Eso es algo que deberá llegar, tarde o temprano e incluso un asunto que no es negado por Henrique Meirelles en sus entrevistas recientes desde que asumió su puesto.

Desafortunadamente no podemos esperar avances tan rápidos y drásticos en el sentido de sentir alguna mejora extrema. Los estudios se están realizando, el país urge de reformas y necesita que aparezcan lo más pronto posible pero no vinieron en estos 20 primeros días y ni deben venir en un chasquido.

Sin embargo, todos los cambios ya presentados empiezan a traer un alivio a la economía del país que incluso pudo hasta celebrar el Producto Interno Bruto (PIB) del primer trimestre de 2016, divulgado ni tan mal como se esperaba.

La expectativa ahora es que el escenario fiscal a largo plazo mejore gradualmente, dando soporte a la caída del riesgo país y consecuentemente el retroceso en la tasa de interés y la estabilización del tipo de cambio; pero vale recordar que esta ventana de oportunidades de Temer para la aprobación en el Congreso no es larga, ya que dentro de unos meses empiezan las campañas para las elecciones municipales.

Recomendado Video: El equipo económico del gobierno Temer es la misma «todos»?

Nota: Esta columna se mantiene por Rico.com.vc, lo que contribuye a los lectores Dinheirama puede tener acceso a contenidos de calidad libres.

Foto: Lula Marques / Agencia PT / Fotos Públicas

4.8
18