Saltar al contenido

Pasar la vida ahorrando no es sinónimo de riqueza (dejen el cafecito en paz)

En los últimos tiempos, he observado con cuidado el surgimiento de mucho material en Internet y fuera de ella que trata (o al menos intenta) de la educación financiera. Es realmente muy importante que el tema sea cada vez más difundido y tratado con cariño por un número mayor de personas.

Hablar de dinero es un enorme desafío para mucha gente, sobre todo cuando hablar de dinero es sinónimo de problemas y aprehensión. Desafortunadamente, mucho del discurso que he acompañado relaciona el dinero no como un problema (lo que es bueno), sino como una «pseudo-solución» para todo (eso es pésimo).

El dinero es uno de los asuntos importantes que tenemos que enfrentar, con la debida atención, pero sin olvidar que una vida feliz depende de una cuestión fundamental: la necesidad de mantener el equilibrio.

Lectura recomendada: Guardar, ahorrar y ahorrar! Pero, ¿y si el futuro no llega?

Los tiempos han cambiado y la educación financiera se ha vuelto más relevante

Durante mucho tiempo, el lenguaje adoptado en relación a la educación financiera dejaba a las personas confusas. Todos creían que tratar el dinero con la importancia debida era demasiado complicado.

Con el crecimiento económico experimentado después del surgimiento del Plan Real, la mirada sobre la economía se volvió más presente. Incluso con todos los percances que hemos tenido desde entonces, la actual generación tiene a su favor una economía más dinámica, pero también más previsible.

Es verdad que estamos muy lejos del ideal, sobre todo cuando nos comparamos con otros países. Pero es innegable que hoy tenemos la oportunidad de hacer más y mejores opciones por tener más y mejores opciones cuando el asunto es dinero.

Una cuestión me ha molestado cada vez más: muchos colegas que se dicen expertos en educación financiera han adoptado un discurso peligroso: ahorre, abra la mano de algunos pequeños placeres y usted alcanzará el sueño de hacerse rico.

¿Te gusta los vídeos? Más información: TV Dinheirama – se encarga de su dinero

La matemática es una ciencia exacta. Cuando se utilizan para hacer una cuenta, tanto la calculadora como la hoja de cálculo pueden demostrar la fuerza de los intereses compuestos a lo largo del tiempo. Pero ese no es el problema. Lo que me molesta es el discurso de que renunciar a un simple café es fundamental para enriquecerse.

Cada vez más es importante tener y mantener un presupuesto seco y adecuado al nivel de vida personal. También es fundamental ganarse y siempre conseguir algunos buenos descuentos, pero no es sólo ahorrando que se consigue construir patrimonio y una vida económicamente más tranquila.

El discurso del ahorro no debe ser descartado, pero tampoco puede ser sobrevalorado. ¿Dónde quedan cuestiones como aumento de renta, emprendimiento, inversiones más arrojadas, por ejemplo? Otros temas esenciales acaban no recibiendo la atención necesaria por parte de muchos profesionales.

¡Dejen el café en paz!

El mensaje directo es si usted ahorrar un café al día conseguirá ahorrar a lo largo del mes tantos reales. Estos tantos reales generan, a lo largo de un año, otros tantos reales. En muchos años, una pequeña fortuna. En la teoría no podría funcionar mejor, después de todo, lo que es un cafecito?

El primer punto fallido en el discurso simplista de los ahorradores en exceso es que no existe un direccionamiento para el acto de ahorrar. Después de todo, ¿por qué ahorrar? ¿Para no pasar? Para ahorrar? ¿Para no consumir?

Poco se ha hablado de los verdaderos objetivos y de cómo es importante enseñar a las personas a planificar metas de corto, mediano y largo plazo. Por lo demás, los ahorradores no suelen hablar de planificación: todo se reduce a ahorrar y ganarse.

El segundo punto importante es la falta de orientaciones sobre inversiones, y eso tal vez se explique por cuenta de la cuestión anterior, después de hablar de inversiones sin tener objetivos es imposible para quien trabaja la educación financiera de una manera incompleta.

Lectura recomendada: ¿De qué sirve el hombre más rico en el cementerio?

Una vida más rica

Es un error creer que la gente no está preparada para ir un paso adelante y salir del sólo ahorrar para invertir y emprender. Es importante que el mensaje de la educación financiera como un estilo de vida para la realización de sueños sea transmitido de manera eficaz y constante, aunque de manera fragmentada.

Iludir a las personas con el discurso del cafecito y dejar entendido que eso será suficiente para una vida mejor en el futuro es simplificar una realidad que no existe.

Así que aquí en Dinheirama, a lo largo de los años, no dejar de hacer hincapié en que es importante para ahorrar, pero que el ahorro tiene que venir con la planificación y buenas opciones a la hora de invertir.

Justamente porque queremos ir más allá, preparamos una serie de materiales de educación financiera, todos gratuitos y que se complementan. Conozca algunos de los materiales:

  • Planilla gratuita de control financiero;
  • eBook «10 actitudes para transformar su vida financiera en 2016»;
  • Evento con Gustavo Cerbasi, Conrado Navarro y otros especialistas (más de 3 horas de contenido gratuito);
  • eBook «Finanzas personales para las mujeres»;
  • eBook «Tener una vida rica sólo depende de ti»;
  • «Todo lo que usted necesita saber sobre el Tesoro Directo»;
  • eBook «Cómo hablar de dinero con su hijo»;
  • eBook «Riqueza personal es posible»;
  • eBook «La boda de sus sueños»;
  • eBook «El Nuevo Jubilado»;
  • eBook «Freelancer: Libertad con mucho trabajo y resultados»;
  • eBook «Invierte sin miedo en los títulos públicos».

conclusión

De la misma forma que el dinero no cae del cielo, también es importante tener la conciencia de que nada viene fácil. Muchas veces, los pequeños placeres de la vida, como un buen café, son instrumentos que recargan las baterías para no desistir.

La educación financiera es, entre otras cosas, el arte de la persistencia. Abrir la mano de los pequeños placeres, por regla general, no te hará más rico, ni más feliz. ¡Cuidado con quien intenta hacerle creer en eso! Gracias y hasta la próxima!

Recomendado vídeo: El dinero no son matemáticas, siempre! ¡Riqueza es actitud!

4.8
36