Saltar al contenido

Las tesis falsas de la reforma expuestas en la CPI de la Previdencia

El informe de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) de la Previdencia, entregado el pasado día 23 de octubre en el Senado Federal, reveló que las principales tesis planteadas por el Gobierno Federal para defender la reforma de la Seguridad Social en el país son falsas. En la opinión de 253 páginas, el ponente, el senador José Hélio (Pros-DF), dijo que el déficit de la Seguridad Social no existe. Cayeron las máscaras.

Nosotros, los operadores del Derecho Previsional, ya habíamos alertado desde hace tiempo que no existe el llamado déficit. Obviamente la reforma de la Previdencia se trata más bien de una cuestión política, que realmente una cuestión social. Y ciertamente, no es aceptable si realiza una reforma en el sistema previsional sin un estudio más profundo de los reales números y efectos.

Recomendado libro electrónico gratuito: De inversión de deuda

Y la tesis del déficit es confrontada directamente por la Asociación Nacional de los Auditores Fisicos de la Receita Federal (Anfip). Vale la pena mencionar también la postura adoptada por los nobles economista y profesor de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), Denise Gentile, que es falso discurso que dice ser la seguridad en Brasil, pobre.

Que apunta que la justificación oficial del gobierno es que tenemos un aumento de la tasa de mortalidad de la población brasileña contra una baja tasa de natalidad. Y calcula también un supuesto déficit de R $ 85 mil millones en 2015. Y el ajuste fiscal, a través de una reforma, frente a ese escenario es la receta. En el caso de que se trate de un problema de salud pública,

Recetas de la Seguridad Social superan los gastos

Denise Gentil demuestra al lado de Anfip, que los ingresos de la Seguridad Social superan los gastos desde 2007. La economista apunta, por ejemplo, que ese superávit fue en 2013 de R $ 67,6 mil millones. En el año 2014, según la profesora, esas cifras tuvieron una caída, aunque todavía positivas, para R $ 35,5 mil millones. Y la estimación de la académica es que 2015, según datos preliminares, sea de un superávit de R $ 20 mil millones.

Descargar gratis: Guía completa de las inversiones

Estos números indican el camino revelado por el relator de la CPI Bienestar Social, que tuvo el valor para aclarar las falacias fórceps impuestas por el Gobierno Michel Temer sobre el déficit de pensiones. De acuerdo con el senador relator «es posible afirmar con convicción que no existe déficit de la Seguridad Social o de la Seguridad Social. En esta óptica, son absolutamente imprecisos, inconsistentes y alarmistas los argumentos reunidos por el gobierno federal, sobre la contabilidad de la Previsión Social, cuyo objetivo es la aprobación de la PEC 287 «.

Perfecto. Además, el informe de la CPI apuntó otro dato de suma importancia: la DRU – Desvinculación de Ingresos de la Unión – como la principal villana del sistema previsional brasileño. Según el documento, entre 2005 y 2014, La DRU fue responsable de retirar R $ 500 mil millones fue retirado de la Previsión. Recursos que fueron redirigidos libremente por la Unión, sin saber a dónde fueron dirigidos y utilizados. Y lo peor, con las nuevas reglas de la DRU, que, a partir de 2016, elevó el porcentaje de desvinculación del 20% al 30%, aumentará la sangría de recursos previsionales.

Deudas de empresas privadas a la Previdencia

El informe también abrió que las empresas privadas deben R $ 450 mil millones a la Previdencia y, según la Fiscalía de la Hacienda Nacional, sólo R $ 175 mil millones corresponden a débitos recuperables. Es decir, el problema de la Seguridad Social en Brasil no es el pago de la hoja de sus asegurados y contribuyentes.

Recomendada libro electrónico gratuito: El nuevo jubilado

Los principales daños son causados ??por el Gobierno y los empresarios, que hacen del sistema frágil por la mala utilización de los recursos del fondo de pensiones y la impunidad para las empresas deudoras.

La Seguridad Social, en realidad, podría ser un gran punto de soluciones. Tanto es que cuando el gobierno quiere inyectar renta en la economía, basta usar el sistema de protección social. El gasto con la seguridad social se ha convertido en impulsor de la demanda agregada al activar directamente el consumo de las familias. Por ser una renta que atiende a una población con elevada propensión a consumir, el valor provisto por los esquemas de protección social para personas enfermas, desempleadas, accidentadas del trabajo, ancianos, jubilados y personas de bajos ingresos, invariablemente, será gastada de forma integral. Y, lógicamente, con un direccionamiento responsable del costeo por nuestros gobernantes

Las tesis falsas de la reforma expuestas en la CPI de la Previdencia
4.8 (95.56%) 9 votes