Saltar al contenido

Retrospectiva 2015: economía, política y la realidad brasileña

¡El año 2015 ciertamente dejará nostalgia! Guarde esta frase. El peor año de la economía brasileña en términos de crecimiento desde 1930, repleto de discusiones políticas acaloradas en el país en este inicio de segundo mandato de la presidenta Dilma será siempre recordado por aquellos que, como yo, vivieron intensamente este momento.

Un año «bombardeado» por momentos de fuerte turbulencia, tanto en el campo económico como político (escenario internacional y nacional), hechos que repercutieron directamente en los mercados de acciones, cambio e intereses.

En enero de 2015, Dilma Rousseff asumió para dar seguimiento a lo que había realizado en los cuatro años anteriores, pero con el discurso agudo de cambios especialmente en la economía del país, que ya comenzaba a mostrar signos de debilidad. Para ello nombró al ex superintendente de Bradesco y ex secretario de Estado de Hacienda de Río de Janeiro, Joaquim Levy, para intentar rescatar la credibilidad de la economía nacional, eludir las finanzas públicas y garantizar el ajuste fiscal -y consecuentemente el grado de inversión del país, lo que sólo se configuró en partes.

Incluso a principios de 2015 se esperaba una inflación cercana al techo de la meta, que es del 6,5% al ​​año y crecimiento nulo para el país, lo que no ocurrió debido al drástico empeoramiento de la economía nacional.

Citando sólo la inflación, la elevación de los precios administrados (combustibles y energía eléctrica) contribuyó fuertemente a estallar el «número mágico» pretendido por el Banco Central – el IPCA debe cerrar por encima del 10% en el año.

Además de estos factores, tuvimos elevación de la tasa de interés (Selic) en todas las reuniones del Comité de Política Monetaria hasta octubre, recordando que la tasa inició el año en el 11,75% y termina el 2015 en el 14,25%, la tasa más alta de los últimos 9 años.

recomendada de la inversión: Renta Fija para disfrutar de elevar la tasa Selic (clic para más información)

En el frente externo, el tema de Grecia seguía molestando, además de la persistente inquietud ante la desaceleración de los indicadores económicos y de caída de los precios de los principales productos básicos como el petróleo y el mineral de hierro de China, que cayó cerca de 35% y 45% respectivamente , lo que siguió trayendo preocupaciones a lo largo de todo el año.

Sin embargo, el principal tema en la economía internacional y que comenzó a ser discutido luego en febrero tenía relación con Estados Unidos. ¿De qué forma y en qué tiempo el Banco Central de EEUU comenzaría a elevar los intereses en el país, nuevamente trayendo turbulencia a los mercados en general, especialmente a los emergentes? Esto debido al pronóstico de migración de capital de estos países hacia los títulos más seguros del mundo, los norteamericanos.

Podríamos citar también algunos factores que fueron de extrema relevancia y que agregaron aún más volatilidad a los mercados, como incluso los conflictos en Yemen y los atentados terroristas, especialmente en Francia.

En la segunda mayor economía global, las preocupaciones son tantas en relación a la desaceleración económica que el Banco Central de China redujo la tasa de interés en cinco ocasiones, en el intento del gobierno de enfrentar la persistente caída de los indicadores, incluso en las exportaciones y en la producción industrial del país.

Volviendo a Brasil, fueron tantos eventos que resulta difícil enumerarlos en términos de relevancia. El hecho es que empezamos 2015 sugiriendo el retorno del racionamiento de energía y agua debido a la falta de lluvias en el Sudeste y estamos cerrando con discusiones alrededor de la vuelta de la CPMF para intentar equilibrar el déficit fiscal del país.

La elevación consistente de las tasas de desempleo y discusiones en torno al ajuste fiscal también hicieron que la cuerda se balanceara al actual ministro de Hacienda, que entrega el año lleno de indicadores depreciados, como en la industria y en los índices de confianza del consumidor y del empresariado, que alcanzan niveles históricamente bajos.

En términos de crecimiento, se esperaba estabilidad (o crecimiento cero) para el PIB a principios de 2015, pero el año debe cerrar con un retroceso de al menos el 3% en el indicador que muestra el crecimiento de la economía, y las previsiones para 2016 configuran la posibilidad de una nueva caída, lo que configuraría una recesión no vista desde hace al menos 80 años.

En fin, el año 2015 se cierra con el dólar próximo al nivel de R $ 4,00 e inflación de dos dígitos, lo que no ocurría desde 2002, además de discusiones políticas que involucran una apertura de proceso de impeachment contra la presidenta Dilma y tantos otros temas relevantes para Brasil.

Incluso las últimas semanas del año todavía proporcionaron algunas sorpresas, como las elecciones en Argentina y Venezuela que mostraron el agotamiento del modelo que ya duraba más de 10 años de los países de América del Sur.

Herramienta recomendada: control financiero de hoja de cálculo libre para iniciar 2016 con el bolsillo días (click y descarga)

Ahora hay que aguardar el final del año de hecho y observar si habrá la elevación de la tasa de interés en EEUU y las peleas políticas en Brasil que pueden traer muchas sorpresas en las próximas semanas, pudiendo incluso traer la destitución de la presidenta de la República, modificando así el » panorama para el escenario nacional en 2016. Mucho puede suceder, como es siempre característica de Brasil.

Nota: Esta columna se mantiene por Rico.com.vc, lo que contribuye a los lectores Dinheirama puede tener acceso a contenidos de calidad libres.

Foto «Brazil 2015», Shutterstock

4.7
12