Saltar al contenido

Los intereses, la inflación y la explosión del crédito

Dinero - Finanzas Personales «La inflación está bajo control y el país continuará a crecer alrededor del 5% este año.» La frase es más que las frases tradicionales (y dudosas) pronunciadas por el ministro Guido Mantega. Más que una afirmativa, podemos entenderla como una apuesta. Ayer, el Banco Central divulgó su informe de inflación, donde apunta que la expectativa de inflación para este año es del 4,6%, número ligeramente por encima del centro de la meta de inflación, estipulada en el 4,5%.

En el artículo «Qué tal el Régimen de Metas de Inflación» tuvimos la oportunidad de profundizar un poco más el debate y simplificar el Régimen de metas. Vale recordar que Brasil adoptó el Régimen de Metas de Inflación en junio de 1999, tras un fuerte ataque especulativo. Antes, el país adopta el llamado Régimen de las Bandas Cambias.

Para facilitar el entendimiento, percibe que, desde la creación del Plan Real, la sobrevalorización del tipo de cambio y la elevación del grado de apertura externa de la economía, fueron los pilares principales de la política de combate a la inflación.

En 1999, gracias al ataque especulativo, la autoridad monetaria percibió que, en un contexto de inestabilidad del sistema financiero internacional, trabajar con anclaje cambiaria era totalmente ineficaz, pues sacaba del Banco Central el control y el mantenimiento de su propia política de control de la inflación , dejando al país vulnerable demasiado y con la posibilidad de perder el control del tipo de cambio nominal.

El papel del Banco Central
La actual dirección del Banco Central tiene su actuación marcada por la ortodoxia en la conducción de la política económica, no existiendo al utilizar su más controvertida arma en el control de la inflación: el posible aumento de la tasa básica de interés, la ya tan conocida tasa Selic.

El gobierno utiliza como índice para desempeño inflacionario el IPCA (Índice Nacional de Precios al Consumidor Amplio). En el contexto expuesto por el ministro Mantega, incluso con ese aumento en la expectativa de inflación todo estaría dentro de lo esperado, no existiendo ninguna presión inflacionaria en este momento, a diferencia del presenciado el año pasado, con el alza de los precios de los alimentos.

Oferta y demanda
Al recordar la cuestión agrícola y de los alimentos en general, Mantega de hecho demuestra mejora en la capacidad de ampliación en la oferta de alimentos para 2008. Buena noticia, pero ese fenómeno de equilibrio entre oferta y demanda es esencial también para otros sectores de la economía.

En 2007, el gran carro-jefe de la economía fue el sector automovilístico. Según el presidente de Anfavea Jackson Schneider, en 2008 la industria automotriz invertirá cerca de $ 5 mil millones, lo que elevará la capacidad instalada en el sector de 3,5 a 3,8 millones de vehículos / año en 2008 Este optimismo todo en torno al sector incluye el área de auto partes, que proyecta un mercado de hasta 20.000 millones de dólares en 2010.

Se sabe que ampliar la capacidad de exportación de la industria automovilística es uno de los grandes objetivos del gobierno, que considera esa exportación como manera de compensar a la industria en una posible restricción al crédito por parte del gobierno, con el objetivo de contener la inflación causada por la inflación la demanda.

Después del comentario infeliz del Ministro Mantega (sobre la restricción al financiamiento y crédito), muchos corrieron a las tiendas para comprar sus coches aprovechando todavía las «buenas condiciones» de hoy. Entre comillas, siempre, porque aún vivimos entre las más altas tasas de interés.

El crédito fácil no es el mismo que el crédito barato. Debo haber escrito una docena de veces por aquí. En el caso de Brasil, la tasa de desempleo en el país se ha incrementado en los últimos años, en los últimos años. crédito para personas físicas.

Las deudas a largo plazo casi nunca son buenas, usted ha de estar de acuerdo. Sin embargo, en la realidad del país donde pocos conocen y aplican una buena planificación financiera [Bb] y los intereses altos encarecen el crédito, muchos todavía optan por el camino del financiamiento en diversas prestaciones.

Altos intereses, crédito harto y incumplimiento
Las justificaciones de las financieras y bancos para los altos intereses del crédito en el país son dos:

  • Alta carga tributaria
  • delincuencia

Yo colocaría otro elemento: la codicia del sector bancario, algo que en realidad forma parte del juego del capitalismo. La fiscalidad sigue elevada, es cierto, pero el aumento del crédito en los últimos años no ha dado lugar a un aumento en el incumplimiento. Se redujo del 7,3% en 2007 al 7,1% en 2008 (prestaciones en febrero de 2008 que registraba retrasos superior a 90 días).

La expectativa general es que si el gobierno no entorpece, el crédito total concedido a personas y empresas debe llegar a finales de 2008 representando algo en torno al 40% del PIB (Producto Interno Bruto). Poco comparado con Chile (50%), Malasia y Tailandia (80%).

¡Preparar, Apuntar, Fuego!
Después de viajar en las olas del crédito y de la inflación, finalmente llegamos al punto crucial del artículo: la constatación de que existe un exceso de consumo en el país, incluso por encima de la producción. Al apuntar el arma del aumento a la tasa de interés, el Banco Central erra el foco. En mi opinión, suena como una bala perdida.

El aumento del consumo no significa simplemente que la gente está gastando más. Entra también ahí los gastos de las empresas (que están invirtiendo y creando nuevos puestos de trabajo) y principalmente los gastos del gobierno.

Se percibe desde temprano que los gastos del gobierno están desajustados. Se gasta mucho con el costeo de la máquina, injerencia en el trato de las obras, corrupción, previsión deficitaria, etc. La recaudación de los impuestos crece más que la economía, hecho que impulsa los gastos y programas asistencialistas del gobierno.

¡Bajo el aspecto económico, gasto se gasta!
Se queda el tirón de oreja: el ejemplo debería venir de quien realmente tiene más poder, eliminando gastos de costeo y no inversiones, garantizando el consumo de quien apenas ahora empezó a aprovechar una economía ajustada. ¿Cuándo vamos, como país, cambiar de postura?

Nuestro gobierno siempre cita ejemplos asiáticos de desarrollo. En este sentido, podríamos utilizar ejemplos de uno de los tigres que vive, como Brasil, tendencias inflacionarias: Corea del Sur. Allí, las medidas tomadas para contener los precios pasaron por la reducción (en algunos casos hasta la eliminación) de aranceles importación, reducción de impuestos locales y recortes de gasto público.

En lo que se sabe, la opción viene siendo diferente: «culpar» el crédito y aumentar el Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF) y la Contribución Social sobre el Beneficio Líquido (CSSL) cobrada de los bancos, aumentando el costo de las financiaciones, ya que los bancos repasaron el cambio a la tasa de interés.

Por supuesto, hablar es siempre fácil, pero nuestras armas son las palabras. Queremos un Brasil mejor, así como usted. Buen fin de semana. Aproveche su tiempo libre para conocer el Foro Sociedad Dinámica y profundizar el debate sobre economía, inversiones, emprendedorismo, etc.


Analista Financiero de Ricardo Pereira, de ABET Corretora de Seguros, que trabajó en el Banco de Investimentos Credit Suisse First Boston y editar la sección de Economía de Dinheirama.
• ¿Quién es Ricardo Pereira?
▪ Leer todos los artículos escritos por Ricardo

Foto de crédito a Marcio Eugenio.

4.8
24