Saltar al contenido

¿Qué tal el Régimen de Metas de Inflación?

Mientras tanto en Brasilia ... Hoy voy a abordar un tema sugerido por un lector. ¿Qué es y cómo se caracteriza el Régimen de Metas de Inflación? Puede incluso parecer un asunto molesto y extremadamente técnico, pero voy a intentar descomplicar, sin perder la riqueza de detalles que el tema permite, incluso analizando los resultados obtenidos por Brasil.

Cómo todo empezo
Brasil adoptó el Régimen de Metas de Inflación en junio de 1999 tras un fuerte ataque especulativo. Antes, el país adopta el llamado Régimen de las Bandas Cambias. Para facilitar el entendimiento, percibe que, desde la creación del Plan Real, la sobrevalorización del tipo de cambio y la elevación del grado de apertura externa de la economía, fueron los pilares principales de la política de combate a la inflación.

En 1999, gracias al ataque especulativo, la autoridad monetaria percibió que, en un contexto de inestabilidad del sistema financiero internacional, trabajar con anclaje cambiaria era totalmente ineficaz pues sacaba del Banco Central el control y el mantenimiento de su propia política de control de la inflación, dejando al país vulnerable demasiado, con la posibilidad de perder el control del tipo de cambio nominal.

En la práctica…
El Régimen de Metas de Inflación resguarda el poder del Banco Central en conducir la política monetaria para cumplir la meta de inflación determinada por el Consejo Monetario Nacional (CMN) para los dos años subsiguientes. Es tan simple. Hay una meta, hay un resultado a ser alcanzado y hay poder para llegar a ella.

Por el mundo…
No es sólo el Brasil que adoptó el régimen de metas de inflación. Países como Canadá, Chile, Reino Unido, España, México y Suiza, por ejemplo, ya han tenido experiencias con el mismo modelo.

La experiencia brasileña
En Brasil, la lucha contra la inflación se ha convertido en una prioridad después de los años hiperinflacionarios. Observando por ese punto de vista, se pensaba evitar que ese «fantasma» pudiera regresar. Por lo tanto, el Banco Central no lo pensó dos veces cuando se utiliza el instrumento más contundente y rápido efecto contra la inflación: altas tasas de interés!

resultados
Es innegable que el combate a la inflación fue (y es) exitoso. Hoy en día, la inflación prevista para el año 2007 está en torno al 4,5% al ​​año. Sin embargo, al analizar el contexto y el «precio pagado» para que llegáramos hasta aquí, me siento obligado a plantear algunas reflexiones:

  • ¿Brasil creció lo que podría? Dentro de los países en desarrollo tuvimos las peores evaluaciones de crecimiento.
  • ¿La pobreza de hecho disminuyó? Las altas tasas de interés propició que las personas con cierto potencial de inversión tuvieran mejores oportunidades. Sin embargo, qué decir de la llamada línea de la pobreza? Las inversiones sociales permanecieron paradas y pocos (ineficientes) programas asistencialistas intentaron cumplir ese papel.

¿Qué piensa usted?
Finalizando, el sistema de Metas de Inflación propició al Banco Central una actuación independiente. Claro, no funcionaria si no fuera así. Su papel es justamente cuidar y garantizar el cumplimiento de las metas propuestas, no pesando necesariamente las cuestiones sociales del país.

Una cuestión aún permanece después de todos estos años: ¿El control rígido de la inflación, ya en niveles bajísimos, no acaba engrosando el potencial económico de la nación? Países como China e India optaron por metas no tan rígidas y crecieron anualmente prácticamente el doble de Brasil en los últimos 10 años.

¿Cuál es tu opinión? Control rígido de la inflación o búsqueda incesante del crecimiento económico? ¿Los dos? Es un tema muy interesante para un largo debate por aquí. ¿Vamos allá? ¿Quién comienza?

—-
Analista Financiero de Ricardo Pereira, que trabajó en el Banco de Investimentos Credit Suisse First Boston Garantía y edita la sección de Economía de Dinheirama.

Foto de crédito a Marcio Eugenio.

4.8
35