Saltar al contenido

Quiero mi Marketing de vuelta!

Ganar dinero por internet, Ganar dinero desde casa, Como ganar dinero rapido, Como conseguir dinero

Por Carlos Jenezi, escritor Plataforma Editorial Brasil, especializada en la comercialización y desarrollo de productos.

No bastaba el nombre, imposible de traducir, y de la adaptada nomenclatura de aquel que hace de esa actividad su ganancia-pan (marketero nunca me sonó bien), ahora el Marketing posee otro enemigo poderoso en su breve y conturbada existencia: la política.

No podemos decir que el fenómeno sea nuevo, después de que los regímenes totalitarios y eficientes estrategias de marketing siempre anduvieron juntos a lo largo de la historia (con gran destaque para el Nazismo).

Pero es cierto que la reciente actividad política ha contribuido de forma consistente a que la nube de conceptos negativos y definiciones erróneas sobre esa actividad se vuelvan cada día más espesas en la mente de los brasileños.

El marketing es, por definición, medio, nunca fin. La excepción, obviamente, son las empresas proveedoras de este servicio. Las montadoras hacen coches y usan el marketing para divulgarlos – y principalmente desarrollarlos -, pero siempre serán montadoras de vehículos.

La misma lógica simple se debe a cualquier empresa en cualquier rama de actividad, usando el marketing como herramienta (medio) de diálogo con sus clientes para generar la venta (fin) de sus productos o servicios.

La inversión de esta lógica básica produce compañías vacías, fadas a la rápida desaparición del mercado. Es la benéfica lógica del capitalismo, donde los mejores sobreviven y los peores se quedan por el camino (vale recordar que estamos hablando esencialmente de empresas privadas, compitiendo por los mismos consumidores).

Si tal lógica de inversión de papeles del marketing es temeraria en el ambiente privado, en el ambiente público la cosa se vuelve aún más peligrosa, como hemos visto de forma creciente en gobiernos de muchos países, con destaque para Brasil.

Cuando vemos marketeros más influyentes que ministros y secretarios, o cuando las acciones de gobierno se basan principalmente en los efectos positivos que causarán en las campañas electorales, es señal que atravesamos la peligrosa frontera de la inversión de funciones que acarreará de forma inexorable en perjuicio para los ciudadanos y, por qué no, a la propia actividad del marketing como herramienta de comunicación.

Como profesional de marketing, puedo afirmar que no me siento cómodo al ver mi trabajo asociado a la caricata imagen del marketero aprovechador y esperanto, o de prácticas dañinas de gobierno público, que manchan y disturpan el verdadero sentido de nuestra actividad profesional y su contribución a la sociedad .

El marketing hecho de forma correcta (como medio y no fin) es una herramienta esencial de transparencia y comunicación, además de garantía perenne de beneficios a los consumidores en muchos sentidos.

Utilizar tal herramienta como recurso ilimitado de ilusión o simple engaño vacío es otra forma que algunos de nuestros políticos han encontrado de apropiarse indebidamente de lo que no les pertenece.

¿Qué piensas de mi opinión? ¿Está de acuerdo? Deja tus comentarios en el espacio abajo. Hasta el próximo.

Foto de marketing, Shutterstock.

Quiero mi Marketing de vuelta!
4.8 (95.65%) 46 vote[s]