Saltar al contenido

Poca atención a los detalles: error común y peligroso en las empresas

Pouca atenção aos detalhes: erro comum e perigoso nas empresas El tema no es nuevo, pero siempre es bueno escribir sobre él para recordar a todos sobre la importancia de la atención a los clientes. Me doy cuenta de que, aun con tanta información, algunos aspectos básicos todavía dejan a desear; y sabemos que el cliente insatisfecho es sinónimo de propaganda negativa. Pues bien, es consenso que empresas victoriosas son aquellas que efectivamente priman por la calidad de sus productos y servicios.

El experto en marketing y profesor David Kotler advierte de la importancia de la lealtad del cliente, como un consumidor insatisfecho causar una gran cantidad de daño a la empresa (que influye negativamente en promedio, otros 10 consumidores). Se observa que, a pesar de los esfuerzos emprendidos en la búsqueda de la calidad, muchas empresas fallan y acaban perdiendo clientes por no dar la atención merecida a los detalles de la cadena productiva.

El objetivo de este artículo es abordar algunos ítems que podrán contribuir a la mejora de los servicios prestados a través de la discusión de aspectos importantes del cotidiano empresarial. Factores que a menudo se ven como detalles y no reciben la atención debida, haciendo que la empresa comprometa la calidad de los servicios ofrecidos.

Servicio al cliente interno
Los empleados son la base de toda empresa, pues es a través de cada uno de ellos que los productos y servicios son elaborados y ofrecidos. Se suele ver que las causas más comunes de alejamientos, absentismo, accidentes de trabajo y desmotivación residen en la poca atención ofrecida a ellos por parte de la gerencia. Es necesario invertir no sólo en remuneración adecuada, sino también en el reconocimiento de sus esfuerzos y en la oportunidad de expresar sus ideas.

Los programas frecuentes de entrenamiento y desarrollo, reuniones semanales y mejora de la comunicación interna son eficaces y provocan un cambio significativo en la postura en relación al trabajo. Sólo los empleados felices son capaces de transmitir satisfacción a los clientes.

Atención a la cadena productiva
Muchas veces, los productos se entregan a los clientes con pequeñas imperfecciones, algo que puede resolverse con la mayor atención a los detalles de la producción. Las pequeñas desviaciones se resuelven fácilmente mediante la estandarización de los procesos, las reuniones frecuentes con los empleados y la adopción de nuevas formas de actuación.

puntualidad
Empresas compromete su relación con los clientes cuando no cumplen los plazos de entrega combinados. La organización interna y el compromiso de todos de la empresa suelen garantizar el tiempo determinado.

Alto rigor en las normas
Las normas y estándares son importantes, pero cuando son engrasados ​​y no dan margen para pequeñas negociaciones, pueden comprometer la relación con clientes internos y externos. La opción por el sentido común es siempre bien venida.

Repaso de las actividades
Funcionario no suele adivinar lo que se espera de él y eso provoca mucha confusión en el cotidiano empresarial. El colaborador es encaminado hacia sus actividades naturalmente, como si él supiera todo lo que necesita ser ejecutado y cómo comportarse. Este pequeño problema puede resolverse con una breve explicación de lo que hay que hacer.

Poca atención a las reclamaciones de los clientes
Uno de los caminos para la excelencia es escuchar a los consumidores. No desprecie las quejas de sus clientes y no los considere demasiado exigentes. Verlos como aliados en la identificación de fallas y posibles mejoras.

¡La sustentabilidad vino para quedarse!
La preocupación por la sostenibilidad y el medio ambiente también son factores ganadores de clientes y algunas actitudes relativamente simples pueden ser determinantes en la consolidación de la marca de una empresa en el mercado:

  • Adopción de bolsas ecológicas. Principalmente para los comerciantes del sector alimenticio, donde el uso de bolsas plásticas es alto, la iniciativa por la adopción de bolsas ecológicas estimula a los clientes en la cuestión ambiental y reduce gastos con las bolsas desechables. Además de cuidar el medio ambiente, el financiero de la empresa también será beneficiado, vale la pena hacer las cuentas;
  • Iluminación correcta. Hay muchas maneras de disminuir los gastos de energía eléctrica: el uso de la luz natural en el ambiente, el uso de colores claros en las paredes y muebles, espejos en lugares estratégicos, el uso de lámparas fluorescentes, el aumento o el cambio de ventanas de lugar son algunas de ellas;
  • Consciencia interna. El uso consciente de los recursos durante la ejecución de las tareas es un aspecto que necesita ser enseñado y ampliamente divulgado dentro de las empresas. Desde el uso excesivo de impresiones, materias primas, teléfono hasta el desperdicio de comida y daños en las herramientas de trabajo por el mal uso tienen un impacto ambiental y un costo mensual alto para las empresas;
  • Calidad en las relaciones internas y externas. La relación sana con los empleados y la preocupación por las condiciones adecuadas de trabajo son elementos que merecen atención. Los cuidados con la comunidad donde la empresa está inserta y acciones ligadas a su bienestar también agregan mucho valor a la empresa. Cuidar las relaciones internas y externas también coloca a la empresa en un camino ecológicamente correcto.

La mejor manera de buscar y mantener la calidad de productos y servicios es la participación de todos de la empresa en torno a ese objetivo. La gestión participativa es un modelo altamente eficaz en ese sentido, ya que aprecia por la atención todos en torno al bien más precioso de una compañía: el cliente. Estar atento a los detalles puede ser la diferencia entre prosperar o no. ¡Abrazo y hasta la próxima!

Foto de sxc.hu.

4.8
40