Saltar al contenido

No, mi querido, su generación no tiene nada especial

Por Gustavo Chierighini, la plataforma editorial Editorial Brasil.

Es antigua (y cansativa) la retórica que envuelve los conflictos de generaciones en la conducción de los negocios y en la vida emprendedora. El «lero lero generacional» no reconoce límites.

La retuición de las voces y los clichés, esta retórica embala una ruptura peligrosa de diálogo, potenciando prejuicios, desconocimiento y fatalmente emitiendo un mensaje subliminal que desmerece a las generaciones más maduras.

Valorar una generación en particular, sustrae los prodigios anteriores. Desconectada de la realidad, miope y sedienta por reconocimiento, desconoce ejemplos de prodigios siempre presentes en todas las generaciones, con muchos remanentes todavía activos con más de siete décadas bien vividas.

Y peor, su práctica es recurrente y cíclica, siempre promoviendo la generación más reciente como la más preparada y mejor tallada para el presente y el futuro. En este ritmo, usted será el próximo a ser descartado.

Pero eso no es de hoy; siempre fue así. El resultado de ello es el equívoco donde la «generación del momento» pronto será la «generación superada» y «vieja», cuya contribución «obsoleta» debe ser olvidada.

Recientemente visité una so- llamado fondo de capital riesgo centrado en nuevas empresas, que cantaron el logotipo de la recepción la siguiente inscripción: «No valoramos la experiencia.» Caso perdido.

Herramienta recomendada: hoja de cálculo de Super para su control financiero

Entendiendo el engaño generacional

En el caso de que no todas las personas estén provistas de la astucia suficiente para identificar esas trampas, destaco abajo algunas características típicas del engañado generacional, sea su generación a A, X, Y, Z, o W.

  • Él cree en la excepcionalidad de su generación. ¿Por cual motivo? En el caso de que se produzca un cambio en la calidad de la energía eléctrica, se debe tener en cuenta que, fue en 1876);
  • Él cree que el hecho de dominar una práctica o tecnología reciente, lo capacita para «conquistar el mundo». «Conquistar el mundo» demanda coraje, energía más allá de lo común, astucia y resistencia al sufrimiento inherente al recorrido de las grandes ambiciones;
  • Él cree que todo startup necesariamente es una empresa de tecnología, o de juegos;
  • Él reniega la experiencia, en lugar de intentar acumularla y ser capaz de absorberla de profesionales con más años de camino;
  • Él tiene el sentido crítico atrofiado. No puede observar entre las líneas de su generación las mismas características que deplora en las generaciones anteriores;
  • Él es desprovisto del conocimiento de la historia como ciencia (al final él deplora la experiencia), y observa en ello una ventaja;
  • No le gusta afrontar la realidad. Cuando su empresa sucumbe al endeudamiento oa los conflictos de sociedad, no se rompió o falló, sólo pasará a una nueva «hipótesis» en el negocio;
  • Él olvida que la historia es cíclica. No entiende que los negocios son siempre sometidos a los ciclos económicos, y por eso mismo queda eufórico con períodos de bonanza, olvidándose de que el abismo siempre nos acecha;
  • No acepta el propio envejecimiento y no abre espacio para las generaciones más jóvenes, bloqueando su propia capacidad de reciclaje.

Recomendado libro electrónico gratuito: Freelancer – Libertad con trabajo y resultados

¿Cómo lidiar con la realidad que requiere la convivencia de tantas generaciones?

  • Siempre que sea encarar una discusión o debate con profesionales de una generación muy diferente de la suya, prepárese con argumentos concretos. La racionalidad vale por mil palabras;
  • Aprenda escuchar con paciencia los argumentos que aparentemente son divergentes. Y con el mismo cuidado exponga su desacuerdo. En este contexto, quede libre de emociones o de retóricas agotadoras;
  • Evite estigmatizar a sus interlocutores y ofrecer en su lugar madurez y empatía. Comprenda que la experiencia vale mucho, pero que las novedades que las generaciones más recientes traen son imprescindibles para procesos y dinámicas de trabajo;
  • Cultiva tu autoconfianza para tener el coraje almacenado suficiente para volver atrás o reconocer equívocos en tu enfoque. Esta actitud suaviza los inevitables embates profesionales y ayuda a construir lazos sólidos de asociación.
  • Deja la vanidad a un lado, siendo grande a los 21 oa los 70 años.

Por último, actúe con respeto y consideración, absorbiendo la experiencia y alimentándose de lo nuevo en un proceso continuo de crecimiento. Hasta el próximo.

No, mi querido, su generación no tiene nada especial
4.7 (93.33%) 6 votes