Saltar al contenido

¿Qué es más importante: dar presente o estar presente?

Ganar dinero por internet, Ganar dinero desde casa, Como ganar dinero rapido, Como conseguir dinero

Esta época del año es siempre llena de reflexiones, buenas acciones, sentimientos positivos y … ¡compras! Una montaña de gastos que, por regla general, transforman los meses tras la Navidad en una resaca financiera sin fin.

En esas mis andanzas tratando de llevar la educación financiera hasta las personas me encontré con muchas situaciones curiosas de gente que toma muy en serio esa cosa de «dar regalo», sea de matrimonio, cumpleaños o Navidad.

Estoy hablando de familias que tienen una parte importante de su presupuesto – a menudo más del 10% – comprometido con los mimos datos a otro. Y es en ese momento que creo que una reflexión se hace necesaria: ¿es que nuestras relaciones están extremadamente mercantilizadas?

Lo que quiero decir es que parece que nos sentimos más o menos amados de acuerdo con la etiqueta de precio del regalo que ganamos (o damos). ¿Qué pasó con el simple placer de estar junto a quien amamos? Cuando el recuerdo perdió su lugar para un objeto material que, para ser lo suficientemente bueno, tiene que ser caro?

Para mí, el momento de reflexión llegó cuando el acto de regalar dejó de ser un gasto puntual y pasó a ser un gasto recurrente y de gran impacto en el presupuesto de las familias.

Todo queda muy peligroso cuando el bienestar está comprometido y da lugar a esta relación consumista que se estableció entre las personas; cuando sentimos vergüenza si el regalo que compra cuesta menos que «x Reais». Ante todo eso, ¿qué estamos enseñando a nuestros hijos ya aquellos que nos ven como ejemplo?

Lectura recomendada: No deje que el Consumismo terminar con su vida y sus finanzas!

Estamos viviendo un momento de ápice en el consumo humano y los reflejos son devastadores: el planeta está en el límite de lo que puede entregar de recursos, los límites económicos son constantemente probados con crisis sucesivas y los abismos sociales son cada vez mayores.

En el centro de todo esto, una cultura económica basada en el consumo, donde las relaciones están cada vez más frías y las personas totalmente ajenas a lo que realmente importa: aprovechar el poco tiempo que tenemos con aquellos que amamos no cuesta dinero y es la cosa más gratificante que podemos hacer.

En tiempo: no estoy en contra de presente, pero estoy en contra de los excesos que estamos viviendo en el día a día y, principalmente, contra la histeria colectiva de que somos tan buenos como las cosas que compramos.

En esta Navidad, os invito a pensar en las personas que ama y encontrar algo que realmente simbolice esa amistad, buscando en los lugares menos probables.

Puede ser una foto antigua, un CD con canciones que recuerde una ocasión especial, un vídeo editado por usted, actitudes que demuestren el cariño de dedicar su tiempo a aquel presente y, después, estar presente para disfrutar junto a estas personas queridas.

En esta Navidad, trate de olvidar marcas, marcas y valores por encima de los tres dígitos. En vez de eso, hazlo todo para unir a las personas que importan para ti y, más aún, aprovechar cada minuto de ese tiempo juntos.

Lectura recomendada: Tradición de la Navidad: la cultura de conservación o de estado sencilla quo?

Por último, les dejo la pregunta: ¿qué es más importante, para presentar o está presente? Nada es capaz de compensar la ausencia de quien amamos, jamás se olvida de eso. Una feliz Navidad y que progresamos mucho como personas en 2016. ¡Gran abrazo!

Foto «Family celebrating», Shutterstock.

4.8
10