Saltar al contenido

¿Por qué guardar dinero? Foco en la calidad de vida y libertad

Por que guardar dinheiro? Foco na qualidade de vida e liberdade De unos tiempos para acá, los medios brasileños comenzaron a publicar noticias y reportajes sobre finanzas personales como nunca antes se vio. Este hecho ha aumentado el interés de muchas personas en buscar información sobre cómo administrar su propio dinero. Con el fácil acceso a Internet, comienzan una búsqueda desenfrenada sobre las más variadas informaciones, encontrando consejos de cómo gastar menos, invertir mejor, salir de las deudas, etc.

Después de esa fase, aquellos que no se perdieron en el enmarañado de contenidos disponibles parten para cursos sobre inversiones, inician el control del presupuesto doméstico y hacen todo para convencer a los demás de que la educación financiera es esencial y trae resultados prácticos.

Como estudioso del área, veo como extremadamente saludable la atención dada a las finanzas personales, pues tengo convicción de que esa es una dimensión importante a ser considerada en el mundo capitalista en que vivimos. Pero mi intención con este texto es la de defender el punto de vista de que toda esta preocupación con el dinero debe venir acompañada de una reflexión muy profunda sobre la importancia de las finanzas personales en la vida de cada uno.

Escribo esto al constatar que los caminos sugeridos por los especialistas, a pesar de poseer cierta lógica, son de difícil aplicación en el día a día. Cambiar hábitos que, durante años, se han tenido como normales no sucede de la noche a la mañana. Adquirir conocimientos financieros sobre tributación, tasas de interés, flujo de caja, entre otros, tampoco.

Y todo este nuevo mundo que se abre los ojos de los profanos provoca una mezcla de ansiedad (el tiempo perdido) y ansiedad (para poner en marcha toda la información que está absorbiendo). Y eso no es necesariamente bueno, pues la vida de la persona puede no mejorar en términos de bienestar. Se trata de un problema (deudas) y entra en otro (compulsión en ahorrar, ahorrar, ahorrar), de efectos también nocivos.

Educarse financieramente a ser un acto que mejora la calidad de vida de hoy y en el futuro. El estudio de las finanzas personales debe proporcionar una nueva filosofía conductual que se incorpore naturalmente a sus actitudes y modo de pensar -y no sólo una obsesión en conseguir aumentar cada vez más su patrimonio, sin un porqué.

Es importante que encuentre una respuesta a la siguiente pregunta: ¿por qué debo guardar dinero? Tal vez ese ejercicio de reflexión no sea fácil, pero quien dijo que la vida es simple?

Por último, me gustaría pasar el mensaje de que usted piensa en el dinero como medio para conquistar algo relevante, no como un fin por sí solo. No caiga en la trampa de la codicia, dejando de lado principios morales y éticos, en la búsqueda de enriquecerse a toda costa. No dejes que el dinero te domine, porque es él quien debe servirle. Utilice la libertad que el dinero proporciona para aumentar su satisfacción personal, de las personas con las que convive y, si es posible, de aquellos que pasan necesidades.

Antes de un cambio brusca en sus hábitos de consumo e inversión, reflexione. Estoy seguro de que reservar algunos momentos para pensar en el tema tendrá un efecto muy positivo en sus finanzas personales, ya que le dará una mejor comprensión sobre el papel del dinero en su vida. Así, sus posibilidades de éxito financiero y personal aumentarán. Por supuesto!

Foto de sxc.hu.

4.8
37